La Universidad Nacional de San Luis aprobó el uso de lenguaje inclusivo

Se podrá utilizar en redacciones académicas y científicas y documentos administrativos.

La Universidad Nacional de San Luis aprobó el uso de lenguaje inclusivo

Foto: Revista Cabal

Sociedad

Letra "e"

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Télam

Publicado el 09 DE OCTUBRE DE 2020

El Consejo Superior de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) aprobó utilizar el lenguaje no sexista y libre de discriminaciones, “evitando los sesgos androcéntricos”, y amplió el alcance al habilitar el uso de lenguaje no binario en la redacción de textos científicos y académicos. La medida se tomó en la última sesión del Consejo Superior, en la que se hizo referencia a la adhesión de la UNSL a la Ley Micaela, según lo dispuesto por el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), que contempla la capacitación e inclusión de la perspectiva de género y tiene como antecedente fundamental las modificaciones realizadas por la Asamblea Universitaria en el Estatuto Universitario de la UNSL.

En ese contexto, se aprobó utilizar el lenguaje no sexista y libre de discriminaciones, evitando los sesgos androcéntricos, en la documentación de tipo administrativo en las diferentes dependencias de la universidad, según explicó en un comunicó el Rectorado. También se aprobó habilitar la utilización de lenguaje inclusivo y no binario en la redacción de textos científicos y académicos.

"Los estudiantes son los primeros demandantes del lenguaje inclusivo"

El debate sobre la aceptación o no del lenguaje inclusivo en las instituciones académicas es un hecho. El auge del feminismo y el replanteamiento en la forma de uso del lenguaje generó que en algunas Universidades Nacionales, se tome la decisión de empezar a utilizarlo, a aceptarlo.

Sobre la decisión, la responsable de las Políticas de Género de la Universidad y secretaria de Comunicación Institucional, Claudia Lobo, indicó que la Universidad “dio un paso muy significativo al aprobar la utilización del lenguaje no sexista e inclusivo, libre de discriminaciones”, y aclaró que la decisión “se enmarca en las políticas que la institución viene implementando desde su adhesión a la Ley Micaela y que tienden a un proceso de sensibilización de la comunidad universitaria en políticas de género”. “La norma permitirá que los distintos claustros puedan usar el lenguaje inclusivo en todo tipo de escritura”. Esto será “seguramente, un proceso gradual” y su utilización “será optativa”, dijo Lobo.

El Cuerpo Colegiado, constituido en Comisión de Interpretación y Reglamento, sostuvo que el lenguaje “es un proceso de construcción social, por ende dinámico, y que constituye una parte fundamental de identidad colectiva”, y afirmó: “Desde una perspectiva lingüística, es indudable la existencia del dinamismo de los fenómenos y que las sociedades van adoptando los cambios que surgen, reconfigurando el sistema lingüístico como parte primordial de los paradigmas sociales”.

Con esto, la UNSL se unió a otras instituciones del país que habilitaron el uso del lenguaje inclusivo: la Universidad Nacional de Río Negro tiene un estatuto no sexista desde 2017. En 2019, la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, la Universidad de Mar del Plata, la Universidad Nacional de Córdoba, la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Nacional de Rosario y Universidad Nacional de San Martín aceptaron el lenguaje inclusivo en producciones orales y escritas. A su vez, en enero de este año, la Universidad de Santa Cruz aprobó este uso.

Sin aval académico, el debate por el lenguaje inclusivo se tonifica

A pesar del empeño de los académicos por rechazar su uso o minimizar sus alcances, el lenguaje inclusivo se afianza en los intercambios coloquiales y se instala en organismos públicos como el Pami o la Universidad de Buenos Aires, (también en Facultades de la UNCUYO) pero a la vez que estos avances parecen empujar los argumentos para avalar su aceptación también instalan el riesgo de transformarlo en un gesto de corrección política sin impacto para corregir las desigualdades de género.

sociedad universidad nacional de san luis universidades educación lenguaje inclusivo