Duró poco el circo

Poco a poco la Superliga europea se fue cayendo y el proyecto parece llegar a su fin tras la salida de todos los equipos ingleses.

Duró poco el circo

El Leeds del Loco Bielsa salió a hacer los ejercicios precompetitivos, en el partido ante Liverpool, con una remera con la frase: "El fútbol es de los hinchas". Foto: gentileza.

Deportes Radio U El Suplementario / Opinión / por Agustín Varela para Radio U / Publicado el 21 DE ABRIL 2021

En tan solo un día el mundo del fútbol estalló en contra de un nuevo torneo que atentaba contra la esencia de este deporte tan magnifico. Por suerte, el circo solamente duró un día o, mejor dicho, unas horas.

Tras múltiples manifestaciones, tanto en las redes sociales como en las inmediaciones de algunos estadios del Viejo Continente, los hinchas y hasta futbolistas de diversos clubes, se mostraron en contra de este certamen. Finalmente, se dejaron los intereses de lado y por fin se escuchó a los miles de hinchas que alzaron la voz.

Sin dudas el gran golpe que sufrió la Superliga fue la renuncia de los equipos ingleses, que reconocieron su error y dieron marcha atrás. Uno de los equipos que se manifestó en las redes al respecto fue el Arsenal: “Como resultado de haberlos escuchados a ustedes y a la comunidad del fútbol en general durante los últimos días, nos retiramos de la Superliga propuesta. Cometimos un error y nos disculpamos por ello”. Fue el comunicado del club vía Twitter.

Los clubes ingleses se bajaron de la competición. Foto: gentileza.

Solo restan las respuestas de los tres equipos italianos, Inter, Juventus y Milán. Además, el Barcelona dejó la decisión en manos de los socios como lo comunicó Joan Laporta, presidente del club culé. Es cuestión de tiempo para que los equipos, que aún no emitieron su opinión, bajen el pulgar al “circo” que creó y llevó a cabo Florentino Pérez, mandamás del Real Madrid, impulsor de la Superliga.

Hoy, ganó el fútbol, ganaron los millones y millones de fanáticos de este deporte. Se le dijo NO a un modelo hegemónico que venía a quebrar lo lindo del fútbol, solo para que sea más “atractivo” y llenarse un poco más la billetera.