Crónica de una decadencia anunciada

A cinco días de comenzados los Juegos Olímpicos de Tokio, Argentina está en deuda en las definiciones y sigue ausente en el medallero. Las razones pueden ser muchas, pero la más fuerte es la falta de apoyo estatal.

Crónica de una decadencia anunciada

Foto: gentileza Getty Images.

Deportes

El Suplementario

Juegos Olímpicos

Radio U

Unidiversidad / Agustín Zamora

Publicado el 28 DE JULIO DE 2021

Luego de cinco años de espera desde los últimos juegos, Tokio llegó para ilusionar al mundo con sus deportistas subiéndose al podio y mostrando el fruto de su trabajo para esta cita olímpica. Cinco son para los países a los que les interesa el deporte. Argentina no entra en este listado.

El problema no es nuevo: desde Sidney 2000, el imaginario colectivo sabe que Argentina sumará no más de seis preseas y que estas son un logro únicamente de los que sudan los colores, lejos de un mérito del país que los abandera. En 2004, Georgina Bardach vendió e hizo vender a sus familiares varios objetos de valor para llegar a Atenas, donde, sin esperanzas, logró subirse al podio y colgarse la medalla de bronce, última en conseguirlo en esta disciplina tras la plata de Jeanette Campbell en Berlín 1936. Sin deberle nada a nadie, quiso estar en Pekín 2008, pero la motivación no era la misma. Declaró en varios portales: “Pensé que, después de tener una medalla olímpica, iba a poder ir a un torneo y tener la ropa, el viaje ordenado…”. Fue solo un sueño que el Gobierno apagó sin pensar más allá de sus bolsillos.

Sigamos con la natación, que en estos Juegos nos tiene representados por, entre otras, la hermana de nuestra medallista en 2004. Ella es Virginia, que ya estuvo en Río 2016 y cumplió con su competencia sin pena ni gloria. El mismo rumbo siguieron Julia Sebastián y Delfina Pignatiello

Delfina, multicampeona juvenil y en quien depositamos la confianza para buscar medallas, en su debut, en 1500 metros libres, finalizó en la última posición y dejó algunas frases que hacen entender cómo, en menos de dos años, pasó de la gloria a esto: “Fue una preparación bastante dura, con todo esto de la pandemia: muchos meses sin nadar, no con las mismas condiciones que mis rivales“. “Tuve que ver cómo las demás entrenaban y yo no”, declaró para la trasmisión oficial de la competición. 

Hay declaraciones previas de la joven nadadora que incluso la dejaron al borde de no querer formar parte de la delegación argentina: "Hace once semanas que no entro a una pileta, es un récord mundial de no nadar”, comentó hace dos semanas. Sí: a menos de 10 días de comenzar la competencia, todavía no tenía fija la idea de viajar por entrenamientos. No existe país alguno con este antecedente. Para entender la importancia de la frase citada, su última competencia fue Lima 2019, donde se adjudicó la preclasificación a la capital japonesa.

El entrenador de Pignatiello, Gustavo Roldán, advirtió que el pedido era desesperado: "Hace semanas que presentamos protocolos para volver a entrenar y no tuvimos respuesta. Hace nueve semanas de esto. Llevamos 75 días de aislamiento y no tenemos respuesta del gobierno. El protocolo es excelente y hay cero posibilidades de contagio, pero seguimos sin respuesta". Fue en la misma nota de julio en la que habló la nadadora de San Isidro.

"Pero a todos los países del mundo les afectó la pandemia de la COVID-19", podría pensarse. Sí, efectivamente, pero la cuarenta más larga de la historia es nuestra, y es posiblemente el único título olímpico que tendremos. Esto, acompañado de que el Estado argentino dio recién el 18 de junio de 2020 la autorización para que los deportistas pudieran entrenarse. Sin embargo, les pusieron un pequeña traba: que estuvieran clasificados/as o con muchas posibilidades para estos Juegos Olímpicos. Por uno u otro motivo, todos los y las deportistas de nuestro país perdieron al menos 3 meses de entrenamiento y competiciones para llegar a punto al país nipón.

