Maltrato en la vejez: el abuso más recurrente

Cada 15 de junio se recuerda al Día Mundial de Toma de Conciencia contra el Abuso y el Maltrato en la Vejez. Durante el último año en la provincia, las situaciones de maltrato físico, psicológico, económico e institucional y el abandono fueron los más frecuentes.

Maltrato en la vejez: el abuso más recurrente

Foto: ONU

Sociedad Unidiversidad Jubilados / por Unidiversidad / fuente: Prensa Gobierno de Mendoza- ONU / Publicado el 15 DE JUNIO 2020

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el 15 de junio como el “Día Mundial de Toma de Conciencia contra el Abuso y el Maltrato en la Vejez”.

El organismo internacional reconoció oficialmente el abuso hacia las personas mayores como un problema social global que afecta los derechos de millones de personas en todo el mundo y que merece la atención de la comunidad internacional.

El maltrato de las personas mayores es un problema social que existe en los países en desarrollo y desarrollados y, por lo general, no se notifica suficientemente en todo el mundo. Aunque se desconoce la magnitud del maltrato de los ancianos, su importancia social y moral es indiscutible.

En este sentido, desde la Dirección de Atención a los Adultos Mayores de la provincia (DAAM) lanzaron una campaña en redes sociales. Consiste en una serie de mensajes que contienen los 27 derechos establecidos por la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

Algunos de los derechos que comprenden a los adultos son: a la igualdad y no discriminación por razones de edad, a la vida y a la dignidad en la vejez, a la independencia y a la autonomía y a la participación e integración comunitaria.

“Vemos que el tema está invisibilizado y muchas prácticas de maltrato, naturalizadas, y esto tiene que dejar de ser así. Creemos que esto debe ser una política de Estado. Los adultos mayores son un sector de la sociedad de alta vulnerabilidad y cada persona que aborde su situación debe hacerlo con responsabilidad”, sostiene Aldo Sáez.

Según datos recabados por la Dirección de Atención de Adultos Mayores, durante el último año, las situaciones de maltrato constituyeron el tercer motivo de atención de los equipos técnicos. De esos hechos, el maltrato físico, psicológico, económico e institucional y el abandono fueron los tipos de maltrato más recurrentes. De estos, en 51% de los casos, el agresor fue un hijo de la persona mayor, conviviente y principal cuidador. Estos casos están más invisibilizados porque se ocasionan puertas adentro de las casas.

Hay que destacar que el maltrato está penado por ley, ya que, de acuerdo con el Artículo 125 del Código Contravencional, “el que maltratare, insultare o no le brindare un trato digno” a estas personas será sancionado con multas que van desde 400 a 1.200 Unidades Fijas, es decir, desde $4.800 a $14.000 (según el valor actual de la UF). Asimismo, se prevén 12 días de arresto.

Protocolo

Desde noviembre de 2019, Mendoza cuenta con un Protocolo de Actuación para situaciones de maltrato a las personas mayores. La Resolución 3427 tiene la finalidad de difundir derechos y libertades, como también visibilizar y sensibilizar sobre el maltrato. Esta iniciativa, al establecer pautas de actuación, contribuirá a una adecuada intervención de profesionales y personal que se desempeñen en ámbitos de salud, desarrollo social y seguridad.

Con este documento se busca incentivar a las personas que denuncien si existe maltrato, ya sea el propio adulto mayor, un familiar o un vecino.

El documento, redactado por el Programa de Prevención y Asistencia de la DAAM, sigue el imperativo de la Organización de Estados Americanos, que en 2015 aprobó la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores y que fue ratificada por Argentina en 2017. Esta Convención, en su preámbulo, expresa la importancia de facilitar la formulación y el cumplimento de leyes y programas de prevención de abuso, abandono, negligencia, maltrato y violencia contra la persona mayor.

Para asesoramiento, atención de lunes a viernes de 8 a 14, en la Dirección de Atención de Adultos Mayores, Patricias Mendocinas 973, Ciudad de Mendoza. Si se trata de un hecho que implique riesgo de vida, llamar al 911.

De útiles a "descartables", el maltrato que viven los adultos mayores

Las y los adultas/os mayores sufren diversos maltratos que están invisiblilizados en la sociedad, como la vulneración de su derecho a la autonomía y el abuso económico intrafamiliar. Durante la pandemia de COVID-19, algunas de estas violencias se exacerbaron. El decidir por ellos, aislarnos y separarlos de la vida social complicó sus rutinas diarias.

La pandemia del COVID-19 está causando temor y sufrimiento indescriptibles a las personas de edad en todo el mundo. Más allá de su impacto inmediato en la salud, la pandemia coloca a las personas de edad en una situación de mayor riesgo de pobreza, discriminación y aislamiento. Es probable que tenga un efecto particularmente devastador para las personas de edad de los países en desarrollo.

Protección de las personas mayores durante el COVID-19 y más allá

Aunque todas las personas de cualquier edad corren el riesgo de contraer COVID-19, las personas mayores tienen un riesgo significativamente mayor de mortalidad y enfermedad grave después de la infección, y los mayores de 80 años mueren a un ritmo cinco veces mayor que el promedio. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se estima que el 66% de las personas de 70 años o más tienen al menos una afección subyacente, lo que los coloca en un mayor riesgo de impacto severo por el COVID-19.

Las personas mayores también pueden sufrir discriminación por edad en las decisiones sobre atención médica, triaje y terapias que salvan vidas. Las desigualdades globales significan que, ya antes del COVID-19, hasta la mitad de las personas mayores en algunos países en desarrollo no tenían acceso a los servicios de salud esenciales. La pandemia también puede conducir a una reducción de los servicios críticos no relacionados con el COVID-19, lo que aumenta aún más los riesgos para la vida de las personas mayores.

Algunas personas mayores se enfrentan a vulnerabilidades adicionales en este momento. El virus no solo amenaza la vida y la seguridad de las personas mayores, sino que también amenazando sus redes sociales, su acceso a los servicios de salud, sus trabajos y sus pensiones.

“Ninguna persona, joven o vieja, es prescindible”, dijo el secretario general de la ONU, António Gutierrez, en un mensaje de vídeo para presentar un informe de política sobre las personas de edad el mes pasado. El impacto en la salud y los servicios de atención a largo plazo para las personas mayores debe reconocer y enfrentar los desafíos particulares a los que se ven expuestos, incluida su capacidad para acceder a tratamiento y atención médica.

“Las personas de edad tienen los mismos derechos a la vida y a la salud que todos las demás”, subrayó el jefe de la ONU. “Al adoptar decisiones difíciles respecto a la atención médica para salvar vidas, se deben respetar los derechos humanos y la dignidad de todos”.

Entre 2019 y 2030, se prevé que el número de personas de 60 años o más aumentará en un 38%, de mil millones a 1,4 mil millones, superando en número a la juventud a nivel mundial, y este crecimiento será especialmente mayor y más rápido en las regiones en vías de desarrollo, y requiere que se preste mayor atención a los desafíos específicos que afectan a las personas mayores, incluso en el campo de los derechos humanos.

 

coronavirus argentina | mundo | abuelos | maltrato | vejez | estadisticas