Meca de Dinosaurios: nueva generación potencia el trabajo paleontológico de investigación

Una explosión de descubrimientos y publicaciones se dio en los últimos años. Cómo es el trabajo de los científicos y científicas de Mendoza.

Meca de Dinosaurios: nueva generación potencia el trabajo paleontológico de investigación

El equipo de trabajo del Laboratorio y Museo de Dinosaurios. Gentileza: María Belén Tomaselli

Sociedad Unidiversidad Dinosaurios / por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 26 DE ABRIL 2021

La fascinación por los dinosaurios suele comenzar en la infancia. Películas como Jurassic Park o Dinosaurios se entrecruzan con el mundo del marketing y las noticias sobre nuevos descubrimientos. En este sentido, Argentina en general y Mendoza en particular son una meca de hallazgos de dinosaurios, como el Notocolossus, descubierto en Malargüe por el equipo de paleontólogos y paleontólogas de la UNCUYO y Conicet. Leonardo Ortiz David y María Belén Tomaselli son parte del equipo local de Paleobiología que busca el rastro de dinosaurios.

“Desde chico me gustó la paleontología y creo que es algo común en todos los chicos esa fascinación por los dinosaurios. En mi caso, la vocación siempre estuvo muy marcada. Me gustaba la biología en general, tanto es así que yo pedía para los cumpleaños que me regalaran un diccionario con imágenes de animales, de biología o una enciclopedia de dinosaurios. Eso era lo que yo quería ver, leer, conocer los nombres de dinosaurios y dónde se encontraron. Yo me acuerdo, de chico, de las ganas de aprender sobre estos temas para después contarles a mis amiguitos. Me comía las enciclopedias que había en mi casa”, recordó Leonardo Ortiz David (36), estudiante de Posdoctorado, a Unidiversidad.

Leonardo comenzó sus estudios en Biología en 2001 y, de manera autodidacta a sus 20 años, empezó a investigar en zonas con fósiles de El Challao. Conoció al investigador y especialista en saurópodos Bernardo González Riga y empezó a trabajar con él en los inicios del Laboratorio y Museo de Dinosaurios de la Facultad de Ciencias Exactas. En sus tesis de licenciatura y doctoral, abrió nuevas líneas de investigación en el ámbito paleontológico.

“La primera campaña al campo que hice fue en 2008. En mi tesis de licenciatura, descubrí un dinosaurio nuevo, el cuarto herbívoro de Mendoza, que fue publicado en 2014. El dinosaurio en sí fue importante por el intervalo temporal en el cual estaba ubicado, porque viene a completar un bache. En mi tesis doctoral, seguí trabajando con los herbívoros y apareció en una de nuestras excavaciones un material extraño que pertenece a un reptil volador. Ahí empecé a hacer mi tesis doctoral en pterosaurios, una línea nueva para analizar”, comentó Ortiz David.

Foto: réplica de un pterosaurio.

Se considera que nuestro territorio es una meca de dinosaurios debido a los extensos afloramientos en donde se expone la roca, con la presencia de un clima árido. Esto se suma al precedente histórico paleontológico, que ha sido pionero en América Latina por más de 200 años. En este contexto, los titanosaurios también fueron particularmente abundantes. De unas 80 especies que se conocen en el mundo, en Argentina se han descubierto 41 especies, 11 en Brasil, 1 en Ecuador y 2 en Chile.

“En Argentina tenemos un caudal impresionante de paleontólogos y existen unos treinta especialistas en dinosaurios. Este es un número grande, comparado con otros países donde tal vez haya tres. Además, tenemos una generación nueva de paleontólogos y paleontólogas que trabajan en equipo y eso hace que se generen más investigaciones y hallazgos”, mencionó Bernardo González Riga, director del Laboratorio y Museo de Dinosaurios e Investigador del Conicet.

 

Las huellas de los dinosaurios

María Belén Tomaselli (35) fue parte del grupo que no buscaba descubrir dinosaurios en la infancia. Su principal interés era conocer y cuidar a los animales; por este motivo, hasta su secundaria, estaba convencida de que debía estudiar veterinaria. Sin embargo, luego de su orientación vocacional, comenzó a estudiar Biología.

“Yo no soy la persona que de chica quería estudiar Paleontología, en realidad nunca me lo había planteado. En general, las personas que estudian esto de chicos tenían revistas, muñecos y dibujos de dinosaurios, pero yo no. A mí me gustaban los animales, por eso le preguntaba a mi mamá qué tenía que estudiar, y ella me explicó que lo más parecido a mis intereses era veterinaria. Después me di cuenta de que mi interés era la Biología y me enamoré de la docencia”, describió la estudiante de doctorado.

Foto: Nidaje fosilizado de dinosaurios

La investigadora inició su tesis de licenciatura acerca del polen, pero, luego de una charla con el profesor González Riga, se dio cuenta de que su tesis debía ser sobre animales, específicamente sobre etología (comportamiento animal). González Riga le propuso trabajar sobre el comportamiento o las huellas de los dinosaurios y Tomaselli quedó impactada. Así comenzó su camino en la paleontología: “Él me dijo que se podía conocer el comportamiento de los dinosaurios a través de las huellas y a eso me dedico hoy”.

“Trabajo en el Parque Cretácico de Huellas de Dinosaurio, en Malargüe, y a través de las trazas fósiles, como son las huellas propiamente dichas, el excremento fosilizado, los grupos de nidos, cuevas o madrigueras, podemos identificar al productor y su comportamiento, porque nos habla del animal vivo. Encontramos, por ejemplo, una gran cantidad de huellas que están en paralelo y eso nos hace dar cuenta de que había un desplazamiento en grupo. También podemos saber a qué velocidad se desplazaba, con qué tipo de paso, cuál era el tamaño aproximado, entre otras características”, explicó Tomaselli, que fue partícipe de los descubrimientos de dinosaurios en Sur provincial.

La investigadora remarcó que son pocas las personas que se dedican al estudio de los dinosaurios en Mendoza. “Somos los que estamos en el laboratorio, pero la provincia es una meca en dinosaurios. Muchos no saben que en Argentina, y acá en Mendoza, tenemos un patrimonio paleontológico tan amplio, tan extenso. Por eso le digo a quienes quieran estudiar que se animen. A veces los tiempos que demanda la carrera universitaria se mezclan con los trabajos y se van atrasando, pero todo es experiencia que suma y, si realmente les gusta, no pierdan la esperanza en ningún momento”, concluyó Tomaselli.