Contra viento y marea

Los elencos de la UNCUYO en pleno, dirigidos por Vilma Rúpolo y acompañados por la Orquesta Sinfónica de Mendoza, comandada por el brasileño Manfredo Schmiedt , se sobrepusieron a las inclemencias e interpretaron, el domingo, la célebre ópera Carmina Burana ante una audiencia ávida de armonía. Si bien el espectáculo no pudo culminar, el valiente público alcanzó a deleitarse con la mayor parte del exquisito montaje.

Contra viento y marea

El espectáculo se llevó a cabo en el Prado Gaucho del parque General San Martín. Fotos: Axel Lloret

Cultura Unidiversidad por Emma Saccavino / Publicado el 16 DE DICIEMBRE 2013


Oh Fortuna, como la luna / variable de estado, siempre creces o decreces; / ¡Qué vida tan detestable! / ahora oprime / después alivia/ como un juego, a la pobreza y al poder/ lo derritió como al hielo. Los versos iniciales del poema goliardo que abre la cantata escénica Carmina Burana resonaron al son del fuerte viento que se cernió sobre el Parque General San Martín el domingo por la noche.

La Fortuna, “cuyas veleidades cambian como el aspecto de la luna y tiene sometido al hombre bajo su yugo”, uno de los ejes conceptuales de la obra del alemán Carl Orff, trascendió el ámbito de la ficción y puso en vilo a los organizadores del evento, por un lado, y al equipo del canal universitario Señal U, que ensayaban su primera televisación en vivo, por otro.

¿Qué pasó? El sábado la lluvia espantó en diez minutos a la nutridísima concurrencia que esperaba con ansias el espectáculo y claro, el show quedó trunco. Con las expectativas renovadas, público, organizadores y artistas acudieron el domingo a la función reprogramada. El estruendoso viento –que obligó a setear los micrófonos sobre la marcha porque se colaba en el sonido– y la inminente tormenta estaban ahí, otra vez al acecho. 





Actuaron además los coros de la Universidad y la Orquesta Sinfónica.



Señal U, el canal digital de la Universidad, que se ve por el canal 30 de la Televisión Digital Abierta, registró el espectáculo y luego lo transmitirá por su pantalla.


Pero, como se sostiene en el ámbito espectacular, "the show must go on". Manfredo Schmiedt, el maestro brasileño invitado especialmente para la ocasión, encendió el show con su batuta. Los cuadros de la puesta de Vilma Rúpolo, armoniosa mixtura clásica y contemporánea en las dimensiones visual y poética, por momentos más dark, por momentos más luminosa y naif, se sucedieron con fluidez e impactaron en el público, que acompañó con fervor y cuidada atención el ensamblaje de todos los elencos artísticos de la Universidad.

Los tres coros –dispuestos en dos gradas en los laterales del escenario–, el ballet y la compañía teatral, engranajes de la maquinaria escénica de Rúpolo, y la Orquesta Sinfónica, que ejecutó con virtuosismo los cantos que integran esta obra profana, compusieron un show inapelable en su calidad artística. Otro acierto vocal y escénico fue la elección de lxs tres invitadxs que se sumaron a la puesta: la soprano Oriana Favaro, el tenor Damián Ramírez y el barítono Leonardo Estévez.




El enorme esfuerzo del equipo de Señal U se vio aguado por la poderosa tormenta.


En el evento se presentó oficialmente Papel U, la revista de la UNCUYO.



Partitura para piano de Carmina Burana.




El maestro brasileño Manfredo Schmiedt estuvo a cargo de la batuta.

Destacable fue también el uso del tríptico de LED, en el que se pudieron ver imágenes de la trilogía Qatsi –que comprende las obras del realizador norteamericano Geofrey Reggio, Koyaanisqatsi, Powaqqatsi y Naqoyqatsi–, que refleja la relación del hombre con la naturaleza; junto con otras que fueron editadas por el equipo de Señal U. Si bien la naturaleza llevó también a cancelar la transmisión en vivo, el canal universitario grabó el show en HD y lo televisará próximamente.

Finalmente, la pacha mama demostró su fuerza y el maestro Schmiedt tuvo que frenar el espectáculo, que no pudo alcanzar su culminación. Aun así, el público agradeció en grande el esfuerzo y ovacionó a los más de 200 artistas que lo dieron todo. Los fuegos artificiales condecoraron una turbulenta pero mágica noche.   





La puesta en escena estuvo en manos de Vilma Rúpolo.




La obra Carmina Burana pertenece al alemán Carl Orff.





La soprano Oriana Favaro estuvo entre los papeles protagónicos.




También actuó el barítono Leonardo Estévez.




Rúpolo le puso un toque de oscuridad a la puesta, reflejada en este caso en los vestuarios.





Movimientos clásicos y contemporáneos se sucedieron en el desarrollo de la cantata escénica.









Si bien la lluvia obligó a cancelar la presentación, el público disfrutó de los fuegos artificiales como broche final.

cultura | orquesta sinfónica | uncuyo | parque general san martín | carmina burana | vilma rúpolo