Decimos no a la violencia

Columnas | Sociedad

19 de diciembre de 2017, 13:01.


El autor es presidente de la Unión Industrial de Mendoza



Solo el pleno funcionamiento de nuestras instituciones construye un País serio y sustentable. Ante todo, decimos no a la violencia.

La violencia como forma de acción directa, es uno de los recursos más primitivos de expresión social. Nos aleja de cualquier posibilidad para la construcción de un país con futuro.

Debemos dejar atrás la creencia de imponer bajo esta metodología criterios que presumen ser representativos del conjunto de la sociedad. Al legítimo derecho a manifestar, oponerse y peticionar ante las autoridades, se le corresponde también la responsabilidad de hacerlo en el marco de la legalidad y las reglas de juego de la democracia.

Cualquier intento de impedir el funcionamiento de las instituciones, debe ser condenado por todos los sectores de la sociedad civil. Tenemos una historia que nos ha enseñado reiteradamente los costos que significan darle lugar a la violencia para dirimir las disputas de ideas y opiniones políticas.

El país atraviesa un momento difícil en el cual es necesario tomar decisiones que posibiliten un ordenamiento económico para consolidar bases para el crecimiento, trabajo, inclusión social y la economía. Esta, en el marco de la competitividad que nos exige el mundo y los tiempos en que vivimos. En esa dirección, están las leyes que en estos días está tratando el parlamento nacional, como son la ley previsional, laboral y de reforma tributaria.

Son instrumentos que piden compromiso y responsabilidad de todos los sectores de la sociedad. Pero entendemos que principalmente exigen a quienes tienen la tarea de conducir el estado, éstos deberán ser los primeros en observar medidas de austeridad, control del gasto y racionalidad en el uso de los recursos. La carga impositiva –de la más alta de la región- que todos los ciudadanos en tanto trabajadores y empresas asumimos, tiene que ser gestionada con responsabilidad por los funcionarios políticos. Entendemos que no queda margen para repetir antiguas prácticas que solo agravan el déficit y condenan el desarrollo.

Es en el marco de las instituciones, en la división de poderes y con el respeto por las reglas de la democracia donde recreamos el espacio del consenso y del disenso. Y siempre está la posibilidad de cambiar el rumbo de las decisiones que toma un gobierno en cualquiera de sus ámbitos: municipal, provincial y nacional. Este es solamente a través de la capacidad de expresar la legítima opinión de los ciudadanos a través de las elecciones. Nada queda por afuera de este instrumento que todos elegimos reivindicar y consolidar desde el regreso de la democracia.

Desde el sector empresario, instamos a todos los actores de la sociedad civil, a los partidos políticos representantes del oficialismo y la oposición a expresarse claramente en contra de la violencia y cualquier método de acción directa que atente contra el funcionamiento de las instituciones o impidan su tarea habitual.

La PAZ, es un valor supremo, que debe hermanarnos por encima de cualquier diferencia y ser el marco para la búsqueda de los consensos o la resolución de conflictos.

 

Mauricio Badaloni                                                                                    Rubén Caparotta Presidente                                                                                                Vicepresidente 1º