El Iscamen defiende la pulverización para combatir la polilla de la vid

El lunes comenzó un operativo de combate de la plaga Lobesia botrana en más de 100 mil hectáreas productivas de la provincia, lo que incluye un tratamiento aéreo. El Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza aseguró que las pruebas realizadas sobre el agua y los insectos antes de montar el ataque arrojaron que el producto utilizado no genera daños y no produce efectos nocivos. Hoy hubo una manifestación de distintos sectores productivos y sociales que, por el contrario, sostienen que es peligroso para la salud de las personas y de los animales.

El Iscamen defiende la pulverización para combatir la polilla de la vid

El lunes, el Iscamen hizo una demostración de la pulverización ante productores apícolas lavallinos. Foto: Prensa Gobierno de Mendoza.

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad / Florencia Martínez e Ignacio de Villafañe

Publicado el 25 DE OCTUBRE DE 2017

Guillermo Azín, coordinador del programa de control de la polilla de la vid del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza (Iscamen), aseguró que los productos que se utilizan en el operativo de combate de la plaga Lobesia botrana que comenzó el lunes en zonas productivas de la provincia no producen daño más que a este insecto. La aclaración surge luego de que representantes de distintos colectivos sociales y campesinos se movilizaran hoy para pedir que cese el combate.

El especialista aseguró que el Iscamen realizó pruebas sobre el agua e insectos antes de montar la estrategia de ataque, las que determinaron que los productos utilizados para pulverizar zonas productivas, mediante un tratamiento aéreo, no generan ningún daño, ya que son amigables con el ambiente y de la categoría toxicológica más baja (clase 4, banda verde). "Está comprobado del todo que no producen efectos nocivos", dijo, tajante.

Desde el lunes 23, en coordinación con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y con representantes de entidades vitivinícolas, el Iscamen avanza en la lucha contra la polilla de la vid, especialmente en zonas con cantidad elevada de capturas de estos insectos, a través de la pulverización de un insecticida. El operativo se fijó luego de que el Gobierno Nacional enviara a Mendoza 400 millones de pesos para comenzar a diseñar un plan efectivo para el control y la posterior erradicación de la polilla de la vid, que actualmente afecta 160 mil hectáreas cultivadas de Mendoza y San Juan.

Pese a que el propio Iscamen realizó pruebas piloto con la presencia de productores de distintas zonas de la provincia –la última fue el lunes mismo en Lavalle–, diversos colectivos sociales y productivos se manifestaron en contra de lo que han considerado una peligrosa fumigación en función del producto elegido. Se trata de bacillus thuringiensis y chlorantraniliprole, este último más conocido por su nombre comercial (Coragen) y es el más resistido por los especialistas.

El Coragen es un insecticida de bajo riesgo clasificado dentro de lo que se llama banda verde, pero esto no quiere decir que "no exista ningún riesgo para las personas y los animales", según comentó Marcelo Martinotti, docente de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo, a Unidiversidad.

Por otra parte, Julieta Lavarello, abogada e integrante de la Asamblea Popular por el Agua de Mendoza en diálogo con Radio Unidiversidad sostuvo que "no se sabe a ciencia cierta cuál es el efecto que el Coragen pueda tener" y que está "categorizado de la misma manera que el glifosato", producto por el que se han denunciado casos de contaminación y cáncer en habitantes cercanos a la zona de su colocación en otras partes del país. La referente también dijo que no se ha hecho ningún estudio de impacto ambiental, cosa que fue desmentida por Azín.

 

#AgrotóxicosMatan: manifestación para oponerse a la fumigación de cultivo de vid

Este lunes comenzó la fumigación de más de 100 hectáreas de cultivo de vid en la provincia con el objetivo de erradicar a la lobesia botrana o polilla de la vid. La comunidad manifestó su preocupación, ya que considera que es peligroso para la ...

 

Otro de los aspectos cuestionados se relaciona con la distancias en las que se aplica respecto de las poblaciones urbanas: 200 metros. Para algunos especialistas, esto no es suficiente. Docentes de la Facultad de Ciencias Agrarias se preguntan por qué el Iscamen protege a las escuelas, los hospitales y las casas ubicadas a esa distancia y no a las poblaciones rurales; es decir, por qué no se tomó la misma precaución en los campos que en las zonas urbanizadas. Evitar aplicar el producto sobre una pequeña casa en medio de una finca, por ejemplo, es impracticable por una cuestión de dimensiones, adujeron. En este sentido, Francisco Gómez, docente de Viticultura de esa casa de estudios, explicó a Unidiversidad: "Creemos que esta técnica no es acorde. Se utilizó en la Pampa Húmeda,pero donde no había población. El producto utilizado está diseñado para aplicarse de forma terrestre, no aérea".

Ante esto, Azín respondió que antes de cada sobrevuelo se emiten alertas a los pobladores, al tiempo que recordó que los aviones que realizan el tratamiento "utilizan tecnología de precisión, que permite aplicar las dosis indicadas en los lugares delimitados". Para cerrar, consultado acerca de por qué distintas organizaciones critican esta pulverización, el funcionario apuntó: "Tienen otros ideales e intereses que no tienen nada que ver con lo técnico".

 

Molero con Diputados

Por otro parte, Alejandro Molero, titular de Iscamen, estuvo esta mañana en una reunión convocada por la comisión de Economía de la Cámara de Diputados, para brindar precisiones sobre el operativo. Allí dijo que la primera etapa del operativo consistió en la entrega de difusores para la técnica de confusión sexual en 65 000 hectáreas, que luego se distribuyeron agroquímicos específicos a los productores para cubrir otras 28 500 hectáreas y que ahora es el turno del tratamiento aéreo. “Los productos son inocuos para humanos, animales e insectos. Hemos hechos pruebas en colmenas y no afecta a las abejas ni al agua, porque en el contacto se degrada", señaló el funcionario.

sociedad polilla de la vid agrotóxicos lobesia botrana pulverización fumigación asamblea por el agua