A pedir de Cornejo

La Convención Nacional, máxima autoridad de la UCR, ratificó la pertenencia a Cambiemos y ordenó ampliar la coalición, tal como solicitó el gobernador mendocino y presidente del partido.

A pedir de Cornejo

Alfredo Cornejo en su discurso ante la Convención Nacional de la UCR. Foto: Presidencia UCR

Nacional Unidiversidad Convención radical / por Horacio Meilán / Publicado el 27 DE MAYO 2019

Apenas 14 personas votaron en contra de la posición que terminó adoptando la Convención nacional de la UCR que se hizo este lunes 28 en Buenos Aires.

Fueron apenas 14 votos negativos contra 271 a favor los que demuestran el gran consenso que logró el jefe partidario, Alfredo Cornejo, con su idea de mantenerse dentro de Cambiemos, de ampliar la coalición y de nombrar una comisión -que él mismo presidirá- para hablar con actuales y futuros socios.

Ese consenso también es el que le permitirá insuflar nuevos bríos a la alianza gobernante, manteniendo a Mauricio Macri para la reelección o, tal vez, como contrincante de un eventual candidato radical o que el radicalismo apoye.

Como a fines de 2014 en Tunuyán, Mendoza, y como en marzo de 2015 en Gualeguaychú, Entre Ríos, a nivel nacional, Cornejo volvió a ganar una pulseada interna.

Sus posturas en aquellos años le rindieron grandes frutos. En la provincia, Cambia Mendoza alcanzó el Gobierno. En el país -en una vía mucho más tortuosa, por cierto- Cambiemos llegó a la Casa Rosada. Es cierto, en esta última instancia el radicalismo sólo era (y es) un convidado del Pro. Tal vez por eso muchos dicen ahora que fue una alianza meramente “electoralista”. Pero nadie puede negar que ambas posturas fueron exitosas.

En 2019, sin embargo, con un escenario adverso y sin tantos potenciales socios (como sí aparecían hace cuatro años), la posición cornejista volvió a primar.

 

Rosca eficiente

A diferencia de la de Gualeguaychú, donde la discusión duró hasta la madrugada, la Convención de este lunes en Parque Norte terminó temprano. Pasadas las 20.30 ya se había votado la resolución partidaria. Y a las 21 el encuentro ya era historia.

En realidad fue el fruto de una rosca que había comenzado mucho antes. De hecho, el domingo anterior se sucedían las reuniones en la sede del comité nacional o en las oficinas de algún legislador, buscando acercar posiciones.

Tan efectivas fueron las charlas que quienes iban llegando a Parque Norte cerca del mediodía del lunes ya recibían un documento “consensuado” que sería la guía para votar más tarde.

Incluso algunos dirigentes de segunda o tercera línea vaticinaban un final temprano y sin tropiezos.

Es cierto que hubo discursos encendidos. También hubo algunos insultos de grupos minoritarios a Mauricio Macri, que algunos acuerdistas calificaron de “fundamentalistas”.

Pero no es menos cierto que el plan cornejista funcionó casi a la perfección.

Media hora antes ya se conocía la resolución que se votaría. Cinco escuetos artículos ratificaban la intención acuerdista y promovían la formulación de una coalición “con un esquema de funcionamiento reglado y sistémico”.

Esos cinco artículos pedían además constituir una “comisión de acción política” que ya integran Cornejo, los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes) y otros tres miembros de la Mesa Directiva del Comité Nacional.

Y pedían también otros puntos, entre los que se destaca la ambición de la UCR de competir electoralmente “en todas las categorías de cargos y jurisdicciones” y la participación “de las autoridades radicales en las principales decisiones de Gobierno”.

De ese modo, Cornejo se asegura el apoyo radical a sus futuras negociaciones.

Pero también contempla la fuerte crítica que él mismo ha hecho a la gestión de Macri. “El país se ha endeudado más y no tenemos resultados económicos. No debemos callarnos. Pero, paralelamente, debemos construir las alternativas para que eso cambie”, justificó el mendocino ante los convencionales.

Lo hizo en el fuerte discurso que se transformó en el corolario de la Convención. Minutos después se votó y se aprobó lo que él pedía por una abrumadora mayoría.

Ahora le queda el camino menos previsible. Convencer al Pro de Macri y a otras fuerzas “alternativas” de que Cambiemos es la salida “para terminar con el populismo”. Y luego, ayudar a convencer al resto de los argentinos de que esa coalición tiene las respuestas para que el país definitivamente mejore. Más que un desafío.

política nacional | convención radical | alfredo cornejo | cambiemos | mauricio macri