Cuáles son las formas de medir un terremoto

Estas catástrofes naturales pueden ser medidas por su magnitud o intensidad. Una representa la energía liberada, denominada escala de Richter, y la otra, mide las consecuencias en daños del sismo y es llamada escala de Mercalli.

Cuáles son las formas de medir un terremoto

Los sismos pueden ser medidos por su magnitud o por su intensidad (Foto: contactohoy.com.mx).

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 08 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Para caraterizar los terremotos se utilizan dos escalas: la de Richter, que representa la energía sísmica liberada, y la de Mercalli, que se basa en el efecto o daño producido en las estructuras y en la sensación percibida por la gente. En el reciente terremoto ocurrido en el sur de México, se registró una magnitud de 8,2 grados en la escala de Richter con consecuencias catastróficas. 

La escala Richter es un logarítmo de magnitudes, es decir, la medida de su fuerza en relación con la energía liberada y se calcula midiendo la amplitud máxima de las ondas sísmicas. La magnitud no se incrementa de forma exponencial. Con cada punto más la energía liberada en la superficie se multiplica por más de 30. 

De acuerdo a esta escala, un sismo de menos de 3,5 grados generalmente no se siente pero es registrado, desde esa graduación comienzan a ser perceptibles. Los de 5° en adelante pueden causar daños en edificaciones y cuando se habla de un terremoto que supera los 7 grados en la escala de Richter, significa que es uno muy violento que puede llegar a destruir áreas pobladas. Esta escala fue ideada en 1935 por el sismólogo estadounidense Charles Richter.

Existe otra manera de determinar las características de un sismo: la escala de Mercalli. Su nombre se debe al especialista italiano en sismología, Giusseppe Mercalli, quien creó esta medición en 1902. Se trata de una medición de la intensidad del terremoto, basada en la observación de sus efectos, que es subjetiva.

Mercalli es una escala del 1 al 12 que se escribe en números romanos. Se basa en el efecto o daño producido en las estructuras y en la sensación percibida por la gente, es decir que evalúa la intensidad del sismo de acuerdo a estos indicadores, por lo que puede ser diferente en los distintos sitios reportados.

Además, se consideran registros históricos, entrevistas, noticias de los diarios, entre otros aspectos. Así, la intensidad de un sismo no está totalmente determinada por su magnitud, sino que se basa en sus consecuencias observables.

En esta escala, el grado I es una "sacudida sentida por muy pocas personas en condiciones especialmente favorables" y el grado XII, "una destrucción total con ondas visibles en el terreno, perturbaciones de las costas de los ríos, algos y mares, y objetos lanzados en el aire hacia arriba".

 

sociedad terremotos medición richter mercalli