Cristina homenajea a Néstor Kirchner y habla ante la militancia en Plaza de Mayo

La Presidenta realiza su último acto de Gobierno al encabezar, en Casa Rosada, el acto de descubrimiento del busto del expresidente Néstor Kirchner. Luego se trasladará a un escenario montado en Plaza de Mayo para brindar un discurso ante la militancia.

Cristina homenajea a Néstor Kirchner y habla ante la militancia en Plaza de Mayo

Captura de pantalla Télam

Nacional Unidiversidad por Unidiversidad / Fuente: Télam / Publicado el 09 DE DICIEMBRE 2015

El busto del presidente que gobernó la Argentina entre el 25 de mayo de 2003 y el 10 de diciembre de 2007 quedará incorporado a la galería ubicada en la planta baja de la Casa Rosada, en el Hall de Honor que sirve de escenario para recibir visitas ilustres. Será la tercera vez que la jefa de Estado inaugure un busto de un expresidente. En 2008 inauguró el de las figuras de Héctor Cámpora (25 de mayo a 13 de julio de 1973) y de Raúl Alfonsín (10 de diciembre de 1983 al 8 de julio de 1989).

 

 

En el caso de Alfonsín, el acto se realizó con la asistencia del dirigente radical quien, en una emotiva ceremonia, confesó: "Después de todos los honores y privilegios que me dio la vida, jamás hubiera imaginado presenciar la inauguración de un monumento a mi persona". "No se sienta en la obligación de tener que dar explicaciones de esta estatua, es cierto que es un homenaje a estos 25 años de democracia, pero también es un homenaje a usted como persona, porque llegó a presidente luego de una larga vida de militante y dirigente político", le dijo Cristina aquel 1.º de octubre de 2008, para luego definirlo: "Usted es el símbolo del retorno a la democracia".

Semanas más tarde, el 13 de noviembre de ese año, la jefa de Estado encabezó el acto de colocación del busto de Cámpora, un nombre "que fue sinónimo de la lealtad a Perón", aseveró la Presidenta. "Venimos nada más que a reconocerlo y a ponerlo en el lugar donde debe estar", dijo Cristina, ya que "este hombre, que significó la identidad de toda su vida en un ideario, su lealtad a quien fuera tres veces presidente de los argentinos y liderara el movimiento político más importante, tal vez el que más perdura de toda Latinoamérica, merecía este homenaje, porque el otro, el de la memoria y el de la historia, ya se lo había ganado él solito".

En el salón están retratados en mármol de carrara casi todos los mandatarios argentinos hasta 1983.

Néstor Carlos Kirchner nació en Río Gallegos el 25 de febrero de 1950 y llegó al poder con sólo el 22,24 % de los votos (Frente para la Victoria) luego de que su oponente, el exmandatario Carlos Menem, renunciara a la segunda vuelta electoral. Intendente de Río Gallegos y tres veces gobernador de Santa Cruz, Kirchner inició su mandato a cargo de la magistratura el 25 de mayo de 2003 con un discurso ante la Asamblea Legislativa en el que prometió no dejar sus convicciones "en la puerta de la Casa Rosada".

Durante su gobierno se redujeron los niveles de pobreza, indigencia y desempleo a partir del crecimiento del empleo y del aumento del salario mínimo y de las jubilaciones, se renovó la Corte Suprema de Justicia y se promovieron los juicios por delitos de lesa humanidad. También renegoció la deuda externa y canceló los compromisos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), a la vez que impulsó un proceso histórico de integración regional acompañado por los presidentes Lula Da Silva (Brasil), Hugo Chávez (Venezuela), Tabaré Vázquez (Uruguay) y luego Evo Morales (Bolivia) y Rafael Correa (Ecuador).

En las elecciones de 2009 obtuvo una banca en la Cámara de Diputados por la provincia de Buenos Aires. Ese año también fue electo presidente del Partido Justicialista. Durante la primera presidencia de su esposa acompañó como legislador y referente político sus decisiones de gobierno. También fue electo como primer Secretario General de la Unasur.

En febrero de 2010 fue operado de la carótida y en septiembre debió ser sometido a una angioplastia, en la que se le colocó un stent. Sus médicos le recomendaron que cambiara su estilo de vida para evitar el estrés, pero luego de unas semanas de reposo volvió a la actividad política. Falleció a los 60 años de un paro cardiorrespiratorio no traumático el 27 de octubre de 2010. Su sepelio en la Casa de Gobierno convocó a miles de argentinos.