Tres preguntas existenciales para investigar

Tres estudiosos explican la necesidad de avanzar en el conocimiento científico.

Tres preguntas existenciales para investigar

Foto: Ariella Pientro

Sociedad Edición U #33 - Ciencia emergente / por Unidiversidad / Publicado el 18 DE NOVIEMBRE 2018

La idea fue entender, desde algunos protagonistas, cómo alguien con vocación investigadora hace de su impulso investigador personal una realidad. Entonces, ella y ellos se tomaron en serio el cuestionario base y respondieron con precisión en estos tiempos escuetos y apurados. Son tres para estos tres interrogantes:

  • ¿Por qué encaré la investigación?
  • ¿A qué conclusión llegué? Si estoy en proceso, ¿en qué etapa estoy de ese trayecto?
  • Sobre la base de estas experiencias, ¿qué dificultades y posibilidades encontré para desarrollarme como investigador?

 

Testimonios en primera persona  

"Soy Feres Mocayar Marón, estudiante de quinto año de Medicina en la Facultad de Ciencias Médicas (de la UNCUYO) y actual presidente de la Asociación Científica de Estudiantes de la Salud (ACES). Cumplí con una beca en el laboratorio de Lesiones Traumáticas y Tóxicas del Sistema Nervioso, dirigido por el Dr. Patterson, y una pasantía en el laboratorio de Neurobiología Sección Cronobiología, comandado por la Dra. Estela Muñoz, ambas en IHEM-CONICET-UNCUYO. Estas experiencias me otorgaron una amplia y sólida formación en neurobiología junto con el entrenamiento de laboratorio.

"Actualmente trabajo en el Laboratorio de Farmacología Experimental Básica y Traslacional, perteneciente al IMBECU-CONICET-UNCUYO, a cargo del Dr. Manucha. La prestigiosa revista internacional Stress ha publicado un artículo de autoría conjunta, que aborda cómo el estrés psicosocial crónico impacta en el desarrollo y mantenimiento de las enfermedades cardiovasculares, en particular, la hipertensión arterial. Además, trabajamos en la aplicación de nanotecnología en el desarrollo farmacológico. Las nanopartículas, cargadas con la anandamida para tratar la hipertensión, funcionarían como caballos de Troya para almacenar la droga y mantenerla estable mientras circula por el organismo.

"Desde ACES fomentamos la investigación y la participación activa en proyectos científicos. Próximamente inauguraremos las cuartas Jornadas de Investigación y las segundas Jornadas Trasandinas de Jóvenes Investigadores".  

 

"Soy Estefanía Quiroga, estudiante de la Facultad de Educación. Inicié la investigación porque es otro ámbito donde uno puede desarrollarse como profesional; una forma de describir, conocer y entender la realidad con la intención de realizar, en algunos casos, propuestas de mejora; en otros, producir conocimiento.

"El proyecto del que formo parte trata de las estrategias de accesibilidad académica para la inclusión de estudiantes con discapacidad en la UNCUYO. Se trabaja desde las voces de los profesores de las diferentes unidades académicas y se complementa con la de los integrantes de los Servicios de Apoyo a los estudiantes. A través de encuestas, grupos focales y entrevistas, que se encuentran en etapa de sistematización, identificamos las estrategias, las buenas prácticas en el aula y los obstáculos respecto de la accesibilidad académica.

"Las dificultades para comenzar a investigar se vinculan con el acceso a la información para postularse y cantidad de cupos que se ofrecen, mientras que las posibilidades radican en la disponibilidad de obtener financiamiento para el proyecto y el potencial humano de los equipos de investigación para acompañar, orientar y enriquecer la labor.

"La formación en investigación de un principiante puede ser una dificultad, dependiendo de las características del equipo de investigación".    

 

"Soy Rafael Fernández, de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNCUYO. Al finalizar el doctorado, me interesé por el estudio de la Química Atmosférica, evaluando los procesos y reacciones que afectan el estado actual y la evolución de la atmósfera terrestre, siempre desde una perspectiva interdisciplinaria.

"En los últimos años, me he concentrado en comprender cómo es la química de fondo que existe naturalmente en la atmósfera. Para conocer cuál es el impacto de los contaminantes emitidos por la actividad humana sobre la calidad del aire y el calentamiento global, debemos saber primero cómo se comporta naturalmente el sistema química-clima: si no conocemos la línea de base sobre la cual se produce una perturbación, nunca vamos a poder cuantificar el impacto del hombre sobre el planeta.

"Lamentablemente, en nuestro país, el presupuesto para comprar equipamiento y realizar estudios de campo es insuficiente, por lo que trabajo principalmente con modelado computacional, colaborando con grupos internacionales de investigación que proveen las medidas para validarlo. Esto me ha permitido estudiar la química atmosférica en regiones del planeta tales como los Andes Centrales, el Océano Pacífico Tropical, la superficie del hielo Ártico y la evolución del agujero de la capa de ozono sobre la Antártida durante el siglo XXI".  

sociedad | edición u 33 ciencia emergente | jóvenes investigadores | ciencia | millennial