Turismo Vitivinícola: una actividad en crecimiento

El Departamento de Turismo de Bodegas Argentinas, que nuclea a las bodegas que abre al turismo de todas las provincias vitivinícolas del país, presentó el IV informe correspondiente al año 2009 y primer semestre del año 2010. Aquí los datos más importante y la opinión de quienes son los hacedores de esta actividad en crecimiento meteórico.

Turismo Vitivinícola: una actividad en crecimiento

foto: Axel lloret

Sociedad Unidiversidad / Publicado el 17 DE DICIEMBRE 2010

Antes de la presentación del informe, Ángel vespa –prsidente de bodegas argetninas-, Cristina Iracheta –representante de la corporación vitivinícola- y el secretario de turismo de Mendoza Luis Böhm, expresaron algunas palabras de introducción felicitando, también, a cada uno de los hacedores de esta actividad turística por el trabajo realizado.

El informe tiene la finalidad de reflejar datos estadísticos acerca de una de las más recientes actividades y que más se ha desarrollado en este último periodo. Visualizar los datos recabados por el Departamento de Turismo de Bodegas Argentinas, es de suma importancia a la hora evaluar los aspectos a mejorar, los aspectos que ha tenido mayor preferencia, entre otros.

En dicho informe, correspondiente a las provincias vitivinícolas de Mendoza, San Juan, La Rioja, Salta, Catamarca, Río Negro, Neuquén y Córdoba, se puede apreciar la cantidad de turistas que visitan las bodegas –información revelada por mes y por provincias-. En este punto, es destacable que la provincia de Mendoza, durante el primer semestre del 2010, representó un 68% de aumento con respecto a igual periodo del 2009. Un 10% más que la media nacional. Otro de los índices del informe señala que el 36% de las visitas a bodegas que se abren al turismo en Mendoza, corresponden a no residentes en la provincia. Así mismo, se puede apreciar que el 52% de los visitantes corresponde a enoturistas masculinos, con un rango etario que va desde los 31 a los 50 años.

También durante el primer semestre del 2010, cabe destacar algunos datos que no pueden pasa desapercibidos: 79% de las bodegas cuenta con un responsable de Turismo para brindar sus servicios turísticos a los visitantes, el 42% de las visitas es atendida por enólogos o cuenta con programas turísticos de enólogos.

En lo que respecta a los datos correspondientes al primer semestre del año 2009; algunos dato reflejan una baja en las visitas a bodegas, producto de la pandemia, conocida como Gripe A, que azotó a toda Latinoamérica, provocando una disminución en toda actividad turística. Aún así, desde hace 6 años, Mendoza se mantiene a la cabeza de las provincias vitivinícolas con mayor arribo de turistas del vino. Durante 09’, el 2.57% del total de turistas del país, visitaron o conocieron las bodegas de los destinos ecoturísticos de la República Argentina. Mendoza con el 34%, San juan con el 14% y Salta con el 11% son las provincias que presentan la mayor proporción de turstas del vino con relación a los turistas que ingresan a cada provincia.

En cuanto a la procedencia de los turistas que elijen conocer las bodegas de las distintas provincias vitivinícolas se destacan turistas norteamericanos, brasileros, chilenos, ingleses y franceses. Por su lado el 64% de los turistas del vino son argentinos, provenientes de Buenos Aires, Santa Fe y La Pampa y Córdoba, pese a que Córdoba también es una provincia vitivinícola.

Una vez finalizado la exposición del informe, realizada por Ignacio Ciancio de Bodegas de Argentinas, NU Digital habló con Carola Álvarez encargada del área de comunicación de Valos, Mariela Giovaneli de bodega Salentein y Laura Braví de bodega Séptima. Coincidieron en considerar que el informe fue muy completo y de mucha importancia para comprender cabalmente acerca de la actividad vitivinícola, a si mismo consideraron que la mención al vino como bebida nacional es un nuevo impulso para fomentar la actividad turística en las bodegas que sin duda beneficia directamente a Mendoza. Por último las representantes de Valos, Séptima y  Salentein se refirieron al fomento de una trabajo en común con las distintas bodegas, a una unión de criterios y estrategia entre las diferentes bodegas para poder posicionar al turismo vitivinícola y trabajar en la actividad, desde las distintas bodegas, como un bloque en lugar de realizar trabajos aislados cada una de las bodegas.

Sin duda alguna, la actividad vitivinícola, en particular el turismo vitivinícola, viene con un marcado crecimiento, mejorando año a año; y la muestra más concreta de esto es que, tal como lo reflejò también el informe, el 65% de los turistas que se lanzan en la aventura del turismo vitivinícola realizan una compra tras la visita de la bodega.

 Analía Martín.

Informe Turismo Vitivinícola