La odisea en primera persona

El testimonio de una de las miles de personas que quedaron varadas en medio de la montaña a merced de las condiciones climáticas este fin de semana.

La odisea en primera persona

Gentileza de Gobierno

Nacional Unidiversidad Aludes en alta montaña / por Unidiversidad / Elizabeth Montecinos / Publicado el 25 DE ENERO 2016

Pablo Peralta, encargado de un centro médico situado en el departamento de Godoy Cruz, sufrió lo que miles de personas padecieron este fin de semana en alta montaña debido a los derrumbes de rocas y barro.

El sábado 23 volvía con su familia desde Chile y, cuando llegó a la Aduana argentina, a las 16.30 y tras hacer los trámites correspondientes, las autoridades aduaneras le informaron que debido a grandes aludes de barro, la Ruta 7 permanecería cerrada hasta el domingo 24 por la mañana. Peralta preguntó a Vialidad Nacional por el estado de la ruta y no obtuvo respuestas, por lo que él y su familia quedaron varados en la montaña sin agua, sin comida e incomunicados, ya que sus celulares estaban sin señal.

El túnel internacional Cristo Redentor se cerró alrededor de las 22.00 del sábado y, bajo una tormenta de lluvia, viento y granizo, cerca de 4 mil personas quedaron a merced de las condiciones climáticas en distintos puntos cordilleranos: Puente del Inca, Penitentes, Punta de Vacas, Polvaredas y Horcones, donde tuvieron que pasar la noche.

Ya era la mañana del domingo y Vialidad Nacional seguía sin dar respuestas sobre el temporal, sobre la ruta y sobre el horario de reapertura del túnel. Por el “boca a boca”, Peralta se enteró de que el paso se había habilitado para retornar a Chile. A las 9.00 llegó al complejo Los Libertadores (Aduana chilena), donde tuvo que esperar ocho horas para ser atendido, ya que sólo había cuatro cabinas habilitadas para la atención al público que, por cierto, en palabras del mismo testigo, “dejó mucho que desear”.

Decidió conducir 400 km para llegar a Mendoza por la segunda ruta alternativa: Paso Pehuenche. El paso fronterizo que conecta Talca con Malargüe estaba colapsado y sólo dos personas atendían a los cientos de viajeros que querían regresar a la provincia.

Finalmente, tras un viaje caótico, llegó a Mendoza a las 3 de la mañana del lunes. Treinta y cinco horas de viaje le demandó a esta familia poder regresar a su hogar, producto de los aludes que taparon la Ruta 7 entre Polvaredas y Uspallata este fin de semana.

Peralta destaca la “desidia” por parte de las autoridades al estar incomunicadas entre sí: “Es increíble la falta de comunicación entre Vialidad, Policía, Gendarmería. El Sistema Tetra no funcionaba, ya que hasta las mismas autoridades estaban sin comunicación en las radios”.

El Sistema Tetra-911 es un método de comunicación de emergencia en alta montaña, que comprende las zonas de Agua de las Avispas hasta la entrada al Túnel Internacional. El sistema pretende comunicar a Emergencias cualquier eventualidad.

alud | testimonio