La casa está en orden

En este centenario es inevitable hablar de la casa del Bodeguero, el Feliciano Gambarte y una vuelta histórica.

La casa está en orden

Así recibió el Gambarte al Tomba este año. Foto: gentileza Prensa Club Godoy Cruz.

Deportes Radio U El Suplementario / Centenario del Tomba / por Agustín Varela para Radio U / Publicado el 03 DE JUNIO 2021

Que mejor que celebrar el centenar de años con un regaló previo, la vuelta a su casa, al Feliciano Gambarte. No fue para nada sencilla la tarea, pero gracias al apoyo incondicional del hincha tombino, después de 16 largos años, Godoy Cruz volvió a jugar en el verde césped del Gambarte.

En calle Balcarce, la alegría abunda y en este 2021, el sueño se hizo realidad y el Tomba volvió a la bodega. De gala para recibir estos cien años y qué mejor que hacerlo en su casa.

 

Un regreso soñado

El 22 de junio del 2005, en el empate sin goles ante Tiro Federal, nadie se imaginó que ese sería la última presentación del Expreso en el patio de su casa. La casa del Tomba pasó a ser el estadio Malvinas Argentinas y el Gambarte quedó en el “olvido” con el pasar de los años. Partidos de Liga Mendocina, algún que otro entrenamiento y para albergar a los rivales, fueron algunos de los usos del estadio durante años.

Tras casi 16 años, Godoy Cruz volvió a jugar en el Feliciano Gambarte. En vísperas de los cien años del club se cumplió el anhelo de todo hincha bodeguero, hacer de local en su casa. Sin dudas, el 11 de abril quedará en la memoria de todo hincha, ya que ese día se concretó la vuelta al barrio, a la casa de Godoy Cruz, al Gambarte y volver a la localía en un partido de Primera División.

Los hinchas tuvieron mucho protagonismo en la vuelta al barrio. Foto: gentileza. 

 

Si algo le faltaba al Feliciano Gambarte en su rica historia, era que Godoy Cruz disputará un encuentro en la máxima categoría del fútbol argentino, en su verde césped. Estadio donde alguna vez enfrentó a la selección Argentina, vivió innumerables partidos históricos del bodeguero, la histórica visita de Pele, pero el Tomba nunca pudo jugar estando en primera y un día sucedió, el barrio volvió a sonreír.

El resultado no acompañó a la fiesta porque Arsenal derrotó 3-2 al Tomba, pero era lo de menos. Sentimientos encontrados, historia, identidad y sentido de pertenencia era lo que se respiraba a los alrededores del estadio. La pandemia no acompañó para que sea un festejo de color, pero la alegría abundo y la casa, está en orden.

En su aniversario número 100 del club, no hay mejor regaló que volver al barrio. Los planetas se alinearon para que, en el primer centenario de la institución, se festeje donde se debe, en casa. Felices 100 años, Tomba. Que se alcen las copas bien alto, que el barrio está de fiesta. ¡Salud pueblo bodeguero!