¿Cómo consumimos ante la escalada constante de precios?

Unidiversidad realizó un relevamiento en el Mercado Central. Los empleados explicaron las estrategias de consumo que usan los mendocinos para cuidar el bolsillo cuando todo sube.

¿Cómo consumimos ante la escalada constante de precios?

Mercado Central. Foto: Ariella Pientro

Sociedad

Consumo

Unidiversidad

Unidiversidad / Leandro Rodríguez Yañez

Publicado el 25 DE ABRIL DE 2019

La situación económica actual continúa afectando al consumo diario de alimentos. “La gente consume menos cantidad y menor variedad de productos”, es la visión generalizada de quienes trabajan en el Mercado Central, un lugar tradicional en el centro de la ciudad de Mendoza. Unidiversidad realizó un relevamiento de las estrategias de los vendedores para mantener sus negocios y de los consumidores para cuidar sus bolsillos.

En el rubro carnicería, “el consumo ha bajado mucho, la gente compra lo que necesita para el día, ya no tanto para la semana, y menos para el mes. Los clientes se llevan lo justo y necesario”, explicó Adrián.

“Hacemos ofertas semanales para que la gente venga a comprar y con eso se mueve el mercado. En general lo que más se está vendiendo son cortes con hueso, achuras, algo de bife y molida, pero de la común”, agregó el comerciante.

Asimismo, señaló que el asado se sigue comprando los fines de semana, aunque la gente ya no se lleva tanta cantidad como hacía antes. El vendedor agregó que ya no compran nalga, por ejemplo, sino paleta, que es un corte más barato. En el mismo sentido, se trasladan cada vez más al pollo o al cerdo.

Por otro lado, Víctor, de Avícola San José, señaló que el Mercado Central es un punto en el que confluyen tanto clientes ocasionales como habituales, por lo que experimentan un amplio espectro de consumo. “Los clientes se están midiendo con lo que compran. Si bien hace poco aumentó, el pollo es más económico que la carne, por eso mantenemos las ventas”, explicó.

Frente al incremento de los impuestos y los servicios, el encargado señaló que no puede bajar mucho los precios. “Compro la materia prima y elaboro para tratar de mantenernos hasta donde se pueda”, agregó.

“La gente ha cambiado las costumbres del consumo, ahora se llevan más lo que ya está preparado. Por suerte, tenemos habilitación para la elaboración y nos la ingeniamos para vender más variedad. Con el pollo hago milanesas, hamburguesas, rollitos, y eso es bueno para nuestro negocio”, explicó Víctor.

Finalmente, los empleados del rubro pescadería coincidieron en que bajaron mucho las ventas después de Semana Santa. Lo que más consumen los clientes habituales es el filet de merluza. “Los precios los mantuvimos casi 3 meses, pero hace unas semanas tuvimos que subir el 15 %”, contó un trabajador.

mercado central precios consumo crisis economica