El triste destino del exhogar San Vicente de Paul

El exasilo de ancianos lleva casi seis años abandonado. Es objeto de vandalismo y usurpaciones. Los vecinos se encuentran preocupados por la falta de seguridad en el lugar. Mientras tanto, el Estado provincial y los antiguos propietarios intentan acordar la venta del terreno, que se encuentra frenada por la Justicia.

El triste destino del exhogar San Vicente de Paul

El exhogar de ancianos se encuentra abandonado desde hace seis años y sufre de usurpaciones a diario. Fotos: Victoria Gaitán.

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Emilio Murgo / Publicado el 13 DE MARZO 2018

El exhogar de ancianos San Vicente de Paul, un lugar que fue emblema del cuidado de personas mayores, se ha convertido para la provincia en ícono del abandono y la desprotección. Ubicado en Alberdi 523, entre Ituzaingó y Videla Castillo, su fachada revela años de deterioro, sobre todo en sus ventanas principales, que dan hacia la Plaza Pedro del Castillo.

Sus veredas y la estructura detallan el grado de vandalismo, puesto que en la puerta se encuentra una imagen de la Virgen del Carmen que ha sido apedreada y además se puede observar cómo se meten las personas por las noches para "vivir” en el lugar sin cuidarlo. Se puede ver ropa, zapatillas, objetos quemados, medicamentos usados y, sobre todo, mucha basura.

En la actualidad, el edificio luce abandonado, sus ventanas están todas rotas detrás de las rejas. Unos pocos yuyos y la basura contrastan con el esplendor que reina en la plaza Pedro del Castillo, lugar clave para la provincia, ya que en ella se encuentra ubicada la fundación de Mendoza. En el interior del edificio, una densa capa de polvo cubre todos los ambientes y los pocos muebles que allí han quedado.

Quienes ingresan al edificio lo hacen a través de un muro de piedras de poco más de un metro y medio de alto, cuyos pinches han sido removidos con el fin de poder ingresar al lugar, lo que resulta muy sencillo para todo aquel que intente trepar y pasar sobre él.

 

Preocupación del municipio de Capital por posibles usurpaciones

Desde la Secretaría de Seguridad de la Municipalidad de la Ciudad afirmaron que en el día de ayer se evitó un intento de usurpación y que, por pedido de los vecinos, el intendente está actuando en la zona para mejorar la iluminación del lugar. El municipio, a pedido de los vecinos, resolvió reforzar la seguridad, intervenir en la problemática de las usurpaciones y busca además cerrar el lugar, es decir, tapiarlo.

 

Vecinos en alerta

Emilia Villegas, vecina del lugar, comentó a Unidiversidad: “Esto empezó hace más o menos hace un año, cuando empezamos a ver cada vez más gente que se metía al exhogar de ancianos. Lo primero que sucedió es que desvalijaron todo el lugar, se llevaron muebles, los pupitres de la iglesia e incluso la grifería de los baños”.

Es una preocupación para los vecinos la seguridad del lugar. Lo que más los afecta es la frecuencia con que se mete gente en el exhogar. Según los explicaron, la policía permanentemente saca a las personas que intentan usurpar el edificio.

Varios vecinos de la zona han sufrido robos, por lo que consideran al lugar como una "zona roja". “Entre nosotros hemos hablado muchas veces para organizarnos, pero todavía quedan muchos que no quieren poner la cara en esta situación por miedo a represalias”, dijo.

 

El origen del conflicto

El conflicto se originó por una venta frustrada por parte de la justicia entre los antiguos propietarios del lugar y el Estado provincial. A principio de 2012, los diputados Omar de Miguel y Víctor Scattareggia (UCR) presentaron un proyecto para frenar la venta, ya que sostenían que el terreno pertenece al Estado. Esto se debió a que el gobierno de Mendoza donó el predio en 1888 a la Sociedad San Vicente de Paul para que fuera destinado a un “asilo de mendigos”, es decir, con fines benéficos. 

De esta manera, la iniciativa presentada por el Ejecutivo provincial y la Fiscalía de Estado llegó a la Justicia, más precisamente al 12.º Juzgado Civil, Comercial y Minas. El titular, el juez Oscar Vázquez, resolvió el 13 de marzo de 2012 que no se podía transferir el dominio de la propiedad, lo que abrió un foco de conflicto entre las partes que aún no se ha podido resolver.

 

Cómo terminó el hogar San Vicente de Paul

Luego del cierre, el hogar que pertenecía a la Sociedad San Vicente de Paul –una organización sin fines de lucro que se encuentra en distintas partes del país– fue reubicando a los ancianos en diversas instituciones, entre ellas,,una que está en la misma cuadra, en la esquina de Ituzaingó y Urquiza. Se trata de la residencia (también para personas mayores) Vicentina Betania, que pertenece al mismo grupo de administradores del exhogar de ancianos.

A principio de 2012, los representantes del San Vicente de Paul anunciaron que cerrarían el lugar por dificultades económicas. Los motivos que citaron fueron la complicación para obtener mayores recursos económicos y la falta de mantenimiento de la estructura edilicia.