El balotaje hacia lo desconocido

El más votado fue Daniel Scioli, pero con una sensación de pérdida que supera al mismo resultado del escrutinio.

El balotaje hacia lo desconocido

Scioli y Macri, a segunda vuelta

Nacional

Presidenciales 2015

Unidiversidad

Jorge Fernández Rojas

Publicado el 26 DE OCTUBRE DE 2015

Fue como una película que nos habían contado, pero que el caprichoso autor decidió cambiar el final para asegurarse la secuela y desafiar el destino de la historia ya contada. A partir de las 21.00, los anuncios de los mismos contendientes comenzaron a preparar el terreno del balotaje antes de que se conocieran los resultados oficiales del escrutinio.

El primero en admitir la segunda vuelta fue Scioli, quien hasta ese momento era el que parecía el ganador cómodo de esta elección, hasta que convocó en un discurso de campaña a “indecisos e independientes”. Luego fue Sergio Massa quien aceptó ser el tercero en la grilla de candidatos tras conocer la información que le llegaba desde sus fiscales. Sugestivamente, habló de que “comenzaba el cambio en Argentina”.

Finalmente, fue Mauricio Macri quien dio un discurso triunfante, dando cuenta de un rumbo distinto de la elección. Sin salir de su discurso en modo de motivador organizacional, le habló al votante que lo respaldó, al que lo votó por las dudas y al que votó a las otras opciones.

Recién a las 00.00 de hoy lunes 26 caímos en la cuenta, tras la postergada presentación de los resultados del conteo provisorio oficial en la página de la Dirección Nacional Electoral. Como un actor de reparto de esta obra de suspenso, el responsable del escrutinio, Alejandro Tullio, irrumpió y presentó el conteo con el 69 % de las mesas escrutadas del país.

Fue evidente que la dilación de la publicación de los datos del conteo oficial fue la respuesta la magra cantidad de votos para el candidato oficialista que arrojaron los resultados que, a no dudar, dejaron impávido al gobierno central de Cristina Fernández.

Lo que cayó como una bomba en el público fue la supremacía de la fuerza macrista por encima del Frente para la Victoria que mostraban los registros en ese momento (36 % a 34 % con el 69 % del escrutinio). Hasta que una hora más tarde, las cargas se equilibraron en un virtual empate en 35 %.

La sorpresa real –y buena parte de la justificación de este final– fue la consolidación del triunfo de la macrista María Eugenia Vidal, quien venció al emblemático kirchnerista Aníbal Fernández en la provincia de Buenos Aires. A las 6.10 de hoy lunes 26, la página oficial marcaba en el rubro “gobernador” en el territorio más extenso y con mayor cantidad de electores del país lo siguiente: 39,49 % para Cambiemos contra 35,18 % del Frente para la Victoria, sobre el 96,15 % de las mesas escrutadas.

Es decir, por primera vez habrá una gobernadora en la provincia de Buenos Aires. A las 6.52, el inefable Aníbal reconoció la derrota y saludó a la “señora María Eugenia Vidal”. Es decir, también, por primera vez habrá segunda vuelta en Argentina.
 

Un detalle de retrospectiva 

El ciclo de los gobiernos kirchneristas comenzó en 2003 con el resultado de una elección exigua, donde el más votado fue Carlos Menem secundado por Néstor Kirchner. La diferencia entre el primero y el segundo no superó el 10 % y forzó un balotaje que finalmente no se concretó porque el riojano desistió presentarse y le allanó el camino al entonces gobernador de Santa Cruz.

Ahora, 12 años después y tras tres períodos de gestión K y a la salida de esta etapa política, otra vez se da un escenario de segunda vuelta, aunque en esta oportunidad en un panorama más equilibrado institucionalmente, pero con un mismo protagonista: Daniel Scioli.
 

Cómo quedan para el 22 de noviembre

El actual gobernador de Buenos Aires fue el vice de Kirchner en 2003. Hoy es el candidato heredero de ese legado político. A la vez, por ser el candidato más votado en las PASO (ganó por 8 % sobre Macri) y por ser el mejor posicionado por todos los encuestadores nacionales, es el gran perdedor de la primera vuelta, aunque haya ganado por 2,4 % de los votos.

Mauricio Macri se mostró como el ganador de esta jornada, pero a la luz de los números fue un subsidiario del déficit de Scioli, encarnado por Aníbal Fernández, pero más fue beneficiado por la perfomance de Vidal, su actual vicejefa porteña y ahora gobernadora electa bonaerense.

La lectura es que quien perdió también fue una gran perdedora: Cristina Fernández. Ella, en los días previos en sus discursos por cadena nacional, pretendió trasvasar sus adhesiones en Scioli y está claro que no lo logró y, en el peor de los casos, ha perdido esos avales entre quienes la votaron en dos oportunidades cuando fue elegida Presidenta.

scioli cristina macri massa elecciones balotaje