¿Qué tiene que ver la basura con el cambio climático?

El autor es licenciado en Geografía y doctor en Ciencias Naturales. Además, es el responsable del Programa de Residuos del Instituto de Ciencias Ambientales de la UNCUYO.

¿Qué tiene que ver la basura con el cambio climático?

Universidad Unidiversidad Cambio climático / por Peter Thomas / Publicado el 27 DE SEPTIEMBRE 2015

En el Gran Mendoza producimos 350 kilos de basura por persona cada año, o, lo que es más evidente, entre 100 y 150 camiones de basura por día. Los residuos terminan en basurales a cielo abierto y, en el mejor de los casos, en vertederos controlados. Cuando avanza la descomposición biológica, la basura orgánica emite metano, un gas de efecto invernadero 21 veces más reactivo que el CO2 en relación al cambio climático.

La falta de la gestión y de tratamiento adecuado de los residuos sólidos urbanos (RSU) contribuye entonces al cambio climático, la contaminación del aire, de nuestros suelos y los acuíferos.

Una gestión integral adecuada de los residuos y la recuperación de materiales reciclables ayudan en forma directa a la reducción de los gases de efecto invernadero y otras emisiones, ya que el reciclaje logra reemplazar materia prima virgen como agua, celulosa, minerales, petróleo por materia prima recuperada. La cadena de producción de nuevos productos entonces es más corta y consume menos recursos: hablamos de agua, energía, petróleo, productos de cultivos, caminos de transporte, mano de obra.
 

¿Qué puedo hacer yo como persona?

¡Un montón! Aunque seas principiante en el tema, como consumidor responsable, participás en proteger el clima. Por ejemplo, podés utilizar productos y bebidas locales, lo que acorta caminos en la cadena de la producción y el consumo, y evita emisiones de gases y basura.

Como principiante, separá los envases de bebidas en vidrio, plástico, lata, tetra y depositalos por separado en el canasto de residuos de tu casa. Como avanzado, comprá bebidas en envases reutilizables y reciclables. Como campeón, el agua de la canilla de tu casa es de excelente calidad y potable: usala, saborizala. También podés buscar bebidas de la producción biológica en tiendas dietéticas y ferias orgánicas.

También se puede comprar menos pero de mejor calidad, para ahorrar recursos naturales y energía. Al ir de compras, hay que llevar bolsas propias y reutilizables, y rechazar las bolsas de plástico en los comercios. Como avanzado, comprá ropa de calidad que te dure más y finalmente economices. Como campeón, andá a comprar sin el auto y preferí bio-productos en tu alimentación.

Otra cosa que es muy valiosa es aprovechar y agradecer el servicio de los recuperadores urbanos que retiran tus residuos reciclables desde tu casa.