Agustina Romano: “En el escenario, ya no hay vuelta atrás, tenés que entregar todo lo que tenés ahí”

Agustina “Gitana” Romano, trombonista y parte de las voces de La Skandalosa Tripulación, corre el telón para mostrar su lado B.

Agustina Romano: "En el escenario, ya no hay vuelta atrás, tenés que entregar todo lo que tenés ahí"

Fotos: Leandro Fernández (especial para Casi Casi Viernes)

Cultura

Casi casi viernes

Música

Radio U

Casi Casi Viernes

Publicado el 23 DE NOVIEMBRE DE 2021

Los lados que coexisten en cada artista pueden armonizar, rivalizar o esperar el turno de pasar al frente para brillar. Las facetas de la “Gitana” Romano, trombonista y parte de las voces de La Skandalosa Tripulación, son diversas y aleatorias, pero sus amigues y familia coinciden en su ímpetu curioso y una mente que recopila archivo de los datos más variados.

En una tarde calurosa de noviembre, las agendas apretadas nos permiten unas horas para inmiscuirnos en el Espacio Le Parc y jugar con todas las caras posibles.

¿Cuántos y cuáles lados hay en Agustina? B, C, D…

Puede ser que haya un lado B, distinto a lo que la mayoría de la gente ve, que por ahí lo ven solo mis cercanos, y es que soy muy mala (ríe). Me dicen que soy idiota, que no sé qué, y es algo que por ahí lo ven solo mis más amigos.

¿Qué es lo bueno de subirse a un escenario?

La sensación de sentir que todo está pasando en el momento. A partir de eso, ya no hay vuelta atrás de lo que estás haciendo, tenés que entregar todo lo que tenés ahí

¿Y lo no tan bueno?

A mí, particularmente, me da vergüenza, me da timidez ver a la gente. No sé si pánico escénico, porque claramente no, pero me siguen dando esos nervios cada vez que me subo al escenario y tengo que cantar o tocar una parte sola. Sigo teniendo esa sensación en el estómago.

¿Cuándo empezaste a cantar y sentirte segura en eso?  ¿Te cuesta pasar al frente?

Yo siento que todavía no encuentro el 100 % de la seguridad cantando. Empecé con esa versión que hicimos para Mr. Music hace un montón de años en las sessions que hacían en la Nave y dije: ‘Bueno, me animo, a ver qué sale’, y me acuerdo de que no soltaba el instrumento ni el micrófono, siendo que no tocaba en la canción, pero ahora sí siento una soltura. En las canciones nuevas, estoy intentando incorporarme en la forma que se pueda, pero todavía no siento ese 100 % de seguridad.

¿Qué mueve tu curiosidad? ¿Sos de investigar a fondo lo que te interesa?

Sí, me gusta eso que hablábamos recién de las películas y los actores, y, si por ahí veo alguna serie o película animada que me gusta, saber qué actor hace la voz de tal personaje, o qué otras películas hacían. Esas cosas me hacen investigar. Así me entero de un montón de otras cosas también.

¿Cuáles son los datos más random que atesorás? ¿Cuándo te fueron de utilidad?

Tendría que ser como algún ejemplo, pero no sé… Si estamos hablando de una serie, yo digo el nombre del actor, y me dicen: "¿Por qué sabés eso?". O cuando digo que vivió no sé cuántos años en no sé dónde y se dedicó a tal cosa, son todos datos innecesarios, que no le sirven a nadie y que los tengo ocupando espacio en la cabeza.

Si la música no fuera tu opción, ¿qué rumbo tomarías?

Si me baso en lo que quise ser cuando era chica, sería un montón de cosas. Me acuerdo de que en un momento quise ser camionera para viajar, para andar por la ruta manejando. También  quería ser mujer elástica, tengo mucha elasticidad poco practicada en este momento. Y, si no, yendo a la realidad, ¿qué me gustaría hacer ahora? Tal vez me gustaría dedicarme a algo de diseño o fotografía, algo más por esa rama.

Fuera de un proyecto como La Skandalosa, en lo musical, ¿cuál sería tu camino personal?

No sé, es raro porque, como he estado prácticamente toda mi vida en la Skandalosa, siento que no imagino otra cosa más allá, como de qué viviría, qué haría. Es como que no lo tengo tanto en mente porque estoy enfocada en que es a eso a lo que me quiero dedicar, así que no tengo muy pensado qué otra cosa podría hacer.

¿Qué hacés cuando te sentís "al filo"?

¡Ay! Me pongo a ver alguna serie o me pongo a escuchar música, me siento, duermo. Me gusta mucho dormir y eso hace que cambie mis situaciones o momentos de estar al filo.

Pero hay un momento en el que sacás fuerzas, después de sentirte medio ahí, al borde.

Sí, pasa que también depende de qué situación, ‘al filo’ en qué contexto, pero sí. Depende del contexto de la situación.

 

Una alarma interna nos sacude de la comodidad del camerino principal del Le Parc. Para la Gitana, se vienen días – y meses– de  ensayos, kilómetros de ruta en giras y jornadas en el estudio de grabación. No hay cansancio que borre su sonrisa al despedirnos cuando recuerda: "Comienza todo otra vez”.

 

La Skandalosa Tripulación

casi casi viernes lado b gitana romano la skandalosa tripulación