Las “cosquillitas en la panza” de Quintero por volver a jugar

El “héroe de Madrid” vuelve a la cancha y lo hará en Mendoza, luego de recuperarse de una rotura del ligamento cruzado. En su llegada a la provincia, dialogó con Unidiversidad.

Las "cosquillitas en la panza" de Quintero por volver a jugar

El colombiano estará en el banco de suplentes de River tras siete meses de recuperación por la rotura del ligamento cruzado. Foto: Unidiversidad

Deportes

Fútbol

Unidiversidad

Por Santiago Serrano / Unidiversidad

Publicado el 11 DE OCTUBRE DE 2019

El colombiano Juan Fernando Quintero necesitó de mucha paciencia durante los últimos meses. Es que, probablemente, la rotura del ligamento cruzado sea la lesión más complicada por la que tenga que atravesar un futbolista. Tiene varias etapas: la asimilación de la noticia es la primera, un momento para nada sencillo. Luego viene la fase de la operación y el comienzo de la recuperación, a través de trabajos de kinesiología y fortalecimiento en el gimnasio. Al final, cuando el futbolista se calza los botines, necesita luchar contra la ansiedad y el miedo a volver a lesionarse: mejor que volver rápido es volver bien.

Quizás esta visita a Mendoza sea un punto de inflexión en la carrera de Quintero: luego de estar siete meses alejado de las canchas, volverá a vestirse como jugador y con grandes probabilidades de ingresar en un partido importante de copa. Si Marcelo Gallardo lo dispone –y las circunstancias del partido lo permiten–, jugará unos minutos ante Almagro, en el Malvinas Argentinas, por los cuartos de final de la Copa Argentina.

Esa posibilidad de entrar a la cancha se reflejó en su entusiasmo apenas puso un pie en el hotel donde River espera el partido. Con una elocuente sonrisa, se sacó fotos con los hinchas durante un largo rato y tuvo una buena predisposición para hablar con la prensa.

El primer tema que tocó el colombiano fue cómo se siente físicamente para el posible regreso; sin titubear, aseguró que está “9 puntos” y con “muchas ganas de volver” a estar en una cancha. La posibilidad podría ser esta noche, a las 20.30, cuando River enfrente a Almagro por los cuartos de final de la Copa Argentina, en el estadio Malvinas Argentinas.

Luego, visiblemente feliz por la convocatoria de Gallardo, dejó ver sus emociones: "Estoy muy contento, va a ser un día especial para mí y lo estoy disfrutando. No hay ningún motivo para estar triste. Las lesiones son cosas del fútbol y, gracias a Dios, nunca me sentí solo durante la recuperación. Tuve la compañía de mi familia, los compañeros, el cuerpo técnico, los médicos y mi mentalidad".

En ese sentido, el crack cafetero aseguró que también fue un momento especial cuando el Muñeco le comunicó que viajaría a Mendoza con el resto del equipo: "Sentí cosquillitas en la panza, como sentiría cualquiera que ama el fútbol. Si me citaron para este partido es porque me vieron bien. De peso estoy igual. Sigo la dieta. No soy vegano, pero sigo una dieta y noté un cambio en mi cuerpo. Averigüen bien, que les va a servir", les dijo a los periodistas que lo rodeaban, riéndose.

Tras varios meses de kinesiología, gimnasio, ejercicios de fortalecimiento y trabajos de rehabilitación, el enganche volvió a trotar a fines de junio, tomó contacto con la pelota a mediados de julio y a comienzos de septiembre ya pudo volver a realizar tareas tácticas y técnicas con el plantel. Así, y después de encontrar su mejor versión física, vendrá la etapa de sumar minutos en partidos oficiales.

Esta será su primera prueba oficial y deberá pasarla como corresponde. Pero, en su horizonte, aunque no lo diga, aparece Boca, otra vez: la revancha de las semifinales de la Copa, el 22 de noviembre en la Bombonera. Este medio le consultó sobre la posibilidad de que juegue ese partido y el colombiano no quiso aventurarse: “Claro que me gustaría estar en ese partido, pero no hay que adelantarse a los hechos. La realidad es que vengo de una lesión y voy paso a paso”.

Como salió el tema Boca, no faltó quien le recordara aquel gol en la final de la Copa Libertadores en el Bernabéu: "Me siento muy orgulloso, pero todos fuimos parte de esa Copa. La Libertadores es parte de la historia del club y gracias a Dios pude ser parte de ella”.

El mediocampista recibió el alta médica el pasado 23 de septiembre. Gallardo será cauteloso con la cantidad de minutos que tendrá Quintero en este retorno: quiere llevarlo de a poco, para que agarre confianza con su físico y logre el ritmo que demanda la primera división. El último partido de Quintero fue el 13 de marzo en el duelo ante Independiente, cuando tuvo que dejar el campo a los 13 minutos del segundo tiempo por la rotura del ligamento anterior de su rodilla izquierda. Hasta este viernes en Mendoza.

deporte copa argentina river almagro juanfer quintero mendoza 2019