Análisis: asesinos entre nosotros

Pablo Salinas, el abogado del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, plantea la resistencia pacífica al fallo de la Corte nacional por el que se aplica el cómputo dos por uno para los condenados por delitos de lesa humanidad.

Análisis: asesinos entre nosotros

A la izquierda, Pablo Salinas, autor de este artículo, aquí junto a su colega Diego Lavado. Foto: Axel Lloret.

Nacional

2x1 para genocidas

Unidiversidad

Pablo Salinas

Publicado el 08 DE MAYO DE 2017

Preferiría, si me lo hubieran preguntado, jamás tener que escribir estas palabras. Preferiría un país con los genocidas en las cárceles, como corresponde, y no en libertad, como ahora dispuso la Corte Suprema en este vergonzoso fallo de arbitraria y manifiesta injusticia.

Años de lucha del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, años de juntar pruebas, de reunir documentos, de impulsar querellas, de pedir justicia. Tengo el deber de levantar la bandera de Pocha Camín, Elba Morales, Alfredo Guevara Blanco, Angel Bustelo, quienes año tras año lucharon contra la impunidad y abrieron un camino.

Levantar la bandera significa indignarse frente a esta injusticia, que es similar en características y consecuencias a las leyes de impunidad, de Punto Final y Obediencia Debida.

La Comisión Interamericana manifestó que todas estas estrategias de impunidad generadas por el poder son manifiestamente incompatibles con el sistema interamericano, es por ello que antes de este vergonzoso fallo nuestra Corte se pronunció en uno previo acerca de que no aceptaría la intervención de la Comisión Interamericana. Aquí se nota que la Corte venía preparando el camino para finalmente coronar la impunidad de los represores, impunidad que hoy nos retrotrae a épocas que considerábamos pasadas, impunidad que indigna, que despierta a nuestros corazones a pedir apoyos.

"No vamos a bajar los brazos, no vamos a negociar", decían los compañeros: "La sangre derramada / no será negociada" era la consigna. La sangre de nuestros compañeros corre por nuestras venas,  la Argentina que soñaron también integra nuestros ideales y nuestros caminos.

Hoy quiero pedirles a todas las fuerzas políticas que piensen qué tipo de país queremos, qué tipo de Argentina soñamos. Hoy le escribo a cada uno de los lectores, sin distinciones políticas, sin barreras, sin prejuicios. Vivimos todos en este gran país, tratamos de laburar para dar de comer a nuestros hijos y que crezcan felices, compartiendo nuestro amor por las cosas que nos unen.

Todos acompañamos a  nuestra selección de fútbol  y gritamos  un gol de Messi. Así como gritamos ese gol de nuestra selección, les pido que todos juntos nos manifestemos pacíficamente contra este fallo de la vergüenza y la impunidad.

Solo con la fuerza de todos, esta injusticia de tener a Astiz, al "Tigre" Acosta, a asesinos condenados por la justicia caminando entre nosotros puede caer. Solo la lucha colectiva nos conducirá a un futuro mejor. El individualismo es la clave de la impunidad.

Dejo mi convocatoria a todas las personas de bien que hagan lo que esté a su alcance para manifestarse pacíficamente en contra de esta gran y profunda injusticia. Argentina es un país que luchó contra  la impunidad siempre y lo seguirá haciendo. Tengo fe en el futuro, tengo fe en ver un día un cielo de una Argentina mejor.

nacional corte nacional fallo dos por uno