Crisis en el Incaa: qué pasa con el cine argentino

Después del pedido de renuncia del presidente del ente autárquico, desde la industria cinematográfica denuncian que el Gobierno quiere quitarles las fuentes de ingresos. Cómo se financia el Instituto de Cine.

Crisis en el Incaa: qué pasa con el cine argentino

El Incaa se financia con el 10 % de la entrada de cine y el 25 % por los derechos de transmisión de canales y sistemas de televisión. Foto: nueva-ciudad.com.ar.

Cultura Unidiversidad Cine / por Unidiversidad / Publicado el 17 DE ABRIL 2017

La intervención del Gobierno y el desplazamiento de Alejandro Cacetta como presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) despertó la preocupación de los trabajadores de la industria cinematográfica por posibles recortes en las fuentes de financiamiento. En la actualidad, el ente autárquico de producción audiovisual se autofinancia a través de gravámenes, sin recibir partida presupuestaria. Por los cuestionamientos, el Gobierno garantizó que no quitarán los impuestos destinados al Incaa.

Después de detectar supuestas irregularidades, el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, pidió la renuncia de Alejandro Cacetta, presidente del Incaa, por sospechas de malversación de fondos. En su lugar se designó a quien era vicepresidente del Instituto, el productor de televisión Ralph Haiek.

La decisión, que fue oficializada el miércoles 12 de abril, se conoció un día después de que el periodista Eduardo Feinmann asegurara, en el programa Animales Sueltos de América TV, que Cacetta y Pablo Rovito, rector de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc), recibieron 8 millones de dólares destinados a obras que, según Feinmann, no se concretaron.

Desde de la industria cinematográfica señalaron que Cacetta, al asumir en diciembre de 2015, sólo desplazó a algunos funcionarios y que se negó a realizar la "purga" de personal ligado al kirchnerismo que le exigió el macrismo. La renuncia del ahora expresidente del Incaa fue rechazada por productores, directores y técnicos, incluso por personalidades como Adrián Suar y Juan José Campanella, director que dio su apoyo a Macri antes de que asumiera la presidencia.

Mientras tanto, el cine Gaumont de Buenos Aires fue sede de dos asambleas multitudinarias el jueves 13 de abril y el lunes 17 de abril. Allí, cientos de personas se reunieron para repudiar la intervención del Gobierno nacional y, además, denunciaron una quita de las fuentes de ingresos del Incaa que, según legislación vigente, se autofinancia a través de gravámenes, como el 10 % del valor de la entrada de cine.
 

Cómo funciona el Incaa

El Incaa es el ente público que está encargado de promover y regular la producción audiovisual en la Argentina y el cine nacional en el exterior. Si bien depende del Ministerio de Cultura, posee autarquía, es decir que se autofinancia y no recibe una partida del presupuesto nacional.

La retribución de aquellas producciones subsidiadas por el Incaa regresa al Fondo de Fomento Cinematográfico (FFC) a través de los impuestos especifìcados en la Ley de Cine N.º  17741, sancionada en 1968 y reformada en 1994.

El Incaa se financia por el 25 % de lo que abonan los canales y sistemas de televisión al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom, el ex-Afsca) por emitir contenido nacional, y el 10 % del gravamen a las entradas de cine, ya sea una película nacional o extranjera.

De esta manera, el Instituto Nacional de Cine recibe un porcentaje para subsidiar y apoyar a los realizadores argentinos. Las cadenas de cine liquidan el 21 % de la recaudación, cifra que se divide entre el IVA y el monto pautado que regresa al Incaa. Así, por ejemplo, en el último fin de semana de Semana Santa (del 13 al 16 de abril), el total de la cartelera facturó 190 millones de pesos, por lo que se estima la derivación de 19 millones al Instituto, según el sitio especializado Cines Argentinos.
 

Preocupación en la industria cinematográfica

En el sector audiovisual, realizadores y productores temen que la intención del Gobierno sea reducir o quitar ambas fuentes de financiamiento. En un comunicado de prensa, la asociación Directores Argentinos Cinematográficos (DAC) calificó el pedido de renuncia de Carcetta como una "violenta intervención" y advirtió que "no es posible confiar en quienes […] se amparan en reformas de transparencia” que toman “casi por asalto el Incaa".

En sintonía, desde la Asociación de Directores de Cine PCI lanzaron un spot con la participación de actores como Leonardo Sbaraglia, Graciela Borges, Luciano Cáceres, Pablo Rago y la uruguaya Natalia Oreiro, entre otros. Mediante la lectura de un texto redactado por Luis Puenzo, denunciaron que "la destitución del presidente del Incaa es una cortina de humo que esconde una operación contra los fondos del cine".

 

El Gobierno garantizó que no habrá recortes

En medio de los cuestionamientos, el Gobierno nacional salió a desmentir que la intención sea quitar las fuentes de ingresos autárquicos del Incaa. El ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, ratificó “el compromiso de mantener el fomento a la industria nacional cinematográfica” y “no reducir o achicar el apoyo” que recibe del Estado.

"No estamos discutiendo el fomento de la industria, queremos que se lleve a cabo de un modo transparente", reiteró el ministro de Cultura. La Oficina Anticorrupción, a cargo de Laura Alonso, implementará un programa integral destinado a mejorar y profundizar los niveles de transparencia en el uso y destino de los fondos que maneja el Instituto.

En declaraciones a Télam, el titular de Medios y Servicios Públicos, Hernán Lombardi, comparó al Incaa con una "bolsa de lodo de funcionarios que pretenden enquistarse en el Estado", y afirmó que hay varios extitulares del organismo denunciados penalmente por "bolsones de corrupción" en los últimos 15 años.

En tanto, desde su cuenta de Facebook, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, expresó que es una "gran mentira que queramos desfinanciar al cine, al teatro y a la música", y destacó que "la política cultural pública siempre fue una prioridad". El funcionario justificó el pedido de renuncia de Cacetta como un cambio necesario para darle "mayor dinámica a la gestión" y avanzar en las reformas necesarias para que "haya más transparencia en el Incaa".

cultura | cine | incaa | crisis | intervención | alejandro cacetta | pablo avelluto | marcos peña | hernán lombardi |



Cine: