Mendoza rugió con Los Pumas

La provincia volvió a recibir al elenco nacional en un Malvinas Argentinas que fue una fiesta. A pesar del resultado adverso, el estadio lució repleto y vitoreó a un equipo que se siente cómodo en nuestras tierras.

Mendoza rugió con Los Pumas

Los Pumas fueron muy bien recibidos en Mendoza. | Foto: Reuters.

Deportes Radio U El Suplementario / Rugby / / Publicado el 09 DE OCTUBRE 2017

Mendoza está cada vez más emparejada con los eventos deportivos de gran impacto a nivel nacional. Las Leonas ganando el Champions Trophy, el Seleccionado de Fútbol, con Messi a la cabeza, o el Argentino de Selecciones de Futsal han posicionado a nuestra provincia como una gran plaza para el deporte, y Los Pumas no son ajenos a esta realidad. 

El seleccionado de rugby fue recibido de la mejor manera por el gigante de cemento enclavado en el corazón del parque General San Martín. Desde temprano muchos fueron los simpatizantes que le dieron color y calor a un Malvinas presentado de gran manera, tal como la situación lo exigía. Camisetas de clubes locales y de provincias vecinas fueron decorando las tribunas de un estadio que se estremeció hasta su punto máximo al momento de entonar las estrofas del himno nacional, sello Puma, que puede gustar más o menos, pero que sin dudas emociona. 

Desde lo deportivo los Wallabies fueron superiores a un equipo que parece no encontrar el rumbo. Desde lo mental, desde lo estratégico y desde la experiencia los australianos se impusieron con el correr de los minutos, dejando a las claras que si bien Argentina creció y logró achicar la brecha con las súper potencias, aún las diferencias gruesas son sustanciales. 

El público acompañó a Los Pumas y estuvo cerca de sus ídolos desde el calor de los aplausos y los reconocimientos. Agustín Creevy, el capitán y referente del equipo, fue ovacionado al momento de ser reemplazado en la segunda etapa, mientras que el crédito local, Gonzalo Bertranou, también se llevó las miradas de la noche cuando ingresó en lugar de Martín Landajo, otro de los referentes. 

La parte negativa de la jornada estuvo ligada directamente a las vías de evacuación de las adyacencias del estadio. Embotellamientos en todas las arterías y demoras de más de 90 minutos para abandonar el Parque fueron la nota negra de la noche. 

Los Pumas volvieron a pasar por Mendoza, reafirmado que la relación es estrecha, y que nuestra provincia tiene un vínculo directo de amor con el mundo ovalado.  La tierra del sol y el buen vino volvió a demostrar que por capacidad, infraestructura y calor popular, y mejorando algunas falencias, puede albergar grandes eventos ¿Será el turno de los Jaguares y el Súper Rugby? ¿Es descabellado soñar con los All Blacks en nuestra provincia? Sin dudas que no, mientras tanto Mendoza muestra credenciales, que fueron más validas que nunca.