Cautivantes y temidas: 9 datos fundamentales sobre las tormentas de verano

Es temporada de poderosos truenos e intensas lluvias. En el peor de lo casos, con granizo. El Servicio el Servicio Meteorológico Nacional elaboró un documento con 9 curiosidades sobre estos fenómenos que suceden en la época estival.

Cautivantes y temidas: 9 datos fundamentales sobre las tormentas de verano

El ciclo de las tormentas de verano es de alrededor de 30 minutos. Foto: pixabay.com

Sociedad

Estado del tiempo

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 24 DE ENERO DE 2023

Las poderosas tormentas de verano tienen un atractivo particular por su potencia y alcance. Gigantescas nubes pueden ennegrecer el cielo en minutos y, en el peor de los casos, sus consecuencias pueden ser graves para las personas. Al mismo tiempo, son una fuente de agua para la tierra, como la de Mendoza, que está sedienta de lluvias.

Esta temporada de tormentas de verano, el Servicio Meteorológico Nacional viene difundiendo un documento para explicar este fenómeno, sintetizado en las 9 curiosidades de las “vedette del verano”.

Nueve datos clave sobre las tormentas de verano

1. Necesitan 3 ingredientes fundamentales. Como cualquier otro tipo de tormenta, el calor, la humedad y un forzante que las desencadene son los elementos clave. En general, en verano, el forzante que domina es el calentamiento del aire desde abajo. El suelo se calienta por radiación solar y este calor se transmite al aire pegado al suelo. Luego, este aire se vuelve menos denso -más liviano- y comienza a ascender, dando origen a lo que se conoce como corrientes térmicas. Si, a su vez, el aire caliente que asciende, es rico en humedad, comenzará a formar nubes de tipo cumuliformes.

2. Las nubes que generan las tormentas son cumulonimbus. Generalmente, un cúmulo se convierte en cúmulonimbus, cuyo tope puede alcanzar los 15 km de altura. Esta enorme columna contiene gran cantidad de gotas de lluvia (por la mayor humedad que ingresa junto al aire cálido), granizo (que no siempre precipita a tierra) y actividad eléctrica.

3. Son aisladas. Se trata de una única tormenta y no de un sistema organizado compuesto por varias de ellas. Esto se debe a que los forzantes que las generan –en este caso el calor del suelo- son muy localizados y puntuales.

4. Nacen, crecen y rápidamente se disipan. Con la precipitación y el aire más frío que desciende dentro de ella, se enfría el aire y el suelo que le servía de alimento. Se forma la llamada “pileta de aire frío” y, por lo tanto, ya no dispone de combustible para seguir retroalimentándose, y se disipa.

5. Su ciclo de vida es de 30 minutos, máximo 1 hora. Todo el ciclo del punto anterior ocurre en cuestión de minutos.

6. Suelen producirse después del mediodía, cuando se alcanzan las máximas temperaturas en primavera y verano, debido al fuerte calentamiento del suelo.

7. No están asociadas a frentes fríos, ciclones u otro tipo de forzantes. Ocurren en escalas menores de espacio y tiempo, por lo cual son difíciles de pronosticar. Los radares las detectan cuando ya están en formación, es decir cuando las gotitas de la nube aumentan su tamaño y comienzan a producir lluvia.

8. Su nombre oficial es “tormenta de masa de aire”: popularmente las llamamos “tormentas de verano” pero los científicos las denominan tormentas de masa de aire.

9. Es importante resguardarse. Por más que sean de corta duración, son tormentas y como tal, pueden producir fuertes vientos, actividad eléctrica, caída de rayos e incluso granizo. Esto puede ser muy peligroso, así que siempre hay que buscar refugio hasta que se disipen.

Fuente: Servicio Metereológico Nacional

tormentas de verano clima lluvias