Conferencias de prensa: ¿Chicana en la pelea, recurso válido, o qué?

El programa de Lanata en Canal 13, incluyó un segmento en el que muchos periodistas exigían que la Presidenta organice conferencias de prensa. Periodistas mendocinos coinciden que estas instancias son importantes pero no el único elemento para el periodismo. Imperdibles opiniones.

 Conferencias de prensa: ¿Chicana en la pelea, recurso válido, o qué?

Foto: web

Sociedad Unidiversidad por Natalia Bulacio / Publicado el 18 DE MAYO 2012

¿Qué es una conferencia de prensa? Es un acto informativo convocado por un organismo o entidad al que están invitados los medios de comunicación para que informen de lo que allí suceda, dice el portal de internet Wikipedia.

Los temas que se tratan en las ruedas de prensa son variados y dependen de los intereses –más o menos nobles-de los organizadores. Cuando el o la periodista acude a la rueda de prensa sabe de antemano el tema a desarrollar y en muchas ocasiones se le entrega por escrito un resumen con el contenido de lo dicho por los funcionarios. Pero acaso ¿esta instancia es vital, necesaria, imposible, sumatoria, única, múltiple? ¿Por qué  el pedido de conferencias de prensa se ha levantado como bandera de reclamo?

La edición de domingo 13 de mayo del programa de Jorge Lanata en Canal 13, incluyó un segmento en el que el periodista invitó a colegas de otros medios para exigir que la presidenta Cristina Fernández organice conferencias de prensa. Participaron figuras como Magdalena Ruiz Guiñazú, Fernando Bravo, Joaquín Morales Solá, Nelson Castro y Marcelo Longobardi, entre otros.

“¡Queremos preguntar!” fue la premisa de aglutinamiento de los periodistas. El conductor convocó a un centenar de colegas de distintos medios gráficos, radiales y televisivos que aparecieron con pancartas para pedir que el Ejecutivo Nacional permita que los periodistas ¨puedan preguntar¨.

A propósito de este programa  televisivo, el diputado nacional Gerardo Milman, autor del proyecto de ley que obliga a los ministros del Poder Ejecutivo a brindar conferencias de prensa de manera sistemática, se mostró de acuerdo con ese reclamo de los periodistas y sostuvo que “hace tiempo que sostengo la necesidad de brindar conferencias de prensa, el Estado debe salvaguardar el derecho a la información”.

Su proyecto consiste en realizar consultas  de los medios cada 15 días. “Nuestra propuesta es que los ministros realicen conferencias cada quince días y se extiendan por el lapso de una hora. Los primeros veinte minutos para la exposición del funcionario, y un mínimo de cuarenta para las preguntas de los periodistas”, recalcó el diputado.

N U Digital habló con periodistas de distintos medios locales. Si bien coincidieron en que  las conferencias son espacios válidos para la obtención de la información, no es la única técnica de la que se vale un periodista para elaborar una investigación. Tampoco ignoran el escenario coyuntural de tensión  con el Gobierno Nacional, en que se desarrolló el programa de Jorge Lanata.

Entonces, ¿A quién le sirve la conferencia de prensa? ¿A los asistentes o a los organizadores? ¿Se busca preguntar lo que le interesa a la gente o lo que el Director del Medio mande? Se afecta el derecho de la información de los ciudadanos? ¿Fue interesante la jugada de Lanata?¿ Fue efectivo mostrar a Morales Solá o a Marcelo Longobardi como emblemas de la democracia?

Aquí los periodistas, y sus opiniones:

Daniel Peralta (Diario Los Andes)

Las conferencias de prensa pueden ser buenas, pero la verdad es que nos quedamos en la mera “pregunta-respuesta” y la respuesta es siempre lo que la persona convocante quiere decir.
Yo rara vez pregunto en conferencia de prensa, porque me aburren y me parece que el interrogado cuenta con todas las prerrogativas.

Lo podés incomodar, lo podés obligar a hablar de lo que el periodista quiere hablar, pero a los efectos de la investigación periodística (en profundidad y de verdad) una conferencia de prensa no es relevante.

Es el libre acceso a expedientes, a documentación, lo que permite el desarrollo de la investigación periodística.

Javier Polvani (Diario UNO)

Creo que tienen que haber conferencias de prensa. Pero sé que el tema está planteado en el territorio de la guerra del kirchnerismo con Clarín. Yo no tengo nada que ver con eso.

 No creo que sea un problema para los periodistas que Cristina no de conferencias de prensa. 

 No conozco a ningún periodista despedido o defraudado de su profesión porque un funcionario no da conferencias de prensa. Tendrían que darlas. Pero -creo- el derecho a la información es de los ciudadanos, no de los periodistas y menos de los dueños de los medios. 

  Pablo Icardi (Diario on line MDZ)

Son importantes las Conferencias de prensa, pero más es garantizar el acceso a la información y saber usar herramientas para prescindir del “declaracionismo”.

Los funcionarios están obligados a hablar, a dar explicaciones. Pero no es el principal problema del periodismo.

¿Cuántos casos de corrupción se descubrieron en una conferencia de prensa?

Estoy de acuerdo con que debe exigirse que haya conferencias de prensa. Pero es lo más aburrido y menos periodístico de hacer periodismo. Y para muchos es la excusa para no buscar los datos donde están.

Ernesto Espeche (Radio Nacional Mendoza)

Las conferencias de prensa es sólo una modalidad del amplio abanico de estrategias de comunicación que deben garantizar el derecho ciudadano a estar informados. De hecho, los intereses ideológicos de los medios de comunicación tira por tierra toda pretensión de neutralidad informativa. No son nexos asépticos entre los funcionarios y la población, son actores políticos de gran peso en la orientación de la opinión pública.

Interpretan la realidad desde su perspectiva política; el problema está en que muchos lo hacen ocultando sus posicionamientos. Desde esta perspectiva, no son un contralor del poder, son parte del poder.

 La exigencia de que se sistematicen conferencias de prensa de funcionarios nacionales no puede ser pensada como una ampliación de la libertad de expresión, sino como un intento de consolidar la construcción mítica que los presenta  a los medios como neutrales.

En el programa de Lanata había muchos lobistas que sostuvieron a aquel menemismo, representantes de las corporaciones mediáticas que son, de hecho, las principales barreras para una efectiva democratización de la comunicación. Son enemigos del proyecto que conduce la Presidenta y desde allí se agrupan porque el rumbo actual toca sus intereses, que no son los intereses de los argentinos. Me dio vergüenza ajena esa puesta en escena, fue patético como los adalides del establishment, que defendieron dictaduras o apoyaron la entrega menemista se presentaban como los custodios de la democracia.

 El gobierno habla por sus actos de gestión. Ellos y nosotros, desde nuestro rol de periodistas, debemos interpretarlos desde la honestidad intelectual que conlleva la explicitación de nuestro posicionamiento editorial.

 

 

 

conferencias de prensa | periodistas | lanata