El médico argentino judío que salva vidas sirias

Alejandro Roisentul, es argentino y cirujano de un hospital de Israel ubicado a 30 kilómetros de Siria. Estuvo en Mendoza contando cómo es vivir y ejercer la medicina en medio de una guerra civil.

El médico argentino judío que salva vidas sirias

Alejandro Roisentul es el médico argentino que trabaja en un hospital de Israel que atiende también a Sirios. Foto publicada por Cadena3.

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad / Florencia Martínez del Rio

Publicado el 02 DE AGOSTO DE 2017

Alejandro Roisentul es cirujano maxilofacial en un hospital ubicado en Israel a 30 kilómetros de Siria. Allí los heridos son atendidos sin consultar quiénes son y de dónde vienen pero lo cierto es que han tratado a miles de sirios. En octubre, la Asociación Americana de Maxilofacial le dará el premio humanitario por su labor. 

Alejandro Roisentul nació en Buenos Aires, tiene 52 años, 3 hijos, estudió en la escuela pública Bartolomé Mitre y se recibió de odontólogo en la Universidad de Buenos Aires. Con 24 años llegó a Israel en el año 1989 junto a su esposa, donde realizó su especialidad. En ese país es director del departamento de Cirugía Oral y Maxifacial del Hospital de Israel Ziv Medical Center.

El médico argentino decidió irse a Israel a los 2 años de terminar su carrera porque buscaba encontrar su identidad judía. En el hospital de Safed, en el norte de ese país, vive una realidad marcada a fuego. El conflicto sirio lo vive en carne propia ya que día a día llegan a atenderse cientos de sirios. Estuvo en la Universidad Juan Agustín Maza de Mendoza para contar sus experiencias.

"En 2006, en la guerra del Líbano, durante 40 días cayeron misíles fuera y dentro del hospital, 30 ó 40 por día. Nuestra vida estuvo en peligro. En 2013 cuando estalla la guerra civil en Siria, aunque comenzó antes, nos agarró de sorpresa, estábamos trabajando y nos dijeron que había 7 sirios que necesitaban ayuda. No sabíamos cómo habían pasado la frontera porque está cerrada, no se puede pasar de un lado a otro. Los atendimos y cada vez fueron llegando más hasta que se llegó a tratar a más de 4000 sirios", dijo el doctor  a Unidiversidad.

Sobre cómo es atender y salvar las vidas de los sirios que llegan en búsqueda de ayuda israelíta, el cirujano afirmó: "Ésto va más allá de la medicina, lo más importante es que Israel está dando una ayuda humanitaria. A la larga no es un enemigo, es una persona, los países son enemigos pero las personas no. Los dos lados dejan las creencias en el costado".

En esa institución, que tiene más de 100 años, todos reciben la misma atención y algunos se quedan 2 ó 3 meses allí. "Se tienen que quedar hasta que puedan caminar, hablar y comer. Los sirios no tienen obra social, ni pasaporte o visa. No pagan nada. Esta es una cuestión humanitaria, esta gente esta totalmente desamparada, somos un país vecino pero en guerra, para ellos es extraño venir a un país enemigo y para nosotros también pero lo hacemos para salvar la dignidad del ser humano", afirmó Roisentul.

Al hospital que está a unos 30 kilómetros de Siria, a 11 de el Líbano y a 50 de Jordania "llegan heridos muy graves, con heridas de bala en la cara, cuello o heridas muy graves cerebrales que tienen que ser transferidos a otros hospitales. Pero otros cientos son tratados por problemas médicos, como cardiácos, diabetes, porque allá no hay hospitales y 15000 médicos ya han dejado el país", contó.

El octubre, la Asociación Americana de Maxilofacial  le dará el premio humanitario por la labor de estos años en Israel. Al respecto, Roisentul comentó: "Es un honor como argentino e israelí, es un reconomiento del mundo por lo que hacemos, esperemos que sirva de ejemplo".

 

 

socieda alejandro roisentul médico conflicto sirio israel