Terremoto

Entre el miedo y el olvido.

Terremoto

Derrumbes en la Provincia producido por el terremoto de Valdivia en 1985

Facultad de Filosofía y Letras Suplementos Especial Fenómenos naturales / por Marian Nahir Saua, becaria de Prensa de la Facultad de Filosofía y Letras / Publicado el 11 DE JULIO 2016

Los mendocinos vivimos como si no habitáramos en una zona sísmica. Nos hemos permitido olvidar cómo caen los techos, cómo se rasga la tierra y se sacude el suelo. "Terremoto" es una palabra que nos parece lejana en el tiempo y en la distancia y, sin embargo, duerme bajo nuestros despreocupados zapatos.  

Silvia Robledo, directora del proyecto "Un camino hacia la resiliencia" y profesora de la Facultad de Filosofía y Letras, explica que Mendoza se ve afectada por la subducción entre las placas Sudamericana y de Nazca, cuyo epicentro se produce en el lado chileno, y por el sistema de fallas dentro de la placa Sudamericana, cuyo epicentro se produce en el lado argentino. Además, resalta que el riesgo no se limita al punto de vista tectónico, sino que también se amplifica por otros factores, como la porosidad de los suelos y la cercanía de las napas (fenómeno de licuefacción) y la vulnerabilidad de una zona. En Haití, la vulnerabilidad (falta de recursos, densidad poblacional, construcciones precarias, analfabetismo, etc.) hizo de un sismo de grado cuatro una catástrofe nacional. 
 

Algo anda fallando

El investigador Lo Veccio y el licenciado Federico Alegre, ambos miembros del proyecto de investigación, elaboraron un Atlas. En los mapas junto a la nota se ilustran las zonas que influencia cada línea de falla y las regiones que son más vulnerables. En él se puede observar el alto grado de riesgo del Plumerillo. Establecimientos críticos vitales para socorrer a la población luego de un sismo, como el Aeropuerto y el Hospital Carrillo, corren gran peligro por encontrarse en la zona.

Ya hemos perdido una ciudad completa por construirla sin respetar la geografía del lugar; las ruinas de la Iglesia San Francisco son un recordatorio de ello, entre sus muros vencidos aún rebota el eco de nuestro error, pero nada hemos aprendido. La mayoría de los principales ejes de desplazamiento norte- sur y este-oeste (los corredores y las calles Boulogne Sur Mer, Perú, Paso de los Andes, etc.)  están emplazados sobre fallas activas, lo que representa un problema por tratarse de líneas vitales para evacuar, realizar rescates y recibir suministros. El diseño de las ciudades actuales tampoco ha tenido en cuenta la configuración tectónica de la provincia, es decir, que la falla más grave la hemos cometido nosotros.
 

Ocuparnos para luego despreocuparnos

La mayoría de las personas cae bajo los efectos del miedo y actúa por instinto cuando ocurre un sismo. Debemos confiar en las recomendaciones de los científicos especializados y no en los caprichos de nuestro temor. El siguiente cuadro ofrece algunas recomendaciones de los especialistas entrevistados sobre cómo prepararse para un sismo y cómo enfrentarlo.

 

Antes Durante Después

 Elaborar un plan familiar: repartir las tareas para cada miembro de la familia (quién corta los servicios o ayuda a los más pequeños, etc.).

Armar una mochila liviana con los elementos necesarios para 48 horas y que se adecue a las necesidades de la familia.

No colocar objetos pesados en lugares altos.

Localizar salidas de emergencia y puntos de seguridad de los lugares que frecuentamos.

Mantener la calma y no correr.

Refugiarnos bajo una pesa y cubrir nuestra cabeza con las manos. O refugiarnos bajo el dintel de una puerta enmarcada por dos columnas y una viga.

Esperar a que pase el movimiento para cortar los servicios y dirigirnos al punto de seguridad. No utilizar ascensores y no bloquear la salida de los edificios ni las escaleras.

Ayudar a las personas que tienen dificultades de movilidad y a los niños.

No utilizar el celular a menos que se trate de una emergencia.

Esperar pacientemente la ayuda humanitaria.

Revisar la casa para encontrar grietas que puedan provocar el derrumbe en otro movimiento sísmico y contactar a Defensa Civil para que lo evalúe.

Escuchar la radio para obtener noticias sobre la emergencia y las instrucciones de la autoridad a cargo.

 

 

Por: Marian Nahir Saua, becaria de Prensa de la Facultad de Filosofía y Letras

Mapas


derrumbes | terremotos | mendoza | riesgos