Caso Di Marco: el padrastro y sus cinco cartas del horror

Antes de suicidarse, Lucas Gómez dijo que su hijastra Florencia se suicidó y que él solamente arrojó el cadáver para evitar ir preso. La investigación seguirá por la madre de la niña, que sigue presa en San Luis.

Caso Di Marco: el padrastro y sus cinco cartas del horror

El padrastro de Florencia dejó cinco cartas dirigidas a familiares. Foto: Tiempo de San Juan.

Sociedad

Violencia de género

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 12 DE MAYO DE 2017

El principal sospechoso por violar y matar a su hijastra Florencia di Marco (12) se suicidó en su celda del penal de Pampa de las Salinas, en San Luis, y dejó cinco cartas en las que se desligó del crimen. En la coartada dirigida a su esposa y madre de la niña, la también detenida Carina di Marco (32), Lucas Gómez (32) dijo que Florencia se suicidó y que él sólo la arrojó abajo de un puente para evitar ser acusado.  

Después de permanecer 45 días en prisión, Lucas Gómez se ahorcó este 10 de mayo con un cable de teléfono y un cordón del jogging que tenía puesto. En la mesa del pabellón donde habitaba, el juez penal Sebastián Cadelago halló cinco cartas escritas con lápiz, sobre una pequeña Biblia.

En el primer escrito, dirigido a su pareja y mamá de Florencia, el acusado aseguró que no mató a su hijastra y que en realidad la niña se suicidó. Al encontrarla colgada en su habitación, Gómez se desesperó, comenzó a drogarse y a tomar alcohol, y procedió a arrojar el cuerpo en el lugar donde finalmente fue hallada por la Policía.

Además, Gómez dirigió una carta a su madre y otras tres a cada uno de sus hijos –que tuvo con Carina di Marco– en las cuales les pidió que sean felices y que los quiere mucho, según explicó el titular del Juzgado Penal N.º 1 a MDZ Radio.

La muerte de Gómez ocurrió en el penal de Pampa de las Salinas, a 210 kilómetros al norte de San Luis. Se trata de una prisión de máxima seguridad inaugurada en 2014, una de las más modernas del país, que nunca había tenido un suicidio hasta este 10 de mayo.

La investigación determinó que Gómez almorzó y después se retiró a su pabellón, donde fue hallado muerto después de las 18, recién cuando el personal se dispuso a efectuar un recuento de internos.

Según el juez Cadelago, se está investigando a los agentes de la cárcel, que no se percataron de lo que hacía el preso, pese al monitoreo de seguridad. Es que en su celda, Gómez estaba alojado solo y aislado del resto de los reclusos para evitar agresiones y resguardar su salud.

En consecuencia, el interventor del Servicio Penitenciario de San Luis, Hugo Scarzo, informó a diario El Chorrillo que pasó a disponibilidad al jefe del penal de Pampas de Salinas, Omar Luna, y que inició sumario administrativo a 11 agentes que estaban a cargo del cuidado de Gómez, cuando se suicidó ayer en su celda.

Ahora, la jueza a cargo de la causa, Virginia Palacios, dictará el sobreseimiento del padrastro de Florencia por muerte. En tanto, la investigación seguirá por la madre de Florencia, quien sigue detenida en San Luis por considerarse "partícipe necesaria por omisión" en los abusos sexuales y los hechos de violencia que la nena sufrió.
 

El caso

Lucas Gómez estaba detenido desde el 27 de marzo, acusado de "abuso sexual con acceso carnal, doblemente agravado" y  por "homicidio agravado criminis causa, por perpetrarse con alevosía y mediar circunstancias de violencia de género", según dispuso la jueza de la causa, Virginia Palacios.

El crimen ocurrió en la madrugada del 22 de marzo, cuando Gómez arrojó el cuerpo desnudo de la niña abajo de un puente en la localidad de Saladillo, a 55 kilómetros de la capital puntana, luego de varios días desaparecida. En paralelo, Carina di Marco estaba internada a punto de dar a luz a su cuarto hijo, el tercero con el padrastro de Florencia.

Anteriormente, cuando la familia vivía en Palmira, Di Marco le dijo a las maestras de Florencia que "su hija era una mentirosa" por las sospechas de abuso sexual y violencia que presumían sobre la nena.

Las declaraciones de las docentes a la Justicia fueron fundamentales para procesar a la madre de la niña asesinada, ya que demostraban que la mujer "conocía que la niña era abusada por su pareja", según la magistrada Palacios.

Los padres de Florencia, cuando buscaban a la niña "desaparecida". Foto: Los Andes.

Por lo tanto, Carina di Marco quedó acusada de "abuso sexual con acceso carnal agravado, por su calidad de progenitora, respecto de la víctima, por su condición de guardadora y por mediar la condición de convivencia preexistente". La madre de Florencia seguirá presa en el penal de mujeres de San Luis.

sociedad violencia de género florencia di marco lucas gómez suicidio carina di marco san luis