Centeno: "Sospeché que algo raro pasaba y empecé a anotar"

Se dio a conocer la declaración completa ante la Justicia del chofer de Roberto Baratta y autor de los “cuadernos de las coimas”. El hombre declaró con detalles la logística de la corrupción en la era K. El diario "Perfil" la publicó.

Centeno: "Sospeché que algo raro pasaba y empecé a anotar"

Oscar Centeno, chofer de Roberto Baratta, segundo del exministro Julio de Vido. Foto publicada por Perfil.

Nacional

Diario de coimas

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Perfil

Publicado el 21 DE AGOSTO DE 2018

Oscar Centeno es el autor de los llamados “cuadernos de las coimas”, que detallan hechos de corrupción durante las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Centeno era el chofer de Roberto Baratta, segundo de Julio de Vido, exministro de Planificación Federal. El protagonista de esta historia declaró ante la Justicia con la figura de arrepentido y dijo que él anotaba los lugares a los que iba con Baratta para no olvidarse, pero más tarde, cuando se dio cuenta de que algo “raro” pasaba, comenzó a tomar notas más detalladas. La novedad no es que el exchofer de Baratta declaró, sino que gracias al diario Perfil, se conoció el documento con toda la declaración del primer arrepentido.

En su exposición, Centeno ratificó lo que está escrito en los famosos cuadernos y por qué los escribía. "Empecé a trabajar en el Ministerio de Planificación Federal como chofer de la Agencia Transcom. Me asignan como chofer de Roberto Baratta, que en ese momento desconocía que era el viceministro”, relató.

El chofer comentó que tomó como costumbre anotar todo, principalmente los lugares a los que iba, para no olvidarse si le pedían volver. En una oportunidad, vio algo sospechoso: concretamente, que Baratta y Ezequiel García salieron con dos valijas de una dirección en particular. “Y Baratta agarra el teléfono y dice 'Seis kilovatios', que en código quería decir dólares. Entonces, como sospeché que algo raro pasaba, desde ahí empecé a anotar con mayor grado de detalle en los cuadernos", confesó Centeno.

El relato continuó: "Ese día, después de Isolux, fuimos al domicilio de Baratta (...) y de allí lo llevamos a Juncal y Uruguay al fallecido Daniel Muñoz (N. de R.: exsecretario de Néstor Kirchner). Entraron por la puertita que da por Juncal. A veces los seguía y hacían entrega con más asiduidad, casi todos los días, en épocas de campaña. (...) Yo nunca entré a ningún lugar, ni llevé ningún bolso. Eso lo hacían ellos. En una época, por temor a ser extorsionado o filmado por algún empresario, puso a un chico, Nelson Lazarte, para hacer las recaudaciones".

El autor de los cuadernos también explicó que, durante la presidencia de Néstor, el dinero se llevaba a un departamento de los Kirchner ubicado en la calle Uruguay y que todos los viernes se juntaban funcionarios a comer un asado con el entonces presidente, entre ellos, Baratta. “Néstor le dijo '¿Cómo vas a tener ahí al chofer?' Y después de ahí comenzó a ir con su auto. Cuando íbamos a llevar los bolsos a la quinta de Olivos, Baratta me decía: 'Negro, vos sabés qué hacer', lo que significaba que me tenía que ir a tomar mate por ahí. Ahí era cuando venía con Muñoz y sacaban los bolsos de mi auto. A Néstor se lo veía caminando por ahí".

 

La era de CFK

Según el diario Perfil, Centeno también habló, en su declaración, de lo que sucedió tras la muerte de Néstor Kirchner y durante las presidencias de Cristina Fernández: “En la época de Cristina Kirchner también llevábamos los bolsos con dinero. En esas ocasiones, se la veía a ella en jogging que desde la casa donde vivía se cruzaba hacia el chalet donde se dejaba el dinero”. También relató que a veces iban a la Quinta Presidencial de Olivos, pero que antes de ir a ese lugar debían pedir el “ok” por teléfono.

"Ya con Cristina presidenta, íbamos una vez por semana. Habremos ido siete u ocho veces. A lo último se pelearon. Ella lo puteaba. Yo la vi a Cristina en varias oportunidades. Con Néstor Kirchner vivo íbamos más seguido, a veces por trabajo, pero muchas otras para entregar los bolsos con dinero, hasta tres veces por semana. Cuando fallece Néstor, las recaudaciones se empiezan a hacer una vez por semana, que es cuando dejo de escribir, aseguró. Y agregó: "Muchas veces fuimos a la Casa Rosada cuando estaba Abal Medina, que era jefe de Gabinete, en época de campaña, que pedían aportes a las empresas para hacer allí las entregas”.

Entre otras declaraciones, el chofer de Baratta aseguró que el empresario Jorge “Corcho” Rodríguez, también vinculado con el caso de Odebrecht, tiene en Munro –por la calle Bernando de Irigoyen– un subsuelo preparado como boliche, donde tiene autos de alta gama y motos. “Ahí íbamos siempre a buscar dinero que entregaba él mismo el centro, en un auto que está asentado en los cuadernos en el que solo iba un chofer, no Corcho Rodríguez. Yo lo vi al Corcho varias veces, tanto en Munro como en el Ministerio", afirmó.

nacional diario de coimas oscar centeno