Cinturón de Fuego del Pacífico, 40 mil kilómetros que reúnen los peores terremotos y tsunamis

Esta línea imaginaria estudiada por los sismólogos del mundo se extiende desde Nueva Zelanda hasta la costa oeste de Sudamérica. Su actividad sísmica y volcánica es un peligro potencial para cientos de millones de habitantes.

Cinturón de Fuego del Pacífico, 40 mil kilómetros que reúnen los peores terremotos y tsunamis

Foto: Ilustrativa

Sociedad Unidiversidad Mendoza y los sismos / por Por Unidiversidad / Emilio Murgo / Fuente: GeoEnciclopedia / Publicado el 05 DE MAYO 2021

Posiblemente alguna vez hayas escuchado hablar del “Cinturón de Fuego del Pacífico”, otros lo conocen como “Anillo de Fuego del Pacífico” y, en algunas ocasiones, se lo conoce como “Cinturón Circumpacífico”. Todos estos nombres hacen referencia a una extensa zona que rodea al Océano Pacífico y que registra una altísima actividad sísmica y volcánica.

Desde Unidiversidad nos comunicamos con Miguel Castro, sismólogo, quien destacó la importancia de entender este fenómeno que genera millones de evacuados en todo el mundo debido a su peligrosidad.

“El Cinturón del Fuego del Pacífico es una línea imaginaria que, con el correr del tiempo -aproximadamente desde 1903 hasta la fecha-, científicos de todo el planeta fueron estudiando los distintos sismos cuya magnitud superara los 5,5 en la escala de Richter. La actividad sísmica y volcánica generada es un peligro potencial para cientos de millones de habitantes de unos 40 países distintos”, afirmó Castro.

El siguiente video realizado por el Pacific Tsunami Warning Center es increíble y da muestra del poder del "Cinturón de Fuego". 

Formación

El Cinturón de Fuego del Pacífico se formó como consecuencia del movimiento de las placas tectónicas. La litosfera de la Tierra (que incluye la corteza) está dividida en grandes losas o secciones de unos 80 kilómetros de espesor conocidas como placas, las cuales encajan entre sí pero no están completamente unidas, pues se mueven como resultado de procesos internos del planeta que suceden miles de kilómetros debajo de la superficie terrestre.

“En realidad, en cuanto a los epicentros y sus profundidades, son de índoles muy variadas, especialmente al este de Australia y principalmente en Nueva Zelanda. Esta es una zona donde se encuentra una fosa suboceánica, la cual abarca varios kilómetros y puede ser considerada como la zona más proclive a intensos sismos y terremotos de todo el Cinturón del Pacífico”, agregó el sismólogo.

 

Entretanto, en los bordes de las placas se produce intensa actividad geológica y se generan zonas particularmente activas:

  • Límites convergentes: En ellos, las placas tectónicas chocan entre sí. Esto puede propiciar que la placa más pesada se coloque sobre la más ligera, creando así una zanja profunda que recibe el nombre de “zona de subducción”, asociada con grandes terremotos.
  • Límites divergentes: Es el hecho contrario: las placas se separan entre sí.
  • Límites de transformación: En ellas, los bordes de las placas se deslizan de forma paralela u horizontal.
  • Puntos calientes (Hotspots): Regiones en donde el manto que está debajo tiene una temperatura más alta que la de otras zonas. El magma caliente puede ascender hacia la superficie y producir volcanes activos.

En los límites de las placas tiende a concentrarse la actividad geológica, es comprensible que los bordes de la del Pacífico hayan acumulado numerosos volcanes y se engendren intensos terremotos. “Lo que ocurre con estos terremotos destructores en la historia del Cinturón del Pacífico es que han sido de una gran magnitud, es decir sismos mayores a 8.1 en la escala de Richter”, continuó.

Actividad

El Cinturón de Fuego del Pacífico concentra un 75 por ciento de los volcanes activos del mundo, y en él se produce hasta el 90 por ciento de los terremotos. También se encuentran numerosas islas y archipiélagos en conjunto, así como volcanes que, por lo regular, se caracterizan por tener erupciones violentas y explosivas.

“Se calcula que esta línea imaginaria, que recubre gran parte del planeta, abarca alrededor de 40 mil kilómetros de largo en la que varias placas oceánicas están deslizándose por debajo de Asia y América a medida que ambos continentes se aproximan. En su trayectoria se encuentran ubicados alrededor de 450 volcanes”, finalizó Castro.