Educación rural en pandemia: ¿conectados o aislados?

“Los resultados son alentadores gracias al esfuerzo de cada educador”, es la evaluación del delegado regional Este de la DGE, ponderando el trabajo docente bajo la modalidad no presencial.

Educación rural en pandemia: ¿conectados o aislados?

Foto: Educación Misiones

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Mariano Perea / Publicado el 16 DE NOVIEMBRE 2020

La falta de conectividad en estudiantes durante la pandemia es un problema que hoy se manifiesta en todas las provincias de nuestro país. A esto hay que sumar las enormes dificultades que presentan en las trayectorias escolares quienes asisten a instituciones rurales y de situaciones socioeconómicas vulnerables.

De esta manera, se pone de manifiesto la relevancia de la labor que han llevado a cabo los/las docentes para sortear las dificultades que encontraron y poder sacar adelante el ciclo lectivo 2020, que solo se vio interrumpido en su modo presencial. Esto significó enfrentarse a “una situación muy especial”, como relata Hugo Martín, delegado regional Este de la DGE, “para la que no estaba preparado nadie: ni docentes, ni directivos, ni la familia, ni estudiantes ni la DGE”.   

Según su opinión, merece “un párrafo especial el impresionante trabajo de directores, supervisores y docentes que se echaron la pandemia al hombro y le dieron para adelante. Incrementaron las horas de trabajo, agudizaron el ingenio, han tratado de llegar a sus alumnos, donde no es posible con conexión, con cuadernillos impresos. Yo he estado recorriendo zonas y me he encontrado con docentes en sus vehículos particulares en la puerta de la casa de sus alumnos, llevándoles cuadernillos”, subrayó Martín.

María Esther Lúquez, supervisora de Nivel Primario, al frente de una sección con 15 escuelas, reflexiona sobre esta situación: “Nos sorprendió porque fuimos formados para la enseñanza en la presencialidad. Si alguien hubiese imaginado esto, se habría introducido una materia que tuviese que ver con enseñar a distancia, es decir, lo que está lejos de la realidad de nuestro sistema educativo. Hubo maestros que tenían conocimiento del manejo de tecnología, pero en su mayoría, de lo más usado: Facebook, WhatsApp o alguna otra aplicación; ingresar a una plataforma, realizar una presentación, participar en una reunión virtual, eso no estaba. Los docentes empezaron a hacer ensayo/error y capacitaciones como para hacer dulce, e hicieron en estos meses lo que un niño transita en toda su vida escolar”.  

Ley de Educación: una guía con los puntos centrales del borrador oficial

El gobernador Rodolfo Suarez presentó el borrador de la Ley de Educación pública de Mendoza e invitó a realizar aportes a la iniciativa, que se recibirán hasta el 7 de octubre en forma virtual y a través del sitio del Congreso Pedagógico 2020. Aquí, los puntos clave de la propuesta.

“Quedó claro que no cualquiera puede enseñar, porque podés tener toda la voluntad, estar alfabetizado, pero no tenés la didáctica, que es el 'cómo'. Se necesita la especificidad, pero se tenía que asegurar la continuidad del servicio educativo. Todos dicen: 'La escuela se trasladó a la casa', y eso no fue así: la educación se realizó en la casa, pero comandada por la escuela. El docente tuvo que aprender a cargar notas de cursada, a llegar a los alumnos sin teléfono o con padres sin la suficiente autonomía para resolver, ingeniárselas para hacer llegar cuadernillos adaptados a la realidad de cada grupo. Eso es increíble, pero lo hicieron”, concluye.

Juana Carmona, inspectora regional Este de Nivel Inicial y Primario, señala que, pese a las circunstancias disimiles que ha presentado el cursado no presencial, “hubo una muy buena voluntad de parte de los docentes que durante todo el año han sostenido la enseñanza, realizando esfuerzos terribles para que todos los alumnos reciban sus tareas, incluso en la ausencia de conexión, teniendo un contacto hasta con llamadas desde su celular personal, comprometiendo sus propios recursos”.

Claudia Benevento es directora de la escuela 1-591 de Montecaseros, San Martín, y coincide en señalar: “Quien ha podido sostener esta trayectoria escolar en pandemia es el docente, manteniendo una comunicación fluida a diario, sin límite de horario, mediante WhatsApp, enviando videos que realizan para captar la atención de los niños y motivarlos. Aun cuando se han quedado sin crédito en su celular, han arbitrado los medios para seguir en contacto, con comunicaciones abiertas de 8 a 21, para que los padres lleguen del trabajo y pueden prestarles el celular a los niños”.

Así es el protocolo para el retorno a las actividades presenciales en las escuelas

Este lunes, la Dirección General de Escuelas (DGE) publicó una resolución que contiene el protocolo para realizar actividades educativas no escolares de forma presencial en las escuelas. Serán tareas artísticas, recreativas, deportivas y de apoyo escolar las que se podrán realizar, siempre y cuando sea en grupos de hasta 10 personas y al aire libre.

Adriana Olguín, que trabaja en el Nivel Primario en la educación de adultos, sostiene: “Mi grupo de alumnos pertenece a una zona rural con escasos recursos económicos y poca disponibilidad de dispositivos móviles. Esto nos llevó a organizar nuestras rutinas con el desafío de implementar estrategias para que no perdieran la continuidad educativa. Una de ellas fue el trabajo asincrónico, dilatando los tiempos para que puedan entregar sus tareas, llevar el material impreso, dejándolo incluso en las librerías o en la policía para que puedan pasar a retirarlo. Otra estrategia importante fue ayudarlos a organizarse en sus tiempos, fomentando la competencia digital y buscando reforzar su confianza”.

Paola Alibrando es profesora de Nivel Secundario y de Adultos. Desde su experiencia, señala “Las clases tienen que volver porque la interacción con el otro es única, pero se logró que los chicos estén contenidos y se ha tratado de llegar absolutamente a todos, tengan conexión o no. Nos adentramos en algo que no sabíamos cómo era, cómo iba a funcionar, y sin lo mínimo indispensable para dar clases virtuales. El ciclo lectivo se salvó, se hizo y se hace mucho. Nosotros que estamos en el medio lo sabemos, tanto como nuestra familia”.

Cintia López imparte enseñanza en Nivel Secundario y Terciario, además de ser asesora pedagógica; ella vislumbra que esta pandemia "evidenció problemáticas educativas que tiene que ver con garantizar el derecho a la educación y la igualdad de oportunidades, y generó un gran desafío para maestros y profesores, que han tenido que predisponerse a un contexto en el que existen profundas desigualdades de orden social, económico y geográfico, como también dificultades subjetivas, como la voluntad e interés del educando, con sus actitudes y capacidades. Por esta razón fue tan importante la responsabilidad que asumió cada uno de los agentes educativos, que se convirtieron en puntales de todo el sistema virtual”.

La escuela ha transitado esta experiencia de enseñar en aislamiento social haciendo el esfuerzo de estar presente. Cada docente ha cumplido un papel determinante, junto con el apoyo que cada estudiante recibió desde su casa, desde la familia. Benevento, destacando: "Los niños que tienen apoyo familiar anduvieron muy bien, distinto es en aquellas familias que presentan apatía. El padre ha sido el mediador entre el docente y el niño”. Coincide con ella Mónica Chirino, directora de un establecimiento primario, que, desde su experiencia personal, destaca como fortaleza a las familias “comprometidas con la educación de sus hijos”, actitud indispensable para que esa semilla que maestros y maestras sembraron a la distancia diera su fruto.

educación | rural | dge | pandemia | conectividad |