Las consultas por cannabis medicinal para mascotas llegan a las veterinarias de Mendoza

Las y los mendocinos se interesan por tratar a sus perros y gatos con estos aceites, usados en su mayoría para calmar dolores crónicos. Sin embargo, su uso no está regulado. Beneficios y recomendaciones.

Las consultas por cannabis medicinal para mascotas llegan a las veterinarias de Mendoza

Foto: Pixabay

Sociedad

Cannabis medicinal

Unidiversidad

Florencia Martinez del Rio

Publicado el 29 DE SEPTIEMBRE DE 2021

El cannabis tiene beneficios medicinales no solo para las personas, sino también para los animales. Según las y los veterinarios está comprobado que mejora la salud de perros y gatos con diversas patologías. Sin embargo, su uso no está regulado, lo que dificulta el acceso a los aceites, usados en su mayoría para calmar dolores crónicos. Veterinarios y veterinarias contaron que, en Mendoza, cada vez más personas se acercan a las veterinarias consultando por este tipo de tratamientos. El testimonio de una mendocina que le suministra cannabis a su mascota.

Desde el 2020, el autocultivo de esta planta para fines medicinales es legal, lo que permite la venta de aceites, cremas y otros derivados de la planta en farmacias autorizadas. Este año, el Gobierno nacional creó el Registro del Programa de Cannabis (Reprocann), en el que pueden inscribirse pacientes que cultivan para sí mismos, pacientes que no cultivan, cultivadores que realizan la tarea para un paciente (cultivador solidario) y profesionales de la salud que recetan el cannabis. 

A este registro quieren acceder las y los médicos veterinarios, ya que actualmente no están habilitados para hacerlo. En paralelo, los tratamientos con cannabis en mascotas se realizan en casi todo el país, según la Primera Encuesta Nacional de Cannabis de Argentina. Concretamente, el 0,4 % de las personas encuestadas aseguró darle aceite de cannabis a sus mascotas.

Si bien la utilización de cannabis para animales no humanos es considerablemente más baja que el resto de los usos (casi el 18 % de las personas consume con fines medicinales), el estudio reveló que es usado por mascotas en todas las provincias del país, excepto en La Rioja y Tierra Del Fuego. El lugar con mayor consumo para este fin es Neuquén (el 1,4 %). La encuesta no detalló cuál es el porcentaje en Mendoza. 

 

Uso de cannabis medicinal en mascotas

Pablo Vallejos es uno de los veterinarios que creen que el uso de cannabis aporta decenas de beneficios a las mascotas. En diálogo con Unidiversidad, aseguró que en Mendoza va en aumento la cantidad de gente que se acerca a las veterinarias a consultar por este tratamiento.

“Cada vez son más los propietarios que ya conocen del uso de cannabis. Algunos vienen porque alguien les dijo: '¿Por qué no usás cannabis? Mi perro –o mi gato– lo usa y le da muy buen resultado”', comentó el veterinario, que sostuvo que el cannabis “aporta resultados muy prometedores” en las mascotas.

Carolina Martínez es una dueña que le da a su perro aceite de cannabis para aliviar los dolores articulares, ya que su compañero de 10 años padece artrosis. Contó a Unidiversidad que años atrás comenzó a notar que su mascota ya no era la misma, le costaba pararse y sentarse, tenía menos ganas de jugar y dormía más de lo habitual. Al llevarlo a la veterinaria, le indicaron un tratamiento con medicamentos, el que realizó y mejoró el día a día del animal, pero hace unos meses, decidió tratar a su mascota con esta planta. “Al cannabis lo vi como una alternativa, quise probar si le funcionaba, y sí, noto que siente menos dolor, está más activo”, afirmó. 

Para el veterinario Guillermo Genta, en la provincia se viene avanzando en la aplicación de los tratamientos con cannabis. Genta señaló que la aceptación de las personas es buena, ya que cuando se les explica que esa sería la manera indicada de tratar a su mascota, suelen aceptar esa terapia.

La familia accede cuando se le habla sobre tratar dolencias, siempre que se pueda en términos económicos o sentimentales. En varias oportunidades, han decidido no hacer ningún tratamiento y dejar que el rumbo de la patología lleve al organismo a fallar y descompensarse. Que crean que la marihuana es tabú no me ha tocado hasta ahora”. 

Carolina, como propietaria de un perro con una enfermedad crónica, contó que fue ella la que acudió a consultar si su perro podía ser tratado con cannabis, ya que las propiedades medicinales de esa planta son cada vez más conocidas y difundidas. 

Sobre los aceites, Vallejos afirmó: “Los aceites que conseguimos en Mendoza tienen origen en cannabicultores que, por la legislación actual, los hacen de manera artesanal y están obligados a hacerlos de manera anónima. Hay muchos que no saben lo que cultivan o lo hacen para fines recreativos, pero, por suerte, hay muchos que, de manera muy seria, asumiendo los riesgos y los altos costos de producir, se transforman en proveedores seguros de, podríamos decir, aceites de calidad para nuestras mascotas”.

