Alieda, el feminismo y la educación popular

María Rosa Goldar, de la Fundación Ecuménica de Cuyo, rescata la figura y la trayectoria de Alieda Verhoeven, una de las mujeres que más activamente protagonizaron el gran debate sobre el feminismo a comienzos de la democracia. Y recuerda cómo su quehacer en el Grupo Ecuménico de Mujeres marcó un espíritu de trabajo entre muchas luchadoras que apuestan a la Educación popular.  

Alieda, el feminismo y la educación popular

Alieda Verhoeven junto a Paulo Freire

Sociedad Unidiversidad por María Rosa Goldar (Fundación Ecuménica de Cuyo) / Publicado el 12 DE ABRIL 2013


Durante la década de los 80 en Argentina, al igual que en varios países de América Latina, se hizo extensivo un rico debate acerca de los puntos de encuentro y de desencuentro entre el feminismo y la educación popular. Tributario de las luchas de las mujeres por lograr igualdad de derechos entre varones y mujeres en el seno de sociedades patriarcales, el feminismo comenzó a constituir una vertiente de pensamiento y acción al que comenzaron a adherir numerosas mujeres de nuestras latitudes, comprometidas en las luchas populares; muchas de ellas, además, saliendo de los exilios internos y externos, de la prisión política y de tantas otras formas que tomaron el silenciamiento y la persecución durante las dictaduras militares.

A su vez, muchas organizaciones de educación popular, algunas de las cuales tenían sus raíces en las acciones políticas y organizativas de las décadas de los 60 y 70, comenzaban o retomaban el desarrollo de experiencias y procesos educativos y organizativos en el seno de los movimientos y organizaciones populares con mujeres de estos sectores. Entonces, el debate se abría en torno a si era la desigualdad de clase o la desigualdad de género la que atravesaba como “contradicción principal” y/o como condición básica la vida de las mujeres de sectores populares.

En Mendoza (y luego en Argentina y América Latina) Alieda Verhoeven fue una de quienes más activamente –desde su quehacer en el Grupo Ecuménico de Mujeres (GEM)– y en debate con las compañeras que hacían educación popular, todas en la Fundación Ecuménica de Cuyo, protagonizó esta discusión. Por supuesto, no fue solo un debate de ideas, sino fundamentalmente un “decir” desde las prácticas junto a mujeres de distintos barrios de Mendoza. Así, los Encuentros de Mujeres Pobladoras en Mendoza (desde la Fundación Ecuménica de Cuyo, con la animación del Programa Mujeres Pobladoras) y, luego, los Encuentros Nacionales de Mujeres Pobladoras de la Mesa Mujeres de Confluencia (Red Nacional de ONG de Educación Popular) surgieron, fueron animados y se desarrollaban bajo estos profundos debates en los que la presencia, talante, lucidez, vehemencia y fuerza de Alieda dejaron su impronta.

Las nuevas generaciones de mujeres educadoras populares y feministas, no encontramos hoy divergencias entre estas dos vertientes de acción política, porque aprendimos colectivamente que, en la vida cotidiana de las mujeres, se expresan compleja y contradictoriamente una multiplicidad de fuentes de subordinación, a las cuales tenemos que enfrentarnos desde la acción colectiva. Sin duda, en estos avances, la voz y la presencia de Alieda marcaron un punto de inflexión insoslayable y que hoy queremos rescatar.

alieda | género | educación popular | ecumenismo