Brizuela: "El año pasado pude ganar y quedar en la historia"

El "Lobito" se retira tras finalizar la Vuelta 2016. A sus 36 años, deja la carrera porque tiene que velar por su familia.

Brizuela: "El año pasado pude ganar y quedar en la historia"

El Lobito Brizuela tras su triunfo en la Vuelta 2015. Foto: Prensa Mendoza.

Deportes

Unidiversidad

Unidiversidad / Agustina Cruciani

Publicado el 16 DE FEBRERO DE 2016

La 40.º Vuelta Ciclista de Mendoza está en marcha. En la clasificación general, los primeros diez son: Jonathan Pastrán, Gonzalo Najar, Sergio Godoy, Gastón Javier, Rodrigo Durán, Juan Pablo Dotti, Rubén Rojas, Gabriel Brizuela, Ignacio Pérez y Giuliano Mini. Gabriel Brizuela, “El Lobito”, ganador de la Vuelta 2015, se tomó unos minutos para conversar con Unidiversidad.

El mendocino, previo a esta Vuelta que comenzó el 14 de febrero, anunció su retiro del ciclismo. El Lobito tiene 36 años, forma parte del equipo de la Municipalidad de Guaymallén y en su dorsal figura el número 1. Fue campeón en 2004, 2009 y  2015.

El año pasado se alzó en lo más alto del podio del ciclismo y quedó para siempre en la historia de este deporte en Mendoza.

“El año pasado pude ganar y quedé en la historia, y eso es para toda la vida”, cuenta Gabriel con entusiasmo, recordando lo que vivió hace un año.

"El Lobito" habla con cierto pesar sobre su retiro. La situación económica lo aqueja y no está solo. Tiene una familia: pareja, dos hijos (Brian, de 5 años, y Alex, de apenas un año). “El ciclismo es muy egoísta”, agrega Brizuela, y comenta que en este deporte hay que tener todo en orden: la bicicleta en condiciones, con muchos arreglos que no son muy económicos, "y llegar a tu casa con estas cosas y ver a tu hijo con las zapatillas rotas es algo que no da”.

Oriundo de Jesús Nazareno, Guaymallén, Gabriel creció en un ambiente de pedales: su papá, sus tíos y abuelo eran ciclistas, así que desde siempre vivió en este mundo. Incluso antes de los 14 años, edad en la que tuvo su primera bicicleta, jugaba al fútbol. “Para mí el ciclismo era un hobbie”, relata sobre sus inicios en este deporte. Su primer equipo fue en Maipú y ahora forma parte del equipo de la Municipalidad de Guaymallén.

Volviendo al tema de su retiro, al finalizar esta vuelta el 21 de febrero, el ciclista cuenta que ya son muchos años en esto, y aunque le gustaría seguir,  la situación que vive lo lleva a dejar y enfocarse en el pilar de su vida, su familia. “Para hacer las cosas mal, mejor no hacerlas. Dios quiera que todas las puertas se me abran y pueda seguir en el mundo del deporte”, se ilusiona Brizuela.

Por último, el Lobito comentó que en esta Vuelta va bien: en la clasificación general ocupa el orden N.º 8, por el momento.  “La estoy disfrutando y la gente me acompaña mucho, me siento bien”, agrega el ciclista, y dice que ganar “es un poco de suerte”.

“Le quiero agradecer a la gente, a Marcelino Iglesias (intendente de Guaymallén) y a Javier Saavedra (técnico de su equipo) por todo. Con el equipo hace años venimos pasándola mal, pero se sigue, hay que ponerle el pecho a las balas. Hasta acá llegué y espero seguir con ellos”, cerró el Lobito Brizuela, quien será recordado por siempre en el mundo del ciclismo y en el deporte mendocino.

vuelta mendoza ciclismo lobito brizuela gabriel 2016 retiro