Cuáles son los tres focos "separatistas" de Mendoza

Salvando las distancias, los distritos de Palmira, Uspallata, y Bowen son las tres "Cataluñas", que quieren romper con los departamentos a los que pertenecen, ya sea por la idiosincrasia o la mala administración de recursos. Hay viabilidad económica, pero la Constitución y las leyes vigentes frenan su "independencia". Cómo y por qué quieren ser autónomos.

Cuáles son los tres focos "separatistas" de Mendoza

Palmira, Uspallata y Bowen quieren emular el sueño catalán (Foto montaje)

Provincial Unidiversidad Cataluña / por Unidiversidad / Nicolás Nicolli / Publicado el 01 DE NOVIEMBRE 2017

¿Hace falta aclararlo? Mendoza no es España, ni sus distritos podrían compararse, bajo ningún concepto, con Cataluña. Pero si hay algo que tienen en común es el deseo de autonomía. Y claro, la declaración de independencia de Cataluña reanimó el deseo de los habitantes de algunas localidades de Mendoza que quieren manejar sus propios destinos y separarse de los departamentos en que están inmersos.

Palmira (San Martín), Uspallata (Las Heras) y Bowen (General Alvear) son los tres pueblos que intentan emular el sueño catalán, pero las trabas legislativas que están vigentes y el costo político que nadie quiere asumir complican las eventuales secesiones.

Con una superficie de 67 kilómetros cuadrados y casi 40 000 habitantes, Palmira tiene más población que seis departamentos de Mendoza: Santa Rosa, La Paz, Malargüe, Lavalle, Tupungato y San Carlos. En el inventario del distrito figuran 33 barrios, 10 escuelas primarias, tres colegios secundarios, 22 bodegas y más de 1000 comercios de todo tipo, que son, de alguna manera, la chapa que la comunidad de Palmira exhibe para separarse del territorio que gestiona Jorge Giménez (FpV).

El diputado palmirense Jorge Tanús (PJ) envió en 2015 un proyecto de ley para modificar el artículo 197 de la Constitución Provincial, que permitiría la creación de comunas, un rango inferior al municipio, que estaría gestionada por una comisión de vecinos elegida democráticamente. En base a la definición de un número mínimo de habitantes, un centro urbano puede convertirse en comuna para administrar su presupuesto.

La fundamentación se basa en los artículos 5 y 123 de la Constitución Nacional, donde hace referencia a la autonomía municipal, a la que Mendoza no adhiere. Por ende, la propuesta “reconocería la autonomía municipal, distinguiendo entre municipios y comunas según la población, sobre la base de los 18 municipios existentes en la provincia”.

Pese al anhelo de los vecinos y las promesas de los funcionarios de turno, los proyectos de ley para crear comunas y/o dividir un departamento están trabados y nunca avanzaron en la Legislatura. Más allá de los recursos, nadie quiere asumir el costo político de una reforma semejante.

 

La alta montaña quiere ser departamento

A unos 125 kilómetros del núcleo urbano de Las Heras, se ubica el pueblo de Uspallata, último parador antes de cruzar a Chile. Su población, dedicada en gran parte al turismo y al comercio, experimentó un crecimiento poblacional desmesurado en los últimos años. De acuerdo al censo 2001, 3437 personas vivían en la zona, pero diez años más tarde, la cifra se triplicó llegando a tener 9654 habitantes.

Germán Lisandrini, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Uspallata, explicó que durante mucho tiempo hubo un “gran abandono” del municipio hacia los uspallatinos, lo cual profundizó ese sentimiento de no sentirse parte del tan extenso territorio de Las Heras. Las localidades de la precordillera, como Uspallata, Penitentes, Puente del Inca y Punta de Vacas, quieren formar su propio departamento bajo el nombre de “Alta Montaña”, pero el reclamo aún carece de respuesta.

Antes se planteó que Potrerillos se sumara a la cruzada independentista, pero debido a que pertenece a Luján de Cuyo no se pudo. ¿Por qué? De acuerdo al artículo 208 de la Constitución Provincial, Lisandrini comentó que sólo es posible crear un nuevo departamento a partir de uno existente, es decir, si Potrerillos así lo quisiera debería encarar su proceso de secesión en solitario.

Lisandrini aclaró que hoy los vecinos no tienen quejas respecto de la asistencia y a los servicios del municipio de Las Heras, pero la realidad de los que están gestionando desde la villa cabecera es totalmente distinta a los de la montaña, a unas dos horas de distancia por la ruta 7. Y nada tiene que ver con los colores partidarios de turno. Tanto el actual intendente Daniel Orozco (Cambia Mendoza) como su predecesor, Rubén Miranda (FpV), se manifestaron en contra de la separación de Uspallata.

“La municipalidad gestiona pero las obras no están consensuadas con los vecinos, el Gobierno no está sentado acá”, expresó Lisandrini, quien dijo que los habitantes de Uspallata presentaron un proyecto de ley para lograr la separación, pero desde septiembre de 2016 está “cajoneado” en la Legislatura.

 

La república separatista de Bowen

La restante Cataluña mendocina es la localidad de Bowen, en General Alvear. Sin embargo, el caso es diferente al de Uspallata. El pueblo bowense no quiere separarse y formar un departamento, sino crear una comuna autónoma, similar al deseo de Palmira. ¿Qué significa? Básicamente, lograr una “semiautonomía”. Es que los vecinos de Bowen quieren seguir siendo parte de General Alvear, pero desean administrar los recursos que le corresponden al distrito, ya que ellos sí “pisan la tierra” y conocen de las necesidades.

“Los bowenses quieren disponer de sus obras y de sus servicios”, aclaró el diputado Gustavo Villegas (Cambia Mendoza), quien precisó que la cuestión está condicionada por la voluntad política.

Bowen es el distrito más extenso de los cuatro que integran Alvear y tiene casi la mitad de habitantes de la villa cabecera del departamento del sureste de Mendoza. “Bowen nació antes que la villa cabecera”, recordó el legislador radical, y manifestó que el intendente Walther Marcolini (Cambia Mendoza) está a favor del reclamo autónomo de la localidad, por lo que, nuevamente, el freno se debe a que en la Legislatura no hay avances.

Y sí, no sólo la independencia catalana es de largo aliento.

sociedad | cataluña | palmira | uspallata | bowen |