Cuidados extremos

Proteger al más vulnerable.

Cuidados extremos

El Ejecutivo inauguró nuevos hogares para los más pequeños. Foto: prensa Gobierno.

Sociedad Unidiversidad Especial Derechos vulnerados / por Verónica Gordillo / Publicado el 18 DE MAYO 2018

La directora de Cuidados Alternativos de la Dinaf, Belén Canafoglia, confirmó que 80 % de los recién nacidos que ingresan a la Casa Cuna tienen cocaína en sangre, tal como publicó Unidiversidad con base en las declaraciones de la ex subsecretaria de Desarrollo Social, Marcela Fernández. Canafoglia explicó que en estos casos se sigue con un protocolo que determinaron junto con las autoridades del Ministerio de Salud. 

Cuando una mujer llega al hospital porque comenzó el trabajo de parto, el equipo médico analiza la cantidad de controles a los que asistió y su historia clínica. Con esos datos se determina si es un embarazo de riesgo, y en ese caso se hace un dosaje de sangre al bebé. Si se detecta cocaína en la sangre, se corta en forma inmediata la lactancia materna y se recurre a la leche maternizada o al Banco de Lecha Materna.

El protocolo determina que esos bebés permanezcan 15 días en Neonatología para control, ya que pueden aparecer síntomas de abstinencia, como llanto sostenido, convulsiones o apneas, entre otros.

Cocaína congénita

La realidad de la niñez en riesgo se visibilizó con los datos que ha proporcionado la ex subsecretaria de Desarrollo Social y ahora diputada provincial Marcela Fernández.

Cuando los profesionales determinan que el bebé puede ser dado de alta, interviene el Órgano Administrativo Local (OAL) y busca integrantes de la familia extendida (tías, abuelos) que puedan cuidarlo. Cuando esto no es posible, se dicta una medida excepcional y el pequeño ingresa a un hogar estatal. En este caso específico, muchos de estos pequeños quedan a cargo de una familia temporaria, justamente porque necesitan más cuidados y estímulos que otros.

Durante ese período, el equipo acompaña a la madre, quien debe iniciar un tratamiento por la adicción. Si ella logra modificar su conducta, entonces el pequeño puede volver con ella, con acompañamiento. Si ese proceso no es posible en un período de hasta 180 días y no hay ningún integrante de la familia extendida que pueda cuidar al bebé, se solicita a la Justicia que dicte el estado de adoptabilidad para que se inicie el proceso de adopción.

sociedad | especial derechos vulnerados | bebé | dinaf | casa | hogar | embarazo