Litio en Argentina: presente y futuro en la revolución de las baterías

Nuestro país posee la cuarta reserva mundial. La demanda del mineral no para de crecer y las proyecciones son positivas.

Litio en Argentina: presente y futuro en la revolución de las baterías

El litio se encuentra disperso en rocas volcánicas y sales naturales. Foto publicada por La Nación

Sociedad Unidiversidad Minería / por Unidiversidad / Florencia Martínez del Rio / Publicado el 10 DE OCTUBRE 2019

Desde que comenzaron a fabricarse las baterías de litio para teléfonos celulares, computadoras y autos eléctricos, la demanda de este mineral creció a nivel mundial, al igual que su explotación en Argentina, el cuarto país con mayores reservas de este mineral. Dónde se explota y para qué se usa.

El litio está presente en nuestra vida cotidiana desde que los científicos John Goodenough, Stanley Whittingham y Akira Yoshino desarrollaron las baterías de iones de litio que poseen nuestros dispositivos móviles, invención que los llevó a ganar el Premio Nobel de Química esta semana. A partir de ese momento, el interés por este mineral no paró de crecer y se convirtió en uno de los mercados más pujantes, incluso se lo comenzó a llamar “el petróleo del siglo XXI”.

En este contexto, Argentina podría ser el país más beneficiado, ya que ocupa el cuarto puesto en reservas mundiales. “El litio era un mineral poco explotado, principalmente tenía un uso medicinal, para elaborar psicofármacos. Desde que se lo usa para fabricar baterías, su explotación creció muchísimo. Es un mineral que tiene mucho futuro por su alto uso energético. Las mayores reservas están en los salares de Salta, Jujuy y Catamarca, donde hay una constante explotación y exploración”, comentó a Unidiversidad Raúl Rodríguez, presidente de la Cámara Mendocina de Empresarios Mineros. 

 

Para qué se usa 

El litio se encuentra disperso en rocas volcánicas y sales naturales. Una vez extraído, el mayor uso que se le da es para fabricar baterías de teléfonos celulares, computadoras portátiles, herramientas eléctricas y vehículos híbridos o eléctricos. Pero también se utiliza para elaborar lubricantes, cerámicos, vidrios y aparatos aeronáuticos. A su vez, desde que se descubrió que incrementa la permeabilidad celular y actúa sobre los neurotransmisores, el litio comenzó a usarse para elaborar psicofármacos que favorezcan la estabilidad del estado anímico. Es por esto que se utiliza para tratar y prevenir los episodios de manía en las personas con distintos trastornos, como el bipolar o el maníaco-depresivo. 

Sobre las características del litio (Li), Daniel Rosales, doctor en química e investigador del Conicet, detalló a Unidiversidad: “Es blando, plateado y el elemento más liviano que existe en la tabla periódica. Esto hace que sea muy bueno y útil para la fabricación de las baterías de dispositivos móviles. Antes eran pesadas porque se hacían con plomo o níquel; las baterías de litio son mejores en cuanto a peso y a eficiencia energética”, explicó el científico, que trabaja en el laboratorio de litio de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNCUYO. 

 

Argentina, en el triángulo del litio

Junto a Bolivia y Chile, Argentina integra el “triángulo del litio”. Estos países concentran alrededor del 67 % de las reservas probadas de litio y cerca de la mitad de la oferta global, según los últimos datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), de los cuales entre el 25 % y el 30 % de los potenciales están en territorio argentino, explicó un informe del ex Ministerio de Energía y Minería.

Nuestro país, además de ser el cuarto del mundo en reservas, es el tercero en volumen de producción. El USGS destacó que la Argentina es el lugar con mayor cantidad de recursos con potencial de valor económico, con algo más del 20 % del total mundial. Al respecto, Rodríguez señaló: “Podríamos llegar a ser el principal productor del mundo; los recursos están, pero eso dependerá de otros factores, como las políticas, las legislaciones y las medidas tributarias. En el camino pueden pasar muchas cosas. Chile tiene muchas reservas también, pero Argentina ha tomado la delantera en la región, se abocó a la explotación de litio, lo que no quita que puedan igualarnos”. 

En el mundo, las mayores reservas están en Chile (el 49,8 %), China (el 25 %) y Australia (el 10,5 %). Fuera de estos tres países y Argentina, en el resto del mundo se encuentra tan solo el 6 % de este mineral. En Bolivia, los recursos del Salar de Uyuni aún no pueden considerarse, ya que no se explota comercialmente, por lo que su participación es del 0 %.

 

Presente y futuro

Actualmente existen dos proyectos en producción: el Salar del Hombre Muerto/Mina Fénix, que produce desde 1997 en Catamarca, operada por FMC Lithiu, y el Salar de Olaroz, en Jujuy, que comenzó a funcionar en 2015 y opera Orocobre Limited. Ambos aumentaron su producción en 2016, año en el que las exportaciones ascendieron a USD 191,1 millones, un incremento del 111 % respecto de 2015. Esto se debió a un alza de los volúmenes exportados (el 50,7 %) y una suba de los precios (el 45,3 %). Los destinos del litio argentino son Estados Unidos y China. 

De mantenerse esta tendencia y ponerse en marcha algunos de los proyectos en desarrollo, las exportaciones de derivados de litio podrían superar los USD 800 millones en los próximos años, estimó la cartera de Energía y Minería. Rodríguez confirmó que en Argentina hay varios yacimientos en etapa de exploración. “A simple vista, el litio no se puede ver, por eso se necesita explorar y este proceso en los últimos años ha aumentado”.

El optimismo por la posibilidad de que el litio se convierta en un producto exportador “estrella” es “desmedido”, según señaló el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) este año en un informe. Aun considerando las proyecciones más optimistas, con los precios más altos de la historia, las exportaciones de carbonato y cloruro de litio no llegarán a representar el 0,4 % del total.

En esta misma línea de bajar expectativas está el pronóstico del banco Morgan Stanley lanzado a fines de febrero. Allí, los expertos indicaron que habrá "excedentes significativos" del litio debido a la gran cantidad de nuevos yacimientos que estarán activos y porque el crecimiento del mercado de autos eléctricos será "insuficiente" para compensar el aumento de la oferta del mineral. Así, el precio de la tonelada, que en los últimos años se duplicó, sufriría un desplome.

sociedad | litio | minería |