A 100 años de Oesterheld, su legado vive en todo dibujante

Por qué el creador de "El Eternauta" sigue siendo el faro que toman como referencia quienes se dedican a la historieta y al arte gráfico. La actualidad del rubro en Argentina, según tres de sus referentes en Mendoza.

A 100 años de Oesterheld, su legado vive en todo dibujante

Héctor Germán Oesterheld, dibujado por Jaime Suárez

Cultura Unidiversidad por Mariano Rivas / Publicado el 02 DE AGOSTO 2019

El 23 de julio de 1919 nació en Buenos Aires Héctor Germán Oesterheld. 100 años después, su obra sigue vigente y es de conocimiento prácticamente obligado para historietistas y dibujantes. Inmortalizado por su labor como guionista y por su militancia política y social, que le costó la vida, HGO (como se lo conoce popularmente por las iniciales de su nombre) supo combinar todos estos aspectos en su trabajo. El más reconocido de su carrera fue El Eternauta, que fue y sigue siendo la historieta más icónica de Argentina. Hoy en día, sus colegas destacan que Oesterheld supo subir el nivel del guion de las historietas, que introdujo la noción del “héroe grupal” y que sus historias entretenían y a la vez enseñaban.

“Leí El Eternauta cuando era chico, creo que a los 8 o 9 años —cuenta el artista visual Jaime Suárez—. Me lo pasó mi viejo porque él lo había leído cuando era adolescente. Hasta ese momento, leía historieta franco-belga y de aventuras. El Eternauta me rompió la cabeza… fue como una emboscada”.

Como guionista, Oesterheld generaba “una humanidad que vamos a ver pocas veces en otros guiones”, subrayó por su parte el humorista gráfico Damián Pérez Santos. “Oesterheld elevó la vara, fue una antorcha, cultivó y preparó a los lectores de historietas para exigir más y, por qué no, para pensar”, manifestó a su vez Suárez.

El ilustrador e historietista Chanti (el seudónimo artístico de Santiago González Riga) también habló con Unidiversidad y, pese a diferenciarse de Oesterheld en estilos, ya que indicó que él se dedica "más al humor y a la historieta infantil”, señaló que es un gran admirador de HGO, especialmente de El Eternauta.

 

Su vida, en tres párrafos

Después de estudiar Geología y tras haber publicado algunos relatos, Héctor Oesterheld decidió dedicarse a la escritura. A principios de la década de 1950 escribió sus primeros guiones de historieta. De su imaginación comenzaron a salir personajes hoy ya clásicos: Bull Rocket, el Sargento Kirk, el boxeador Indio Suárez, entre otros.

El 4 de septiembre de 1957, su empresa Editorial Frontera sacó el primer número del suplemento semanal de "Hora Cero" (que ya existía como revista mensual). Ese día marcó también la aparición de "El Eternauta", por eso, desde el año 2009, en esa fecha se celebra el Día de la Historieta en Argentina.

Ya en 1977, después de publicar El Eternauta II desde la clandestinidad y tras haberse sumado a Montoneros, el artista fue secuestrado y se cree que fue asesinado en 1978. Sus cuatro hijas no solo eran integrantes de la organización guerrillera, sino que también fueron desaparecidas en 1977 por el accionar represivo durante la dictadura cívico-militar.

27 de abril de 1977: es secuestrado Héctor G. Oesterheld

Un grupo de tareas secuestra en La Plata al popular escritor, que sería llevado a Campo de Mayo y de ahí al centro de torturas El Vesubio, donde se lo vería por última vez con vida en la Nochebuena de 1977.

 

Ese héroe grupal y otras virtudes

“El único héroe válido es el héroe en grupo, nunca el héroe individual”, escribió el autor sobre "El Eternauta". Así lo explicó Chanti: “No es un superhéroe como el norteamericano, que es individual, ya que salva a todos como si fuera un Mesías. Era el héroe grupal. Si se unían entre todos, se podían salvar. Habla mucho de la solidaridad y de hacer fuerza todos juntos, y eso es muy lindo. Yo por ahí en mis historietas trato de lograr eso también. Estoy muy alejado de lo que es el superhéroe individual. Nunca me gustó del todo y siempre lo combato”.

Por otro lado, Pérez Santos resaltó “sus historias cortas autoconclusivas que se cerraban en sí mismas, son perfectas. Oesterheld tiene miles de historias, una mejor que otra”. ¿Cuánto conocemos de lo que hizo? Para el humorista gráfico de Los Andes, solamente “el 5 % o el 10 %” de sus trabajos.

Foto: Colección Salomón / AHHGA/BN

 

El humor político hoy

Para Jaime Suárez, la representación humorística de la realidad social y política en los medios de comunicación a través del arte gráfico está “en un estado de transición a causa de la transformación de los medios”. En el plano mendocino, destacó el trabajo de Chanti, por su tratamiento de temas como la violencia de género, la corrupción política y el lenguaje inclusivo en la historia Payunia City.

El mismo Chanti, al dar su opinión sobre el humor gráfico político, destacó: “La realidad le gana a la ficción (…) Desde el 83 (con la vuelta de la democracia) hasta la actualidad, siempre ha sido un buen momento para hacer humor y hacer reflexionar a la gente sobre lo que está pasando”.

Suárez también deslizó la cuestión del meme. Lejos de denostarlo, lo ponderó como “el equivalente actual más inmediato de una crítica social o de una postura política”. En ese sentido, ubicó a las redes sociales en el rol difusor masivo que antes cumplían las publicaciones. “El meme es humor gráfico, totalmente”, coincidió Pérez Santos, si bien aclaró que “hay memes que son muy básicos”.