Cada vez más cerca de convertirse en ley

Luego del tratamiento y la aprobación en la Cámara de Diputados, el proyecto que busca legalizar el aborto deberá tratarse en el Senado, donde todo indica que los votos a favor serían mayoría.

Cada vez más cerca de convertirse en ley

Foto ilustrativa tomada de senado.gov.ar

Universidad Edición U #29 - De tabú a trending topic / por Milagros Martín Varela / Publicado el 24 DE JUNIO 2018

El proyecto de ley que se aprobó en la Cámara de Diputados el pasado 14 de junio en el Congreso de la Nación y que tiene como objetivo legalizar la interrupción voluntaria del embarazo, ahora deberá ser tratado en el Senado. A pesar de que se esperaba más resistencia en la Cámara Alta, hasta los últimos días el Senado se ha dividido en casi tres partes iguales: aquellos legisladores que votarán en contra, los indecisos y los que acompañarán la legislación, con una pequeña ventaja de estos últimos.

En total, el Senado está integrado por 71 legisladores, además de la presidenta de esa cámara y vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti.

El 23 de febrero trascendió en los medios que el presidente Mauricio Macri, había “habilitado” al Congreso para debatir un proyecto para legalizar el aborto. En ese momento, la sensación general fue que la iniciativa sería rechazada en Diputados. Con el correr de los días y luego de un mes de audiencias en Comisiones, la esperanza creció, muchos legisladores de la Cámara Baja reflexionaron y modificaron sus posturas acerca del tema, por lo que finalmente hubo sanción inicial.

Se espera que en el Senado se trate de aquí a un mes; es decir, a mediados de julio, luego de dos o tres semanas de audiencias. Tal y como sucedió con Diputados, también está la expectativa de que algunos senadores cambien de postura resistente al proyecto y transformen el proyecto en ley.

En ambas cámaras este ha sido un debate que ha dividido aguas en todos los bloques y todas las líneas políticas que integran el Congreso. El único partido que ha sostenido el tema en su agenda desde hace años ha sido el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT).

Fue en una histórica sesión en el recinto del Congreso, que duró casi 24 horas con vigilias y movilizaciones en las calles de distintos puntos del país, en la que diputados y diputadas nacionales definieron la sanción inicial al proyecto de ley que busca despenalizar y legalizar la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

 

De tabú a trending topic

A favor o en contra, nadie se quedó afuera de la discusión por el aborto legal, seguro y gratuito, un tema que se instaló en la opinión pública y modificó para siempre el paradigma del debate en la Argentina.

universidad | edición u 29 | aborto legal


Las senadoras mendocinas, a favor

Tanto Anabel Fernández Sagasti, del bloque Frente para la Victoria - Partido Justicialista (FpV - PJ), como la radical Pamela Verasay, del interbloque Cambiemos, ya han manifestado públicamente que votarán a favor de la legalización del aborto. De hecho, en el caso de Fernández Sagasti, el bloque al que pertenece anticipó que -en su totalidad- acompañarán la aprobación del proyecto IVE, aunque durante los dos períodos de presidencia de Cristina Fernández -quien ahora integra esa agrupación como senadora- se rechazó el tratamiento de otros seis proyectos con el mismo objetivo. El primero había sido presentado en 2007.

Cobos y otro voto “no positivo”

Por su parte, el tercer senador mendocino y ex vicepresidente de la Nación, Julio Cobos -copartidario de Verasay-, ya ha dejado en claro desde su mandato como gobernador de Mendoza que no está de acuerdo con la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Su postura es que Argentina es un país con muchos avances en materia de educación sexual y métodos anticonceptivos, por lo que hay que limitarse al aborto no punible contemplado en el Código Penal (CP). Sin embargo, en 2006, cuando gobernaba la provincia a la que hoy representa como senador nacional, no permitió que una joven discapacitada que había quedado embarazada por una violación pudiera acceder a la interrupción legal del embarazo, aún siendo por una causal establecida en el CP. Fue sólo cuando la Suprema Corte de Justicia falló a favor de ella que la mujer pudo acceder a ese derecho.