Controversia por la equiparación entre carreras públicas y privadas de Ingeniería

Antonio Roselló, secretario adjunto de la Conadu Histórica, analizó el nuevo sistema de acreditación de puntajes en las carreras de ingeniería. Por su parte, Adriana García, secretaria Académica de la Universidad Nacional de Cuyo, advirtió que "el tema es complejo" y explicó importantes detalles técnicos del tema.

Controversia por la equiparación entre carreras públicas y privadas de Ingeniería

Ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro. Foto de Revista El Arcón de Clio.

Sociedad Radio U Dale! / / Publicado el 28 DE AGOSTO 2017

El Ministerio de Educación de la Nación firmó un convenio con 47 universidades públicas y privadas para que estudiantes de Ingeniería de más de 230 carreras de todo el país puedan cambiar de universidad sin rendir equivalencias. El Sistema Nacional de Reconocimiento Académico permitirá a las instituciones reconocer mutuamente materias, ciclos o prácticas de los cursantes para que no pierdan los logros académicos obtenidos previamente en caso de optar por el cambio.

"No estamos, para nada, sorprendidos por el anuncio del ministro de Educación Alejandro Finocchiaro", señaló Antonio Roselló, secretario adjunto de la Conadu Histórica. Y agregó que "parte del extenso plan de lucha que llevamos a cabo en el primer cuatrimestre, con paro y movilizaciones, fue en contra de lo que definimos como la 'Contrarreforma educativa' a 100 años de la reforma universitaria".

Roselló recordó que el año pasado el ahora exministro de Educación Esteban Bullrich firmó la resolución 1870, por la cual las distintas universidades podían firmar convenios en el Sistema Nacional de Reconocimiento Académico. En apenas nueves meses, se logró equiparar 230 carreras de ingeniería, con la firma acuerdo de 47 rectores de las universidades públicas.

El dirigente opinó que "esto es una devaluación de los títulos universitarios" y que "una universidad 'low cost' se va a equiparar con una universidad nacional". Además, manifestó que se oponen al concepto de "áreas de vacancia" a las que alude el ministro, ya que no se explicita quién define la vacancia. En este sentido, Roselló recordó que la universidad pública no es gratuita, sino no arancelada en el grado, ya que es pagada por los contribuyentes. Es en la Cámara de Diputados y Senadores de la Nación donde se discute qué es lo que se va a crear o no y en los órganos de cogobierno, porque existe autonomía según la Constitución.

"Acá lo que hay es una política de ajuste. Se van a designar los fondos de manera arbitraria, según una política de látigo y chequera, para que se haga en las universidades lo que quiera el funcionario de turno en el ministerio de Educación. El sistema universitario de Argentina, que hoy tiene 57 universidades públicas, pierde autonomía y financiación".

Por su parte, Adriana García, secretaria Académica de la UNCUYO, expresó que el tema es complejo, que está sobredeterminado y que hay que dividir las líneas de discusión. Por un lado, está el anuncio del ministro de Educación sobre la necesidad de determinar que las carreras de Ingeniería son prioritarias y, por otro, el de la equiparación de las universidad públicas y privadas. Respecto del primer punto, García señaló que el Gobierno anterior también había determinado que las ingenierías eran "carreras prioritarias", otorgándoles las becas del Bicentenario, por ejemplo. "El Balseiro y nuestras ingenierías se vieron beneficiados por estas políticas, orientadas no solo a los estudiantes, sino también a los docentes", planteó.

En cuanto a equiparar las universidades, la secretaria Académica de la UNCUYO advirtió que "hace años que se piensa en el hecho de incentivar la movilidad de estudiantes en el marco de las universidades nacionales de la Argentina, con el reconocimiento no sólo de carreras sino de trayectos formativos y asignaturas".

También dijo que en el Gobierno anterior se trabajó mucho en el sentido en los centros regionales de educación superior (Ceres), que se preguntan qué tienen en común ciertas carreras. Esta discusión había mermado y ahora vuelve a activarse. Sin embargo, advirtió que la preocupación de Conadu es que dentro de los Ceres están incluidas las universidades privadas, "y allí puede estar el peligro".

En este punto "tenemos que tener mucho cuidado", señaló. Asimismo, recordó que en la actualidad "a los estudiantes que vienen de universidades públicas y privadas a la Universidad Nacional de Cuyo no se les reconoce más del 40 o 50 % de las materias que traen". Además, todas las universidades que entren en el convenio de reconocimiento deberán haber sorteado procesos evaluativos. "No entrará cualquier instituto", aseveró.

audios

  • Entrevista a Antonio Rosselló.

    Secretario Adjunto de CONADU Histórica

audios

  • Entrevista a Adriana García.

    Secretaria Académica de la UNCUYO.

universidad | educación | ingenierías | equiparación | sistema nacional de reconocimiento académico | antonio roselló | adriana garcía