 

Para qué se usa

Cualquier animal que tenga columna vertebral podría ser beneficiario de la planta de cannabis, ya que poseen un sistema endocannabinoide, con receptores para las moléculas que se encuentran en la planta. Principalmente, se usa en perros y gatos, aunque también hay profesionales que trabajan con equinos y animales exóticos como iguanas o tortugas, explicó a Unidiversidad José Massabró, miembro de la Asociación de Medicina Veterinaria Cannabinoide de Latinoamérica y cocreador del primer Consultorio Cannábico Terapéutico Veterinario del país, ubicado en Neuquén.

Apaciguar y/o anular dolencias, como los dolores osteoarticulares, es uno de los objetivos principales del uso de cannabis, pero las propiedades de esta planta ayudan también a mascotas con epilepsia, cáncer, secuelas de moquillo, trastornos de conducta, déficit cognitivo senil o problemas de piel, explicaron los especialistas. 

El aceite de cannabis no tiene contraindicaciones y su utilización es siempre complementaria a otras terapias, afirmó Massabró. Este medicamento interactúa con otros fármacos, aspecto que hay que tener en cuenta antes de comenzar el tratamiento, advirtió; por eso es importante realizarle al animal análisis previos, conocer el diagnóstico definitivo y qué medicación está tomando. Para el médico integrante de la Agrupación Veterinarios Cannábicos Argentinos, una ventaja del cannabis es que tiende a potenciar a esos otros fármacos, a aumentar su concentración en sangre, lo que permite reducir la dosis de ese medicamento y, por ende, también los efectos secundarios que provoque.

Los aceites de cannabis

El único preparado comercial aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) que se vende en las farmacias es el Convupidiol, un preparado a base de una sustancia química de la planta llamada cannabidiol (CBD), que se utiliza para tratar casos de epilepsia. Su costo es de $ 60.000 el frasco de 30 mililitros, afirmó Massabró.

Los preparados artesanales a los que acceden los y las dueñas de las mascotas, generalmente rondan entre los $ 2000 y $ 4000 los de entre 15 ml y 30 ml. El especialista señaló que en relación a los medicamentos tradicionales puede haber una diferencia en los precios pero normalmente la gente opta por este tratamiento “al ser una medicina natural que beneficia por demás a sus compañeros no humanos”.

Genta, por su parte, comentó que más que pensar en el valor económico intenta a diario en su veterinaria hacer notar la responsabilidad de lo que significa tener una mascota. “Es un ser vivo, tiene una salud que mantener. Sobre costos es muy complejo ahondar, ya que depende de las patologías, respuestas en las asociaciones con otras terapias, continuidad y demás”.

 

Los problemas de no estar regulado

En Argentina, las y los médicos veterinarios no pueden ingresar al Registro del Programa de Cannabis (Reprocann), como tampoco las y los dueños de las mascotas. Para estos profesionales, la principal consecuencia que esto genera es la dificultad para acceder a los aceites, lo que genera que el animal no pueda realizar el tratamiento para mejorar su salud.

“El problema radica en que se trabaja desde la ilegalidad: al no tener marco regulatorio, el paciente de un día al otro se puede quedar sin tratamiento porque el proveedor de la materia prima puede ser penado ante la ley por tenencia o cultivo, o al compañero de la mascota le pueden retener el aceite indicado para una patología. Es decir, se frena un tratamiento, cuando de lo que hablamos es de la salud de nuestras mascotas”, opinó Genta.

Desde el punto de vista de Vallejos, las y los veterinarios se encuentran encerrados en el mundo de la ilegalidad mientras que en juego está la salud de las mascotas y, principalmente, la búsqueda del alivio de sus dolores. Es por esto por lo que, para los profesionales, poder tener una regulación y un registro implicaría que las mascotas puedan ser tratadas bajo un control médico responsable y tengan un tratamiento regulado, continuado y asegurado, como sucede con las personas.

El pedido de las y los veterinarios

El uso y la prescripción veterinaria son legales en Uruguay, y en lugares como Estados Unidos y Canadá existen productos cannábicos para animales, principalmente golosinas para uso medicinal, aunque la aplicación veterinaria no es legal, excepto en el estado de Nevada. A nivel nacional, Veterinarios Cannábicos Argentinos, una organización conformada por profesionales de todo el país, busca que las y los profesionales, sus pacientes y tutores tengan la posibilidad de inscribirse para poder cultivar o conseguir algún cultivador solidario que les brinde el aceite, explicó Massabró.

El reclamo apunta también a que las y los dueños de las mascotas puedan adquirir estos productos en las farmacias. De esta manera, se podría combatir el fraude que existe actualmente, tanto en internet como en ferias, donde los productos se ofrecen, en muchos casos, sin detalles sobre la concentración de componentes químicos que tienen.

“El veterinario debe estar incluido dentro del registro de profesionales para la indicación del cannabis medicinal porque los trabajos científicos hechos por profesionales los avalan. El proceso de tipificación está cada vez más aceitado por parte de los cultivadores y se necesita urgente un registro de estos. La tipificación de las cepas y la determinación de la cantidad de los principales principios activos CBD y THC es un verdadero problema que, por otra parte, sería de suma importancia en el momento de indicar un aceite u otro”. 

Massabró contó que ya han tenido contacto con el Ministerio de Salud de la Nación y se reunieron con Marcelo Morante, coordinador del Programa Nacional de Cannabis Medicinal. Ahora están solicitando una segunda reunión con el sector de medicamentos del Ministerio de Salud y con la ministra Carla Vizzotti. 

cannabis medicinal mascotas veterinaria