Darlo todo: una historia de reinvención cruzada por el fuego y la esperanza

Aureliano Campoy perdió su Host Camp en el incendio de Potrerillos y comenzó a reconstruirlo. El espacio se conecta a la naturaleza a través de técnicas de bioconstrucción y permacultura. Allí se grabaron escenas de la película "El robo del siglo".

Darlo todo: una historia de reinvención cruzada por el fuego y la esperanza

Foto: Domos Andinos Host Camp

Sociedad

Salida progresiva

Unidiversidad

Unidiversidad / Ángeles Balderrama

Publicado el 23 DE DICIEMBRE DE 2020

“Me encontré rodeado por el mismo infierno, pero no me pudo alcanzar, todavía no era mi momento”, detalló Aureliano Campoy (43), dueño de Domos Andinos Host Camp, que perdió la totalidad de su emprendimiento, animales y vegetación por el incendio de Potrerillos en 2019. A un año de ese terrible incidente y con pocos recursos económicos, comenzó a reconstruir el lugar. Su hostel fue uno de los escenarios elegidos en la película argentina El robo del siglo.

“El incendio forma parte de mí, de mi historia, de lo que soy ahora. Después de un año y medio, puedo decir que empecé nuevamente con el proyecto, a darlo todo. Será un espacio en la montaña para venir a pasar el día o pernoctar, comer ricas comidas y hacer fueguitos, mirar las imponentes montañas, esos paisajes que solo la Cordillera de los Andes, y en especial El Cordón del Plata, nos puede brindar. El monte se está recuperando asombrosamente, todas las plantas están creciendo desde abajo, brotando con un poder extraordinario. Una de las cosas que me enseñó todo esto es que no hay que dejar de vivir para lograr un objetivo, porque este, ya logrado incluso, puede desaparecer en un segundo; en mi caso, en veinte minutos”, expresó Aureliano Campoy.

Fascinado por la belleza natural de Potrerillos, Aureliano decidió comprar un terreno y emprender su proyecto en conexión con la naturaleza a través de los valores que ofrecen la permacultura y la construcción ecológica a base de barro y madera. Así construyó un salón comedor, área de camping, tres dormis en forma de domo y baños. Sin embargo, este espacio en medio del monte fue arrasado por el incendio del 21 de julio de 2019, que, según afirman los habitantes de la zona, fue producto de la negligencia de unos vecinos.

“Los domos se pudieron ver bien en la película ‘El robo del Siglo’, ya que algunas de las escenas finales se filmaron en la provincia. Cuando a Peretti lo agarran en un camping, ese el mío. Lamentablemente, después vino el incendio a partir de unas ráfagas de viento zonda como de 100 km/h o más. Perdí todo y lo peor es que ninguno de los vecinos que inició el fuego vino a preguntar si necesitaba algo”, remarcó Campoy.

Con pérdidas totales, su emprendimiento y metas a futuro se convirtieron en cenizas. Luego del incendio y producto de la terrible deforestación, dos aludes se llevaron los últimos materiales que quedaron en el terreno. La única alternativa que le quedaba era continuar trabajando como guía de trekking, pero un accidente meses después del incendio le impidió seguir por ese camino. “Hice un proceso de desapego de todo. Por suerte estuvo mi familia, mi hermana, apoyándome durante ese tiempo. Me operaron hace cinco meses y recién en noviembre terminé la rehabilitación”.

A través del largo proceso que atravesó a nivel físico y emocional , el proyecto de Aureliano renació del fuego. Con las mismas técnicas ecológicas que lo llevaron a construir el Host Camp y con dinero prestado por su hermana, comenzó a desarrollar un salón de usos múltiples para treinta personas. “Estoy reconstruyendo todo nuevamente”.

“Me quedó la parrilla y la empecé a trabajar. Hace poco, hicimos un evento en el que traje a una banda y ahora quiero arrancar en esta temporada por lo menos con un espacio para comidas, carpas y parador, para que puedan venir a comer un asado. Mi idea original fue hacer una especie de glamping, es decir, un camping con un poco más de servicios, como multimedia o vajilla”, comentó.

Aunque el proceso de reconstrucción ya comenzó, Aureliano considera que necesita un capital extra para dejar el lugar tal como estaba antes del incendio. “Yo dirijo y hago las obras porque me doy maña con la albañilería, pero por supuesto que se necesitan ayudantes, porque es pesado el trabajo. Igualmente necesitaría un inversor o crédito para continuar”.

Pasados los meses de aislamiento, Aureliano Campoy destacó que se están abriendo nuevas puertas para volver a trabajar en turismo interno. “La pandemia hizo cosas positivas. Después del aislamiento, la gente está saliendo más a los espacios naturales, a caminar, a hacer deportes. Ahora hay que trabajar esa veta que se generó con el turismo interno y empezar a guiar a familias y principiantes en trekking”.

“Estoy reconstruyendo, reforestando, poniéndole vida nuevamente al espacio. Es mucho trabajo poder realizar todo esto, pero también creo que estamos en un momento de la sociedad en que tenemos que empezar a trabajar en equipo, armar grupos de intercambio, dejar los egos, hacer hincapié en las cosas que tenemos en común y dejar de vivir de las diferencias entre nosotros porque seguramente hay más cosas en común que diferentes entre los que estamos tratando de hacer un mundo mejor. Emprendedores independientes, artistas, personas que eligen trabajar haciendo lo que nos gusta hacer, sin que el objetivo de nuestro trabajo sea el dinero, aunque este seguramente vendrá, porque si hacés lo que te gusta, lo harás bien, y eso generará lo que necesitas para vivir”, concluyó Aureliano Campoy.

historia de vida aureliano campoy mendoza hostel potrerillos incendio reconstrucción permacultura bioconstrucción naturaleza película el robo del siglo diego peretti