Cómo las leyes modificaron el rostro de la Vendimia con los años

A través de un trabajo de archivo de la Legislatura provincial, se reveló cuál fue la metamorfosis de la fiesta máxima de la provincia. Desde el nombre, la marcha y el museo del vino hasta los derechos adquiridos de las soberanas.

Cómo las leyes modificaron el rostro de la Vendimia con los años

Sociedad Unidiversidad Vendimia 2019 / por Prensa de la Legislatura de Mendoza / Publicado el 21 DE ENERO 2019

A través del archivo de leyes de la provincia de Mendoza, se puede hacer un seguimiento legislativo de la fiesta más importante que tenemos los mendocinos. Es una forma distinta de mirar la Fiesta Nacional de la Vendimia. Esta fiesta que nos pone en el escenario nacional (y también internacional) nos permite mostrar nuestras raíces y desarrollo, es transversal a factores culturales, climáticos y socioeconómicos que atraviesan a la población toda.

Su primer festejo se realizó en 1936, y desde entonces se celebró de manera continua hasta 1955 inclusive, ya que en 1956 no se realizó por problemas económicos y políticos en el país. Después continuó en 1957 y 1958 (en 1959 se llamó “La Fiesta del Vino”), para luego celebrarse nuevamente entre 1960 y 1984 (en 1985 tampoco se realizó, debido al terremoto de enero de ese año) y de 1986 a la actualidad sin interrupciones.

La primera ley (1631) que se registra data de 1947 y, como muchas otras leyes posteriores, tiene que ver con el pedido y la aprobación de la suma de dinero necesaria para llevar a cabo la fiesta. Luego pasamos a la ley 4179 que acordó, en 1977, un sueldo a la reina nacional de la vendimia electa. Esta ley fue derogada por la 6994, sancionada en 2002. Incluye a la virreina nacional y autoriza al Poder Ejecutivo a realizar modificaciones presupuestarias que correspondan a los efectos de cumplimiento de esa ley.

En 1989 se sancionó la ley 5437, que incorporó a la Legislatura provincial la entrega de la Distinción de honor al mérito de Vendimia de Mendoza”, otorgada al establecimiento vitivinícola que hubiere obtenido la distinción más importante a nivel internacional durante el año.

La Ley 6085 estableció la donación a la Municipalidad de Maipú de un tonel “tonel artístico de la exposición del centenario” de propiedad de la Bodega Giol. Se creó así el Museo Nacional del Vino y la Vendimia, Casa Giol, cuyo fin fue el desarrollo, preservación y difusión del patrimonio cultural, especialmente el vitivinícola.

En 2001 se sancionó la ley 6897, que impuso el nombre “Don Horacio Pelay” al escenario mayor del teatro Frank Romero Day, donde se celebra la Fiesta Nacional de la Vendimia. El reconocimiento-homenaje a Pelay fue por ser unos de los autores de la marcha vendimial.  

En 2002, con la Ley 6973, se declaró Patrimonio cultural de la provincia de Mendoza a la Fiesta de la Vendimia en todas sus manifestaciones: fiestas tradicionales barriales, distritales, departamentales, bendición de los frutos, carrusel, vía blanca de las reinas y acto central. La Ley 7484, sancionada en 2006, designa con la advocación de “Patrona de los viñedos de la provincia” a la denominada “Virgen de la Carrodilla” y adopta la obra musical “Virgen de la Carrodilla”, de autoría de Hilario Cuadros, como canción dedicada a esa advocación.

En año 2013 se sancionó la Ley 8568, que permite la creación del Museo Provincial de la Vendimia con el objetivo de salvaguardar, conservar, difundir, investigar, custodiar y exhibir toda la producción artística realizada desde el 18 de abril de 1936, fecha de la primera Fiesta de la Vendimia, como parte integrante de la memoria cultural de nuestro país, y promoverla entre las nuevas generaciones.

La última ley que consta en el archivo legal sobre la Vendimia es la 8740, sancionada en 2014. Estipula el nuevo reglamento para la elección de la reina y la virreina que respeta los derechos, garantías y libertades consagrados a favor de la mujer por los tratados internacionales de jerarquía constitucional y demás legislación vigente en materia de derechos humanos del país.

Este año, en el marco de las actividades vendimiales, en la Legislatura de Mendoza fue declarado de interés provincial el sistema de cosecha asistida. A través de una propuesta presentada por el senador Víctor da Vila,se distinguió a hacedores culturales de Vendimia de  las décadas del 60, el 70 y el 80 por su arduo trabajo, participación y conocimiento sin cobrar un salario.

sociedad | vendimia | leyes | cambios