¿Cisne negro? Cambia Mendoza y el Frente de Todos se quedarían con el 98% de los cargos electivos

Las PASO consolidaron la polarización en la provincia entre el oficialismo y el peronismo. También muestran el ocaso de las terceras fuerzas, que, si repiten en noviembre el resultado de las primarias, solo lograrán meter tres concejales en tres departamentos, ninguno del Gran Mendoza.

¿Cisne negro? Cambia Mendoza y el Frente de Todos se quedarían con el 98% de los cargos electivos

Imagen ilustrativa de la Legislatura de Mendoza. Gentileza: Prensa Cámara de Diputados de Mendoza

Provincial

PASO 2021

Unidiversidad

Leonardo Oliva

Publicado el 15 DE SEPTIEMBRE DE 2021

Muchos analistas y encuestadores anticiparon un cisne negro para las PASO 2021 que se realizaron el domingo. El voto en blanco, el ausentismo, o algún candidato o fuerza política inesperada podían encarnar esa anomalía, que finalmente ocurrió, pero por otro lado: la derrota electoral del Gobierno nacional en casi todas las provincias y la confirmación de Javier Milei, en la CABA, como el outsider que amenaza a la “casta política”.

En Mendoza, sin embargo, no hubo sorpresas y el verdadero cisne negro fue que no lo hubo. Si las legislativas han sido tradicionalmente la oportunidad para que los votantes se inclinaran por partidos y candidatos no tradicionales en la provincia (recordemos a Aldo Giordano con Fiscal, a Nicolás del Caño y el FIT, y a José Luis Ramón con Protectora), esta vez las terceras fuerzas tuvieron una pobre performance y lo que ocurrió en las PASO del último domingo fue que profundizaron la polarización entre Cambia Mendoza y el Frente de Todos.

Así, si se confirman en noviembre los resultados de las primarias, entre ambas fuerzas mayoritarias se quedarán con el 98 % de los cargos electivos, es decir, legisladores nacionales y provinciales, más los concejales de cada departamento.

Pero, además, hay que anotar otro dato contundente que dejó el escrutinio en Mendoza: el frente oficialista provincial está consolidando una hegemonía electoral que comenzó en 2013 y que, pese a la debacle macrista en 2019, no parece decaer a la hora de contar los votos.

Si bien las PASO no deciden quién ocupará los cargos en juego, hay que tomar sus resultados como lo que son: una primera vuelta que después debe confirmarse en las generales, que serán el 14 de noviembre. En este sentido, si repite los holgados números del domingo, Cambia Mendoza se quedaría con el 59 % de los cargos, mientras que el frente peronista obtendría el 39 %. Una polarización más clara que nunca, porque solo el 2 % restante lo ganarían terceras fuerzas, y ninguno en el Congreso ni en la Legislatura. Solo meterían tres concejales.

El Partido Verde, cuyos líderes Mario Vadillo y Marcelo Romano se mostraron triunfantes el domingo por haber quedado terceros en la elección, lograría dos ediles en Rivadavia y San Carlos, respectivamente, con la curiosidad de que el candidato del departamento del Este es nada menos que un radical de toda la vida, Ricardo Mansur, que ya fue intendente y legislador de Cambia Mendoza. El otro que lograría arañar un cargo es el Partido Federal en el Concejo Deliberante de Malargüe. Muy poco para las ilusiones que tenían las terceras fuerzas antes de la elección del 12 de septiembre.

Los números de las PASO

Qué anticipan las PASO

Según el escrutinio de las PASO 2021, solo el oficialismo provincial y el peronismo pelearán por las bancas en juego en el Congreso Nacional y en la Legislatura. Hasta ahora, Cambia Mendoza se queda con dos de los tres cargos de senadores; y con tres de los cinco de diputados. El resto serán para el Frente de Todos

En la Legislatura el reparto es similar: 60 % a 40 %. En el Senado, el oficialismo obtendría 12 de las 19 bancas en juego; las siete restantes irían al peronismo. Y en la Cámara de Diputados el escrutinio de las primarias indica que 15 de las 24 bancas serán de Cambia Mendoza y las nueve restantes del Frente de Todos. ¿Terceras fuerzas? Bien, gracias.

Con este panorama, desde el próximo período legislativo el Senado provincial estará compuesto en su totalidad por integrantes de los dos frentes mayoritarios: las 48 bancas se dividirán entre Cambia Mendoza (24) y el Frente de Todos (14). Y en la Cámara Baja la situación será casi idéntica: solo resistirá la polarización -porque su mandato expira en 2023- la diputada Mercedes Llano (PD, parte de Cambia Mendoza hasta 2020). El resto serán oficialistas (28) y peronistas (19).

La razón de esto es que los cargos de legisladores de monobloques o terceras fuerzas que terminan sus mandatos serían ganados por los partidos mayoritarios. Son los casos de los senadores José Bonarrico (Masfe), Marcelo Romano (Ciudadanos por Mendoza), Lautaro Jiménez (FIT) y Daniel Galdeano (PI); y de los diputados Mailé Rodríguez (FIT), Mario Vadillo (Ciudadanos por Mendoza), Eduardo Martínez Guerra (PI) y Pablo Cairo (Protectora).

Qué pasará en los Concejos Deliberantes

Polarización repetida

La polarización se repite, también con predominio del frente que lidera la UCR, en los concejos deliberantes. De los 98 ediles que se eligen este año (correspondiente a la renovación de la mitad de esos cuerpos deliberativos), solo tres irían a partidos o frentes minoritarios, como dijimos. Cambia Mendoza y el Frente de Todos acapararán los 95 concejales restantes (56 y 39, respectivamente).  

Aunque se trata de un pronóstico, porque recién las generales de noviembre dirán quiénes ocuparán los cargos en juego, nada indica que las terceras fuerzas puedan crecer lo suficiente en votos como para ganar más lugares que los que parecen tener hoy. Sobre todo en la Legislatura y ni hablar del Congreso nacional, donde en la última década el reparto de las bancas que le corresponden a Mendoza ha ido para la UCR, el Pro (miembros del mismo frente) y el PJ.

Bases de datos: gentileza Guillermo Mosso 

política paso 2021 cisne negro polarización cambia mendoza frente de todos