Las manos maestras de Luis Quesada

El viernes 7 de septiembre se inauguró la muestra Proyecciones, una retrospectiva con más de 200 obras del artista mendocino y 40 creaciones realizadas por colegas vinculados a su historia y legado. Sus trabajos se pueden ver en el Espacio Contemporáneo de Arte (ECA). 

Las manos maestras de Luis Quesada

Quesada inaugura la muestra Proyecciones con más de 200 obras en el ECA. Fotos Axel Lloret.

Cultura Unidiversidad por Andrea Calderón / Publicado el 07 DE SEPTIEMBRE 2012

Ladran los perros; aunque apenas tímidos, aunque casi amigables. La casa-taller de Luis Quesada en Bermejo es una cortina de vidrios y una galería de obras. Su arte brota por todas partes, desde los aros que lleva Acelí, su mujer desde hace más de 60 años, hasta la mesa de cobre donde la comida se comparte en familia.

De la cocina sale despacio, saluda y toma asiento en la silla que tantas veces contuvo su espalda. Tiene la sonrisa intacta y conserva frases que denotan la genialidad de este hombre, que a lo largo de su vida ha creado y no parado de crear. Hace tres días terminó su última obra y piensa seguir con una próxima en cuanto pueda y Cristina -la señora que realiza las tareas domésticas- no guarde los materiales en su afán de ordenar.

“La casa está vacía”, dice Acelí. Es que desde hace una semana, más de 200 obras del maestro mendocino esperan su lugar en el Espacio Contemporáneo de Arte (9 de Julio esquina Gutiérrez, Ciudad), donde el 7 de septiembre inaugura la muestra Proyecciones, un homenaje a su producción incansable, su ejercicio docente y compromiso social. De la exposición participarán amigos, colegas, familiares y alumnos, y actuarán Grupo Androide y Ensamble para el fin de los tiempos.

A sus 89 años sigue trabajando, a pesar de que la vista ya no sea la aliada de siempre. Pero… ¿qué es el tiempo en el arte si a Luis aún se le escapa por las manos? Lamenta a los amigos que no están y se le enciende el recuerdo cuando piensa en sus inicios como minero. Dos tíos socialistas cultivaron sus valores ideológicos y una sensibilidad innata lo llevó por caminos donde jamás escaseó el amor.

Las lunas han sido testigo de la obra de Quesada, y Bermejo, su rincón en el mundo. Bajo esos cielos, con la mirada perdida en la obra, creó pinturas, esculturas, dibujos, grabados, murales, tapices, muebles, objetos y joyas. Todo terreno. Todo talento. Mucho trabajo. ¡Bendito ese 23 de junio de 1923, cuando el pequeño lloró por primera vez!

Formado en la UNCuyo e influenciado por la modernidad, a lo largo de su carrera ha vivido el arte del modo más optimista posible, buscando transformar su entorno y compartiendo proyectos colectivos cerca de la realidad sociopolítica, la revalorización artesanal y la prevalencia de la razón.

Quesada impulsó la creación de la Escuela de Diseño en la Facultad de Artes de la Universidad de Cuyo, participó de la primera Ley de Cultura de la provincia, creó el Club del Grabado, formó un grupo de muralistas, implementó un proyecto para la radicación de artistas y artesanos del Bermejo y creó y creó y creó.

A los 12 años descubrió su ¿misión? en la vida. Producto de un forzado reposo, su madre le regaló una caja de colores y desde entonces no paró más. Un día cualquiera a orillas del Río Diamante encontró un cuerno, del cual -sierra mediante- resultaron hermosos anillos. Y así, las herramientas y el hambre en sus manos lo llevaron por caminos desandados, que luego fueron un mapa de disciplinas por las cuales se ha movido como pez en el agua.

En ese juego travieso, Quesada ha manipulado los materiales a gusto y antojo. Y si Matisse, el muralismo mexicano, el arte precolonial y el constructivismo ejercieron su influencia, nada pudo con la originalidad de su propio planteo, de su propia búsqueda. Los sueños del artista ahora reposan en una silla mecedora donde frota sus manos junto a la chimenea.

Piensa en las tres generaciones ligadas al arte y se le antoja la esperanza de una cuarta. “¿Habrá un hijo de Ramirito (en referencia a su nieto) haciendo lo mismo que hizo su padre o lo que había hecho su abuelo? El tiempo lo dirá, pero a mí me gustaría mucho que hubiera otra generación dedicada a obtener de la gente la aprobación del ´Mirá qué lindo lo que ha hecho`. Me gustaría mucho que alguien dijera en algunos años ´Mirá lo que ha hecho este chico, que según dicen es bisnieto de Luis Quesada`, aunque de Luis Quesada pocos recuerden otra cosa más que su nombre”.

En honor al Maestro

  • El espacio de arte situado en el edificio del Rectorado-Cicunc de la UNCuyo, que coordina la Secretaría de Extensión Universitaria, lleva por nombre Profesor Luis Quesada en homenaje a este ex docente, creador del Museo Universitario de Arte y uno de los máximos exponentes en la provincia.

 

 

luis quesada | proyecciones | bermejo | uncuyo | grupo androide | ensamble