Voto sin retiro: tienen más de 70 años y no piensan dejar el cuarto oscuro

“Voy a votar mientras esté vivo”, dice un jubilado de 88 años. "Me nace de adentro cumplir”, dice una mujer de 80 que recuerda y revalida el voto femenino.

Voto sin retiro: tienen más de 70 años y no piensan dejar el cuarto oscuro

Foto: Unidiversidad / Ariella Pientro

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad/ Ernesto Gutiérrez / Publicado el 09 DE JUNIO 2019

Ya sea por el frío o porque les gusta votar de tarde, muchos mendocinos decidieron quedarse en sus camas estas PASO durante la mañana. Sin embargo, nuestros abuelos se levantaron bien temprano para emitir su voto. Aunque por ley no están obligados a sufragar, porque ya pasaron la barrera de los 70, fueron muchos los que no se perdieron la oportunidad y dijeron presente en estas elecciones.

A primera hora, el silencio de la mañana apenas se rompió con los pasos lentos de Eliseo Menotti, que bordeaban la vereda de la calle Coronel Dorrego, de Guaymallén. A sus 88 años, este jubilado se presentó en la Escuela Rafael Obligado, nada lo detuvo.

“Mientras esté vivo voy a votar siempre", contó a Unidiversidad. Es de los que cree que votar va a generar algún cambio en la sociedad. "El país no está como quieren todos los argentinos, y menos los jubilados", respondió ante la pregunta sobre por qué sigue yendo a votar.  De todas maneras, con un ánimo que contagia y una sonrisa de nene, se negó a contar a quién eligió. "Es secreto", dijo.

Por la misma puerta ancha por la que entró Menotti, se dibujó la silueta de Norma de Castellano quien a sus 80 años también vino a votar: "Me nace de adentro cumplir y saber a quién vamos a tener arriba para que nos gobierne. La verdad es que voy a votar porque me gusta la política, siempre me gustó, leo mucho sobre la realidad del país y sobre las finanzas", dijo Norma.

"Cuando era chica, mi papá nos llevaba, a mi hermana y a mí, a reuniones políticas", relató Castellano, que votó por primera vez en noviembre de 1951, cuando las mujeres fueron incorporadas en los padrones electorales.

Por último, esta mujer, nieta de españoles y una ardua trabajadora que se desempeñó en la administración de escuelas de danzas y teatro hasta los 65 años, afirmó: "Mientras pueda caminar, voy a ir a votar".

(Foto: Unidiversidad/ Ariella Pientro)

En tanto, en la escuela República del Perú, de Godoy Cruz, Catalina Fernández, otra abuela de 80 años, llegaba feliz al cuarto oscuro.

Detrás de Catalina, arribaban Martina y Vicente tomados del brazo. Oriundos de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, llegaron a nuestra provincia allá por el año 75, enamorados de Mendoza decidieron quedarse. Llevan 62 años de matrimonio y paciencia. Aunque reconocen que tienen "problemitas" para oír, no tienen reparos en hacer el esfuerzo y contestar. Martina y sus ojos azules hablan por ella y por Vicente.

"Me interesa la situación del país, creo que con mi voto puedo contribuir para que las cosas mejoren, de acuerdo con mi visión", expresó quien también votó en 1951 por primera vez y cuya "mayor preocupación es la educación".

Otro ejemplo es el de Marcelino Vicencio, de 85 años, vecino de Ciudad, escritor, pintor y doctor en Química. "Votar es una obligación moral. No podría no ir", aseguró.

"Tenemos que votar porque hay que elegir la gente que nos va a representar; yo formo parte del pueblo y también soy responsable de los gobernantes que tenemos. entonces, ¿cómo no voy a votar, aunque sea mayor de 70 años?", agregó tras manifestar su preocupación por "la educación, la seguridad, la salud, la vivienda y, principalmente, por la pobreza".

En otra línea, Mario Romero, de valerosos 96 años, sostuvo: "Siempre voté, salvo cuando hice el servicio militar, que en ese momento fueron las elecciones en las que ganó Juan Domingo Perón, en febrero de 1946, y que como soldado tuve que custodiar las urnas”.

Además, recordó  cuando su mujer, en 1948, realizó su primera elección como ciudadana. En ese momento, él vivía en Caucete, San Juan, la primera provincia en reconocer el derecho de voto a la mujer. “Mi mujer estaba muy contenta, lo recuerdo muy bien. Es importante que la gente lo haga a conciencia, es una forma de comprometerse con el país".

Asimismo, Eliseo Dascanio, otro octogenario que vive en Guaymallén, también emitió su voto: "Siempre me gustó la política", dijo.

Este hombre, que trabajó 30 años en la administración, defendió su "derecho como ciudadano" para sufragar y recordó que votó por primera vez en las elecciones de 1948. "Estoy bien mentalmente y puedo votar", porque considera que es su responsabilidad como ciudadano y es una obligación moral.

Finalmente, en esta recorrida llena de ejemplos de lo que significa cumplir con el deber cívico, Elena Ruiz, de 73 años, manifestó "Siempre voté".

Elena, quien trabajó toda su vida y fue maquilladora, afirmó que volverá a votar nuevamente.