Aval a la represión

El día de la huelga general convocada por la CGT dejó un saldo de adhesión parcial a la medida, pero con fuerte movilidad de manifestantes.

Aval a la represión

La Infantería avanza por la Avenida España, siguiendo detrás a la marcha de agrupaciones de izquierda que se dirigía a la concentración en la Legislatura. Foto @UlisesJimenezLH.

Nacional

Paro de la CGT

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 07 DE ABRIL DE 2017

Las marchas y piquetes en la CABA y provincia de Buenos Aires tuvieron su correlato de represión en las acciones ejecutadas por la Gendarmería, esta vez con el aval de los sectores que rechazan las protestas y exigen que se castigue a los piqueteros. Los porteños más duros e intolerantes se hicieron sentir en la última manifestación del 1.° de abril, en apoyo a la gestión nacional y en repudio al kirchnerismo, al declamar la defensa de la democracia, como si la forma de gobierno estuviera en riesgo.

Se llegó, entonces, al día del paro convocado por la CGT con esa antesala, y la concreción de la medida de fuerza con cortes de accesos programados por las agrupaciones sociales y de izquierda fue la rampa para la acción represiva de la Gendarmería. Los medios le dieron gran espacio a esta decisión de la ministra Patricia Bullrich.

El paro fue fuerte en el centro político e institucional del país, por eso la CGT dijo que fue contundente, aunque no lo declamó y se despegó de los piqueteros. El gobierno central sintió el impacto. Por eso el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, señaló que el paro fue innecesario.

En Mendoza, en cambio, el gobierno de Alfredo Cornejo preparó el terreno y desarticuló la protesta docente con la aplicación del ítem aula y el aseguro del mínimo disponible del transporte a la mañana temprano, tomando como base la empresa estatal de micros y troles. Además, se aplicó el código de convivencia de la Municipalidad de la Ciudad y la acción de la justicia y la intimidación de la infantería policial.

política provincial paro de la cgt represión infantería gendarmería piquetes