Y un día Paco se fue

Después de cinco meses de transición, Francisco Pérez entregó el mando al flamante gobernador, Alfredo Cornejo.

Y un día Paco se fue

Paco Pérez recibe del gobernador Cornejo una réplica de la banda y el bastón de mando (foto: Prensa Gobierno de Mendoza).

Provincial Unidiversidad La asunción de Cornejo / por Unidiversidad / Juan Stagnoli / Publicado el 10 DE DICIEMBRE 2015

En una ceremonia que no duró más de diez minutos, el exgobernador Francisco Pérez entregó los atributos a Alfredo Cornejo. En ese traspaso, Paco también se sacó la carga que hacía meses traía en su espalada, como consecuencia de una crisis que le estalló en sus propias narices, producto de malas decisiones, y configurando una de las transiciones más largas y conflictivas de los últimos tiempos.

En el cuarto piso de la Casa de Gobierno y ante unas 60 personas entre invitados y periodistas, sonó el Himno Nacional para dar comienzo al acto protocolar de entrega de la banda y el bastón al mandatario provincial entrante. A diferencia de lo que sucede a nivel nacional, existió buena relación entre ambas partes para efectuar el traspaso.

Concluido el acto, Pérez dialogó con la prensa y expresó sus sensaciones al dejar el cargo que ocupó durante cuatro años. Entre lágrimas, el exgobernador agradeció a los mendocinos haberlo “honrado” con el cargo de gobernador. Aseguró que en el momento de la entrega pensó en sus familiares y amigos, y luego expresó: “Las futuras generaciones me van a recordar, pero será la historia quien me juzgue”.

Rápidamente, Pérez salió por uno de los costados y se reunió con allegados en un salón contiguo. En la planta baja lo esperaban quienes fueron sus ministros, empleados de la Casa de Gobierno y asesores que, al ritmo de la marcha peronista, acompañaron al exgobernador y su esposa Celina Sánchez hacia la puerta. Una mujer lo interceptó y le agradeció por todo lo que había hecho. Muy emocionado, subió a un Peugeot 308 gris y partió.
 

Impresiones sobre el gobernador

Luego de la partida de Pérez, empezó la despedida de los miembros del equipo del exgobernador. Entre los pocos que quedaron se encontraba Marizul Ibáñez. La exministra de Cultura se mostró dolida y aseguró que “es un momento muy triste, pero es necesario que pase el tiempo para que las cosas decanten y salgan los hechos que se han hecho bien”.

Consultada por su impresión sobre Paco, la exfuncionaria indicó que “Francisco Pérez es una persona con un carácter difícil, porque es muy temperamental, pero es una persona muy afectuosa”. Ibáñez aseguró que con Pérez estuvo unida en la búsqueda de hechos que trascendieran la gestión. “Algunos los pudimos lograr, otros quedaron en el camino. Despedir a Pérez es despedir a un hombre que podría haber concretado muchas otras cosas”, sentenció, al tiempo que remarcó la necesidad de autocrítica dentro del Partido Justicialista.

Una mujer apareció en el momento en que Pérez dejaba la Casa de Gobierno y le agradeció por todo lo que hizo el exmandatario por su hijo durante su gestión. María Fernanda Altamira aseguró que, durante tres años, Paco la ayudó a conseguir una casa y la obra social para su hijo, que padece múltiples discapacidades.

La mujer agregó que durante el mandato fue bien recibida, incluso por Celina. “Lo vamos a extrañar mucho porque el tema de la discapacidad salió más a la luz durante la gestión”, concluyó.

perez | cornejo | asunción | transición