El FMI prevé una fuerte desaceleración en el crecimiento de Argentina para el 2022

El organismo pronosticó una suba del producto bruto interno del 7,5 % durante este año, mientras que el año próximo, la economía crecería solo el 2,5 %.

El FMI prevé una fuerte desaceleración en el crecimiento de Argentina para el 2022

Foto: La Nación

Nacional

Economía

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 12 DE OCTUBRE DE 2021

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la economía argentina se recupere y crezca el 7,5 % en 2021, por encima del pronóstico que brindó en abril de este año, pero por debajo de la proyección del Gobierno. Ese rebote, que permitirá recuperar algo del derrumbe por los tres años de la recesión que comenzó con la crisis cambiaria en el otoño de 2018, y luego se profundizó con la pandemia de COVID-19 y la incertidumbre sobre el rumbo del país, perderá vigor el año próximo, cuando el organismo prevé una expansión del 2,5 %.

Las cifras son mejores que las proyectadas en julio último por el organismo y se ubican por encima del promedio regional y mundial, y corresponden al último informe de Perspectivas Económicas Mundiales (WEO, por sus siglas en inglés), titulado "Recuperación durante una pandemia", que fue presentado esta mañana por la economista jefe del Fondo, Gita Gopinath. En julio último, el Fondo preveía una recuperación del 6,4 % para la Argentina, mientras que ahora las estimaciones se elevaron y equipararon con los números que mostró el Banco Mundial en el informe presentado la semana pasada.

Para América Latina, el FMI proyecta una recuperación del 6,3 %, mientras que a nivel global, la recuperación será del 5,9 %, siendo este último un punto porcentual menor a julio último. No obstante, según se desprende del informe, la Argentina –junto al resto de los emergentes y de bajos ingresos– no alcanzará este año niveles de crecimiento prepandemia ni este año ni en 2022 como lo harían los desarrollados, aunque todos los pronósticos están puestos en tela de juicio por la continuidad de la pandemia.

Respecto de las cifras de inflación en la Argentina, el FMI se excusó de realizar proyecciones para el país debido a las negociaciones en curso entre el organismo y la Argentina para reprogramar los 45 000 millones de dólares de deuda heredados de la gestión anterior. "Para Argentina, las variables fiscales y de inflación son excluidas de la publicación para 2021-26, ya que están vinculadas en gran medida a las negociaciones del programa aún pendientes", aclaró el Fondo en el informe.

En cuanto a las cifras de empleo, la recuperación de la economía permite estimar que el desempleo bajará desde el 11,6 % del año pasado al 10 % este año, tendencia que continuaría en baja para 2022, al proyectar una tasa del 9,2 %. Respecto de la balanza de cuenta corriente, la suba de precios de las materia primas permite proyectar una suba en la exportaciones que eleven el saldo comercial y de servicios con el exterior en el 1 % para 2021 y en el 0,8 % para 2022.

A nivel mundial, "se espera que la producción agregada del grupo de economías avanzadas recupere su trayectoria de tendencia prepandémica en 2022 y la supere en el 0,9 % en 2024". Por el contrario, la producción agregada para el grupo de economías de los mercados emergentes y en desarrollo (excluyendo China) se mantendrá el 5,5 % por debajo del pronóstico prepandémico en 2024, "resultando en un retroceso mayor para las mejoras en sus niveles de vida", indicaron. "Estas divergencias son una consecuencia de la 'gran brecha de vacunas' y las grandes disparidades en apoyo a las políticas", consideró el Fondo.

La presentación del informe, en el marco de la Asamblea Anual del FMI y del Banco Mundial, coincide con la presencia de la delegación argentina en Washington, encabezada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, y del titular del Banco Central, Miguel Pesce, que se encuentran en la ciudad para asistir a dichas reuniones y para continuar negociando un nuevo programa con el FMI.

cómo se encuentran las negociaciones con el fmi hubo algún acuerdo para pagar la deuda economía desaceleración