Ejemplo de este éxito deportivo de nuestros gobernantes, confederaciones y asociaciones es el caso de Emmanuel Lucenti, del judo, que nada pudo hacer en su debut frente al húngaro Ivanov, que lo volteó en 28 segundos. Sí, es real que su rival es top 10 del mundo, pero también es real que nuestro compatriota llegó sin apoyo: “Estaría bueno que me respeten un poco más como persona y como deportista”, comenzó a reflexionar sobre su combate fallido. Continuó: "Le pidió disculpas al judo argentino, a mi provincia y a mi familia". Su estadía en Japón concluyó con más frases que no vamos a dejar pasar: "Para venir a competir a un juego olímpico, necesito estar en el tour, no puedo entrenar y prepararme en Tucumán", afirmó quien antes de su debut había contado, en una entrevista con el diario La Nación, que, tras sufrir una lesión en la espalda luego de su participación en Río, perdió todos sus apoyos. "Ni el Enard, ni el Comité Olímpico ni la Secretaría de Deportes me dieron nada cuando me lesioné. Solo la provincia de Tucumán continuó de manera fiel".

Triste desenlace para un deportista que llevó a tres JJ. OO. a nuestro país. Posiblemente haya sido su último juego. El tucumano cerró su nota con TyC Sports deseando que los futuros talentos no pasen lo mismo que él:  "No quiero que los chicos que viene después de mí sufran lo mismo que yo, que tengan que vender sus autos o dormir en un aeropuerto”.

De todos modos, el Gobierno parece estar orgulloso de su labor. Así lo expresó Santiago Cafiero: “Orgullo por nuestra delegación. Talento, trabajo, amor y solidaridad. Eso representan. A la distancia, el pueblo está unido alentándolos en estos Juegos Olímpicos. ¡Vamos, Argentina!”, escribió el jefe de Gabinete junto a una foto de los argentinos que llevaron la bandera nacional en la ceremonia inaugural.

 

¿Qué ocurrió con el atletismo nacional?

Argentina iba ser sede del sudamericano de atletismo entre el 14 y el 16 de mayo, pero por los casos positivos de COVID-19, se realizará en Guayaquil. En esta cita deportiva, 35 atletas de nuestro país buscaban su lugar en los Juegos Olímpicos y hubo mucho optimismo. Sin embargo, otra vez sopa: El Enard no quiso costear los viajes.

El Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo y la Confederación Argentina de Atletismo (CADA) hicieron público que no podían costear el traslado de los argentinos que iban a representar al país en el Sudamericano de Atletismo y la brillante idea fue reducir la delegación a 17. Vale aclarar que estos gastos entran en el cierre de cuentas del año anterior. El dinero estaba.

Finalmente, los 35 viajaron, se consiguieron récords nacionales y provinciales, y hasta algunos deportistas se dieron el gusto de estar en Tokio. ¿Cómo sucedió eso, si no había dinero, técnicamente?

El pueblo argentino, liderado por Santiago Maratea, un joven influencer con mucha llegada en redes sociales, no sólo comenzó la campaña para recaudar los fondos suficientes, con donaciones de menos de 30 pesos por cada usuario que lo sigue: además, negoció el costo del vuelo charter con la empresa South American Jets y consiguió un descuento de 60 mil dólares (en total, costará alrededor de 100 mil dólares).  Y no, no es político de nuestro país. Ni lo será. 

Hay más. Se trata también del atletismo, pero esta vez con el Mundial Sub-20.

La garrochista santafesina, Luciana Gómez Iriondo, Tomás Mondino, Bautista Diamante (100 y 200 metros llanos respectivamente), Sebastián Tomassi (lanzamiento de martillo) y Dylan Van der Hock (3000 metros) iban a ser los cinco representantes de nuestro país en Kenia. Iban a serlo, porque el CADA les bajó la inscripción al mundial, primero, por temor a que queden varados a tan corta edad y, después, por logística y economía que exceden al país. Los deportistas necesitan soluciones, no excusas.

“Gracias por absolutamente nada, Beto. Siguen jugando con nosotros, con nuestro esfuerzo del día a día. No les importa nada. Sinceramente te lo digo con lágrimas en los ojos. Obvio, no recibí ni voy a recibir una respuesta de su parte” , se descargó la garrochista en un posteo en sus redes sociales.

No está perdida la oportunidad de que los cinco argentinos asistan. Existen aún Santiago Maratea y nuevos influencers que se sumarán a la causa. A los argentinos nos ayudan solo los argentinos.

juegos olimpicos tokio 2020 enard argentina comité olímpico