“Seguiremos marchando”

Así lo sostuvo María Assoff de Domínguez, madre de Walter Domínguez y emblema de la lucha por los derechos humanos.

"Seguiremos marchando"

Foto: Señal U - Cristian Martinez

Derechos Humanos Unidiversidad Nieta 117 / por Edición UNCUYO / Publicado el 31 DE AGOSTO 2015

A sus sabios años y su caminar imparable María Domínguez, se reencuentra con una parte de sí misma, una etapa cruda de su historia.

Hace apenas dos días conoció que el bebé de su hijo Walter y su nuera Gladis era una nena. Más concretamente hoy es una mujer de 37 años, que accedió a hacerse la prueba sin poner ningún tipo de resistencia. Ella siempre creyó que su nieto era varón.

“Estamos bien pero nerviosas porque no la conocemos, no sabemos dónde vive. Ella tiene 37 años porque nació en marzo del 78. La noticias bomba fue el jueves pasado al mediodía cuando me llamaron desde Abuela de Plaza  de Mayo” dice María, la presidenta de Abuelas en Mendoza en comunicación telefónica con el periodista Jorge Fernández Rojas.

Y es que fueron muchas vueltas a la plaza, mucho camino andado, mucho grito pidiendo memoria, verdad y justicia. “ Tantos años esperando… estamos muy contentas, pero tenemos que tener paciencia. Sus dos abuelas estamos vivas, tiene mucho tíos y primos. Osiris (su otro hijo) es quien me acompaña”  agrega.

Las dos abuelas, María Assof de Domínguez y Angelina Catterino, y el tío paterno Osiris Rodolfo Domínguez, viajaron desde Guaymallén, Mendoza, para compartir la felicidad de este encuentro y que tradujeron en una emotiva conferencia de prensa.

María se encargó de decir que seguirán marchando por la búsqueda de la verdad y de la justicia, y para que en la Argentina no haya nunca más, una dictadura. “Son muchos los hijos y los nietos que nos quedan por encontrar” dijo.

El jueves último, 27 de agosto, el Banco Nacional de Datos Genéticos informó a la CONADI que la joven es hija de Walter y Gladys. Desde nuestra Asociación se le comunicó la noticia a las dos abuelas, mientras que la CONADI informó a la nueva nieta que con beneplácito recibió la noticia. El derecho a la identidad se recupera una vez más en este país, con la colaboración de un Estado empeñado en promover derechos y de gran parte de la sociedad que no quiere volver a sufrir los atropellos de dictaduras terroristas.

 Sólo resta que el abrazo esperado 37 años por las familias Domínguez y Castro se materialice en estos días. Bienvenida nieta 117 a la verdad.

La noticia esperada

Este mediodía, Abuelas de Plaza de Mayo informaron que habían encontrado a la hija de Walter Hernán Domínguez y de Gladys Cristina Castro, nacida durante el cautiverio de su madre en marzo de 1978.

Walter y Gladys fueron secuestrados el 9 de diciembre de 1977, en Godoy Cruz, Mendoza. En ese momento, la joven cursaba el sexto mes de embarazo y desde entonces no se supo nada más de ellos.

En 1994 el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza envió a las Abuelas una denuncia anónima sobre una joven nacida en marzo de 1978 que apareció en el hogar de una pareja mayor, de un día para otro. La joven, a pesar de haber sido inscripta como hija propia, sabía que no era hija biológica de quienes la criaron, pero nunca pensó en acercarse a Abuelas. La dificultad para reconstruir las huellas que el terrorismo de Estado borró impiadosamente, hicieron que el hallazgo de la hija de Gladys y Walter se demorara 21 años más.

A mediados del año 2009, la denuncia –junto con información que las Abuelas compartimos con el Estado para la búsqueda de nuestros nietos apropiados– fue derivada a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) para que pudieran investigar, con el ímpetu impreso desde 2003 a resolver los crímenes cometidos por el terrorismo de Estado.

En este sentido, en abril de 2014, por decisión de la secretaría de Derechos Humanos se crea en CONADI un equipo de aproximación a posibles hijos de desaparecidos, como el que ya venía funcionando desde 2006 en Abuelas. Este equipo de trabajo, inmediatamente se puso a investigar casos de jóvenes denunciados como posibles hijos de desaparecidos, que aún no han decidido acercarse voluntariamente a las Abuelas o CONADI.

Fue así que en febrero de este año llamaron a la mujer –hoy flamante nieta restituida– para contarle que la CONADI contaba con información que arrojaba posibilidades de que podría tratarse de hija de desaparecidos y la invitaron a realizarse el estudio de ADN. La nieta de María Assof de Domínguez y Angelina Catterino, accedió inmediatamente a realizarse el estudio que se concretó el 16 de julio.

María


nieta | recuperada | maría domínguez | derechos humanos | juicios | mendoza | justicia